Capriles se niega a asistir hoy a reunión de gobernadores

El líder opositor rechazó acudir a la cumbre convocada por Maduro en respuesta a la represión de las manifestaciones estudiantiles, mientras el presidente venezolano anuncia la captura de un ...
Manifestantes opositores vigilan una calle bloqueada con barricadas contra el gobierno de Maduro en San Cristóbal, capital del Táchira
Manifestantes opositores vigilan una calle bloqueada con barricadas contra el gobierno de Maduro en San Cristóbal, capital del Táchira (AFP)

Caracas

El líder opositor venezolano, Henrique Capriles, aseguró hoy que no asistirá a la reunión con las autoridades estatales convocada por el presidente Nicolás Maduro, en rechazo a la "represión" de las manifestaciones estudiantiles de las últimas tres semanas en el país. "En una situación de violación de los derechos humanos y represión como ésta nosotros no podemos ir a Miraflores (palacio presidencial)", dijo el también gobernador del estado de Miranda (norte) en rueda de prensa.

"Miraflores no es hoy un escenario para el diálogo y no lo será mientras sigan actuando bajo chantaje", agregó Capriles tras denunciar que por su decisión ha sido amenazado con "no darnos más recursos para las comunidades de Miranda". El presidente llamó a los alcaldes y gobernadores a una reunión hoy en el marco del consejo federal de gobierno, donde se debaten y articulan políticas estatales.

Venezuela ha vivido protestas desde el 4 de febrero, cuando grupos estudiantiles de San Cristóbal (Occidente) trancaron los accesos a distintas casas de estudio tras el intento de robo y violación de una joven en la Universidad de Los Andes. Las manifestaciones se extendieron a otras ciudades y derivaron en enfrentamientos entre jóvenes, grupos armados ilegales y cuerpos de seguridad que, hasta la fecha, han dejado catorce fallecidos, más de 140 heridos y 45 detenidos, según cifras oficiales y un conteo de la AFP.

Maduro ha catalogado a las manifestaciones como un "golpe de Estado en desarrollo" en reiteradas ocasiones, lo que derivó en la detención el martes pasado del dirigente opositor del partido Voluntad Popular Leopoldo López, uno de los mayores promotores de las protestas y acusado de instigar a la violencia.

Maduro anunció hoy la captura de un "mercenario procedente de Oriente Medio" que se proponía presuntamente colocar carros bomba en el marco de estas protestas. "Lo capturamos moviéndose en urbanizaciones de clase media alta en Maracay (Estado de Aragua, norte). Estaban preparando la colocación de carros bomba para llenar nuestro país de violencia", dijo Maduro en un acto con el gremio de motorizados, transmitido por todas las radios y televisoras.

El gobernante detalló que al presunto "mercenario traído del Oriente Medio" se le incautaron "once teléfonos internacionales y planes violentos"; y que las autoridades están detrás de las "pistas de varios" presuntos mercenarios. En un twitter posterior, el gobernador de Aragua precisó que se había detenido a "un ciudadano de nombre Jayssam Mokded Mokded con pruebas contundentes para perpetrar actos terroristas". "Se le incautó un vehículo blindado, trece equipos electrónicos. Dispositivos de comunicación para EU y Colombia" dijo en otro mensaje el gobernador Tareck El Aisami.

El gobernador de Aragua precisó que en el material incautado "aparecen documentos que lo vinculan a una empresa radicada en Miami" y "comprobantes de transferencia de cientos de miles de dólares". Al menos catorce personas han fallecido, ocho por disparos de armas de fuego, y más de 140 resultaron heridas en hechos vinculados a las protestas contra el gobierno, que se registran desde hace tres semanas en ciudades como Caracas, San Cristóbal, Valencia y Mérida.

De otra parte, la Casa Blanca urgió hoy a Maduro a buscar "un diálogo con el pueblo venezolano" en lugar de con Washington y a dejar de hacer "falsas acusaciones" en contra de Estados Unidos. Maduro "pide un diálogo" con el presidente de EU, Barack Obama, "y el intercambio de embajadores", pero debería "centrarse en cambio en un diálogo con el pueblo venezolano, porque eso es de lo que se trata", indicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El pasado viernes Maduro convocó a Obama a dialogar y se mostró dispuesto a volver a nombrar a un embajador en Washington, días después de haber expulsado de Venezuela a tres diplomáticos estadunidenses. La reacción de hoy de la Casa Blanca fue la primera a la oferta de diálogo de Maduro, ya que el secretario de Estado de EU, John Kerry, evitó el viernes aludir a ese tema en un comunicado en el que calificaba de "inaceptable" el empleo de la fuerza contra los manifestantes en Venezuela. Maduro reiteró el sábado su propuesta de diálogo a Obama, pese a tildar de "agresión" el comunicado de Kerry.

La situación en Venezuela "nos preocupa y hemos dejado claro que con la Organización de Estados Americanos (OEA) y nuestros socios regionales estamos trabajando para instar a la calma y fomentar un verdadero diálogo entre todos los venezolanos", señaló hoy Carney. El portavoz reiteró que, tal como sostuvo Obama la semana pasada en Toluca (México) durante la Cumbre de Líderes de América del Norte, en lugar de lanzar "falsas acusaciones en contra de Estados Unidos" el Gobierno de Maduro "debería centrarse en atender las quejas legítimas del pueblo venezolano".

"El Gobierno de Venezuela tiene que liberar inmediatamente a los manifestantes detenidos. También es necesario que deje de entorpecer el trabajo de los periodistas independientes y restringir el intercambio de información a través de la televisión, radio e internet", destacó Carney.