Carter dice que China se "aisla" de sus vecinos por conflictos territoriales

El secretario de Defensa de Estados Unidos señaló que China se "aisla" de sus vecinos por su postura en la reclamación territorial que Pekín mantiene en el Mar de China Meridional.
Ashton Carter, secretario de Defensa de Estados Unidos.
Ashton Carter, secretario de Defensa de Estados Unidos. (EFE)

Bangkok

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, señaló hoy en Singapur que China se "aisla" de sus vecinos por su postura en la reclamación territorial que Pekín mantiene en el Mar de China Meridional frente a otros países.

"Las acciones de China en el Mar de China Meridional están aislándola, en un tiempo en que el que la región entera se reúne. Desafortunadamente, si estas acciones continúan, China podría terminar erigiendo una Gran Muralla de autoaislamiento", expuso el jefe del Pentágono en la primera jornada del foro de seguridad Diálogo Shangri-La que se celebra hoy y mañana en la ciudad-estado.

El representante estadounidense, que acude por quinta vez a estas reuniones, aseguró que Estados Unidos "no toma posición" por las reclamaciones de ninguna de las partes implicadas, aunque apuntó que seguirá defendiendo el derecho a la "libre navegación" en la región conforme a las leyes internacionales.

Carter calificó las acciones de China en la zona, con la creación de islas artificiales y el dragado del fondo marino para establecer puertos y construir bases militares, como "expansivas y acciones sin precedente que generan preocupación".

Las reclamaciones territoriales en el mar de China Meridional son uno de los principales focos de tensión en el Sudeste Asiático.

China considera territorio nacional casi la totalidad de ese mar, mientras que Brunei, Filipinas, Malasia, Taiwán y Vietnam reclaman parte de él.

Filipinas presentó en 2014 una queja ante la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya contra las reclamaciones soberanistas de China, cuya resolución se espera que se haga pública en los próximos meses.

"El fallo del tribunal de arbitraje de Naciones Unidas sobre el Mar de China Meridional es una oportunidad para China y el resto de la región para volverse a comprometer con un futuro basado en principios, renovar la diplomacia y rebajar las tensiones", instó Carter en alusión a la posición de Pekín de obviar la sentencia.

Mientras las naciones del Sudeste Asiático han optado por conversaciones multilaterales para resolver el conflicto, Pekín prefiere abordar el problema con cada país implicado en conversaciones bilaterales.