Candidatos cerrarán hoy campaña en diferentes puntos de Argentina

Los seis candidatos que competirán en los comicios del próximo domingo por la presidencia darán sus últimos mitines en diferentes puntos del país, mientras el gobierno niega las acusaciones de ...
El oficialista Daniel Scioli (i), el conservador Mauricio Macri (c), y el peronista disidente Sergio Massa (d), los tres principales aspirantes
El oficialista Daniel Scioli (i), el conservador Mauricio Macri (c), y el peronista disidente Sergio Massa (d), los tres principales aspirantes (AFP)

Buenos Aires

Los seis candidatos a presidente de Argentina que competirán en los comicios del próximo domingo cerrarán sus campañas este jueves, en su mayoría con actos en sitios cerrados y en diferentes puntos del país.

El candidato por el oficialismo y gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, pondrá punto final a su raid proselitista con un acto en el Luna Park, un estadio cubierto de la capital argentina, con capacidad para 9,300 personas.

Este mismo sitio, mítico en su día por los combates pugilísticos que allí se disputaban, fue utilizado ya por Scioli como búnker para las primarias de agosto pasado y volverá a darle este fin el próximo domingo.

Por su parte, el aspirante del frente conservador Cambiemos y actual alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, optó por cerrar su campaña en la provincia de Córdoba, el segundo mayor distrito electoral de Argentina. En la capital provincial, Macri tiene previsto encabezar un acto en el estadio Orfeo, un sitio cerrado, con capacidad para diez mil personas.

En tanto, el postulante por la alianza Una Nueva Alternativa (Una, peronismo disidente), Sergio Massa, cerrará su campaña en la localidad de Tigre, unos 30 kilómetros al norte de Buenos Aires, distrito del que fue alcalde hasta 2013.

Allí, Massa encabezará un acto en el Museo de Arte, donde estará rodeado de su familia y dará un discurso con foco en sus propuestas de gobierno, según contaron a Efe fuentes cercanas al candidato.

Por su parte, la aspirante del frente de centroizquierda Progresistas, Margarita Stolbizer, optó por realizar un acto en una sala con capacidad para unas 500 personas en el complejo teatral La Plaza, de la capital argentina.

También cerrará su campaña en Buenos Aires el postulante del frente de Izquierda y de los Trabajadores, Nicolás del Caño, que hará un acto en la esquina de las avenidas Corrientes y Callao, uno de los sitios más transitados de la ciudad.

El único de los competidores que no realizará un acto de cierre será el expresidente provisional argentino Adolfo Rodríguez Saá, aspirante por Compromiso Federal (peronismo disidente).

Según confirmaron a Efe portavoces de su campaña, Rodríguez Saá optó por hacer esta semana una gira por diferentes puntos del país cuya última actividad prevista es un desayuno con jóvenes este jueves en la provincia de Mendoza (oeste).

El candidato no descarta, sin embargo, viajar a último minuto este jueves a su provincia natal, San Luis (centro), para acompañar a su hermano, Alberto Rodríguez Saá, en el acto de cierre de campaña para la gobernación.

Los aspirantes a la Presidencia tienen plazo para pedir el voto hasta el viernes a las 08:00 hora local (11:00 hora GMT), cuando se iniciará formalmente el período de reflexión.

Una vez iniciada la veda, no se pueden difundir avisos de campaña en medios impresos, radio y televisión, realizar actos públicos de proselitismo ni organizar espectáculos públicos y competencias deportivas. Además, está prohibido publicar y difundir encuestas y sondeos preelectorales o de proyecciones sobre el resultado de la elección.

Unos 32 millones de personas están convocadas a las urnas el próximo domingo en Argentina para elegir presidente, once gobernadores y renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, además de votar por primera vez a los parlamentarios del Mercosur.

Acusaciones de espionaje

De otra parte, el gobierno argentino rechazó hoy las denuncias presentadas por legisladoras opositoras sobre el supuesto espionaje ilegal que habría realizado la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a políticos, jueces y periodistas.

El titular de la AFI, Oscar Parrilli, negó hoy las acusaciones. "Pueden hablar tranquilos por teléfono. Nadie los está escuchando", declaró Parrilli a radio La Red, al desacreditar la presentación judicial que hicieron las diputadas del partido de centroderecha PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso.

Las legisladoras recibieron de fuentes anónimas un listado con los nombres de 202 personas agrupadas en 125 "órdenes verbales" de observación, como se denominaría al espionaje telefónico, y presentaron dos denuncias ante la Justicia, a pocos días de las elecciones presidenciales el próximo domingo en la Argentina.

"No está en nuestro ADN, no nos podríamos mirar al espejo si hiciéramos algo así, lo hemos sufrido con la dictadura", expresó el funcionario, quien sin embargo reconoció que el espionaje "se puede haber hecho" durante la gestión del ex agente de inteligencia Antonio "Jaime" Stiuso.

Stiuso fue despedido de su cargo a fines de 2014, después de haber sido durante varios años uno de los espías más cercanos al gobierno kirchnerista. El jefe de Inteligencia remarcó que en este momento no están haciendo "ni siquiera intervenciones legales".

"Yo lo que quiero es darle la tranquilidad a esas 200 personas que aparecen en el listado, que no sabemos de dónde salió, que nosotros no estamos haciendo absolutamente nada. Ninguna intervención ilegal de ningún WhatsApp, ningún mensaje de texto, ningún teléfono, nada", aseguró. "No lo hicimos, no lo estamos haciendo ni lo vamos a hacer", subrayó. En tanto, el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, consideró que la denuncia es un "invento".

"Si la ley de inteligencia prohíbe estas cosas, y tenemos la seguridad de no haber participado de una cosa de estas características, hay que allanarse y poner toda la información posible, y que se dilucide definitivamente, para demostrar que no nace de una gestión del gobierno", sostuvo Fernández, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria (FpV) oficialista.