Caos en el aeropuerto de Los Ángeles por tiroteo

Miles de pasajeros vivieron horas de angustia cuando el hombre de 23 años abrió fuego en la terminal aérea de la ciudad californiana y causó la muerte de un empleado federal.

Los ÁngelesDallas

Un joven estadunidense de 23 años, identificado como Paul Anthony Ciancia, armado con un rifle de asalto, provocó ayer el caos en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, California, al disparar contra agentes federales de seguridad y matar a uno de ellos.

En rueda de prensa, las autoridades confirmaron la identidad del atacante, quien se encuentra bajo custodia y está recibiendo atención médica, aunque evitaron dar detalles sobre la gravedad de su estado —al parecer habría recibido impactos de bala— o especular sobre sus motivaciones.

“Esta es una investigación a muy gran escala”, aseguró el agente del FBI al frente de la operación, David Bowdich, quien explicó que se está llevando a cabo un “trabajo metódico” que “llevará tiempo” concluir.

Sin embargo, el suceso habría sido desencadenado por una sola persona. “Creemos hasta ahora que se trataba de un atacante solitario”, declaró el jefe de la policía angelina, Patrick Gannon, quien agregó que “era la única persona que estaba armada”.

El incidente tuvo lugar poco antes de las 9:30 de la mañana, hora local, en la zona de control de pasajeros que da acceso a la terminal 3 del aeropuerto, donde Ciancia sacó un rifle de asalto de una bolsa y abrió fuego antes de adentrarse al área de embarque donde fue confrontado por la policía.

Un empleado de la Agencia federal de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) falleció a consecuencia del tiroteo en el centro médico UCLA, donde otra de las víctimas se encontraba anoche en situación crítica.

Un varón de aproximadamente “40 años, declarado (muerto) a las 11:00 en Harbor/UCLA Medical Center”, informó el portavoz de la oficina forense, Craig Harvey, en un correo electrónico. “Reportado herido por disparo. Se desconoce el papel en el incidente”, agregó.

El cuerpo de bomberos explicó que en total siete personas fueron tratadas por diversas heridas, aunque la mayoría por daños ocasionados cuanto trataban de huir del lugar de los hechos.

“Había más de cien municiones extra que podrían haber matado hoy a todo el mundo, literalmente, en esa terminal”, declaró el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, alabando a la policía del aeropuerto. “Sin esta intervención, podría haber causado mucho más daño”, acotó.

Autoridades citadas por el diario Los Ángeles Times indicaron que los investigadores encontraron evidencias materiales en las que Ciancia expresa un “fuerte sentimiento” en contra del gobierno estadunidense e “ira” en particular hacia la TSA, que ayer perdió a su primer trabajador en acto de servicio en su historia.

Uno de los testigos relató que el autor, vestido con ropa de color verde grisáceo, había abierto fuego con un rifle de asalto a medida que subía una escalera mecánica y atravesaba un área de seguridad.

“Cuando estaba en la pista, escuché dos tiros provenientes del área donde la gente había estado corriendo y gritando”, afirmó a LA Times.

A consecuencia del suceso, se desató el pánico en el aeropuerto internacional de Los Ángeles. La gente corría en busca de las salidas o los lavabos para refugiarse, mientras algunos trataban de parapetarse detrás de sus equipajes.

Poco a poco las autoridades aeroportuarias procedieron a desalojar las instalaciones para que los agentes pudieran revisar el complejo antes de poder reabrir.

Las imágenes de televisión registraron la evacuación de centenares de personas, deambulando por las calles próximas al aeropuerto con sus equipajes y maletas.

La directora ejecutiva de L.A. World Airports, entidad que gestiona la terminal aérea, Gina Marie Lindsey, anunció que en la tarde los trabajadores de las terminales 1 y 2 empezaron a volver a sus puestos, el paso previo para dejar entrar a los viajeros.

Alrededor de 150 mil personas pasan cada día por el aeropuerto internacional de Los Ángeles, el sexto más transitado del mundo, según datos oficiales.

El portavoz de la presidencia estadunidense, Jay Carney, declaró en Washington que el presidente Barack Obama había sido informado del tiroteo y seguía el desarrollo de los hechos.

Honrarán a policía asesinado por Oswald

Los policías de Dallas usarán en forma voluntaria este mes una placa especial que honra la memoria del oficial J.D. Tippit, quien fue asesinado por Lee Harvey Oswald, después que éste disparara contra el presidente John F. Kennedy.

“Queremos rendir tributo al sacrificio que J.D. Tippit hizo para la ciudad de Dallas”, dijo Ron Pinkston, presidente de la Asociación de Policías de Dallas, al anunciar la iniciativa.

Marie Tippit, la viuda del agente, agradeció el gesto y dijo que la placa que lleva el nombre de su marido, el número y la fecha de la muerte no solo lo honra a él, sino también sirve como un recordatorio de todos los agentes de policía que han muerto en servicio.

El homenaje que la policía realizará a Tippit durante noviembre es una de las múltiples formas y eventos con que Dallas conmemorará los 50 años del asesinato del presidente Kennedy, ocurrido en esta ciudad el 22 de noviembre de 1963.

Ese día, unos 45 minutos después de que el presidente muriera de un balazo, el agente Tippit vio a un hombre caminando por una calle, quien reunía vagamente las características del presunto asesino de Kennedy. Tippit bajó de su patrulla para abordarlo y fue cuando Lee Harvey Oswald le disparó y lo mató.