Casa Blanca no descarta un viaje de Obama a Cuba

El portavoz presidencial Josh Earnest, al ser preguntado sobre la posibilidad de que el presidente de EU viaje a la isla como hizo hoy su par francés Hollande, admitió que "no lo descartaría en el ...
Raúl Castro y Barack Obama se dirigen hacia la ceremonia de apertura de la Cumbre de las Américas, en abril pasado, en Panamá
Raúl Castro y Barack Obama se dirigen hacia la ceremonia de apertura de la pasada Cumbre de las Américas, en Panamá (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no descarta un viaje a Cuba aunque esa posibilidad no figure entre sus planes inmediatos, dijo hoy una alta fuente de la Casa Blanca. El portavoz Josh Earnest fue consultado sobre la posibilidad de que Obama visite Cuba como lo hizo hoy el presidente de Francia, François Hollande, y dijo que "no lo descartaría".

"Pienso que el presidente ha indicado que no ve un viaje a Cuba en el futuro próximo. Pero seguramente no lo descartaría en el curso del próximo año", expresó. El vocero recordó que existe "un esfuerzo diplomático en marcha para tratar de normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Y todavía hay un importante trabajo diplomático que debe ser llevado adelante".

Los dos países anunciaron el pasado 17 de diciembre la decisión de avanzar hacia el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y acordar la reapertura de sus embajadas tan pronto como sea posible.

Obama adelantó también que la Casa Blanca impulsaría el fin del embargo económico y comercial impuesto a Cuba hace 50 años, pero las iniciativas enfrentan fuerte resistencia por parte del opositor Partido Republicano, que controla las dos cámaras del Congreso estadunidense. En un gesto histórico, Obama y el presidente de Cuba, Raúl Castro, mantuvieron una reunión durante la Cumbre de las Américas, realizada el mes pasado en Panamá.

De acuerdo con Earnest, Obama "disfrutó de la oportunidad que tuvo de tener una conversación directa con el presidente Castro sobre los pasos adicionales" que la Casa Blanca desea ver del lado cubano, en especial en materia de derechos humanos.