Candidata conservadora apoya a Zuluaga, pero diputados a Santos

A pesar del apoyo que Marta Lucía Ramírez, que en la primera vuelta de las elecciones presidenciales logró una votación del 15.5%, dio a Oscar Iván Zuluaga,  con quien comparte el rechazo al ...
Marta Lucía Ramírez (d) celebra luego de firmar su apoyo a la candidatura de Óscar Iván Zuluaga (i), hoy en Bogotá
Marta Lucía Ramírez (d) celebra luego de firmar su apoyo a la candidatura de Óscar Iván Zuluaga (i), hoy en Bogotá (EFE)

La candidata conservadora Marta Lucía Ramírez, que en la primera vuelta de las presidenciales colombianas obtuvo 15.5% y fue la tercera opción más votada, dio su apoyo hoy a Óscar Iván Zuluaga ante la segunda vuelta del 15 de junio, pero la mayoría de los diputados de su partido respaldaron al presidente Juan Manuel Santos.

"Estamos haciendo un pacto por Colombia, es un acuerdo de valores, de principios", dijo Ramírez al anunciar su adhesión a Zuluaga, opuesto al proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que Santos impulsa en Cuba desde noviembre de 2012 y que fue el eje del programa que el mandatario presentó en su campaña para la reelección.

Luego que el domingo último Zuluaga, con un 29.3% de los votos, y Santos, con un 25.7%, pasaran a la segunda vuelta, ambos candidatos comenzaron a buscar alianzas para imponerse en los comicios del 15 de junio. La candidata conservadora dijo que considera que hay que darle una oportunidad al diálogo, pero "siempre bajo la condición de que no puede haber impunidad" y que la guerrilla suspenda sus acciones.

Con respecto al proceso de paz que impulsa Santos, que se lleva a cabo sin un acuerdo de cese al fuego, Zuluaga ha expresado que suspenderá las conversaciones para exigirle a las FARC, como requisito para seguir negociando, un cese unilateral de sus ataques y que los jefes rebeldes acusados de delitos graves paguen un mínimo de seis años de cárcel.

"Buscamos una paz basada en la justicia", dijo Zuluaga, cuya campaña ha sido apadrinada por el ex mandatario Álvaro Uribe, uno de los más duros críticos a los diálogos con las FARC, quien acompañó a Ramírez cuando efectuó el anuncio ante la prensa.

Sin embargo, este acuerdo no incluye a la totalidad del partido conservador, ya que 40 de sus congresistas anunciaron hoy que respaldarán a Santos, quien ha gobernado con una coalición compuesta por su formación, el Partido de la U, junto a liberales, conservadores y a Cambio Radical. La carta de apoyo a Santos la firmaron 47 de los casi 60 congresistas, entre senadores y representantes, que tiene la colectividad conservadora.

El senador Efraín Cepeda dijo en una comparecencia ante los medios acompañado de Santos que los conservadores, "como partido de orden", le apuestan a la paz "porque eso se traducirá en mayor bienestar de los colombianos". Santos, a su turno, agradeció el gesto, dijo que "el triunfo el 15 de junio con este apoyo será contundente" y que la paz se hará también con apoyo de los conservadores.

Santos ya había expresado esta semana su optimismo ante la posibilidad de atraer a su campaña a los partidos que quedaron el domingo fuera de la disputa presidencial, especialmente a los que se identifican con su proyecto de poner fin al conflicto armado de 50 años en el país mediante el proceso de paz con las FARC.

"Estos apoyos son más simbólicos, muy nominales, ya que al no ser un apoyo de la totalidad del partido no son una directriz", dijo a la AFP Fernando Giraldo, profesor de la cátedra Sistemas políticos y procesos electorales en la Universidad Javeriana.

Por su parte, el candidato de Alianza Verde, el independiente Enrique Peñalosa, que obtuvo el domingo un 8.2%, expresó hoy que deja en libertad a sus votantes. "Hemos decidido no expresar apoyo público a ninguno de los dos candidatos en contienda.

Invitamos a cada uno de nuestros electores a votar por la alternativa que mejor interprete los principios y propuestas programáticas de nuestra Alianza Verde", dijo Peñalosa en un comunicado pero en el que añadió una sola recomendación: "Es esencial la continuación y culminación de las conversaciones de La Habana y no hacerlo sería un error histórico", enfatizó.

Para Darío Acevedo, académico de la Universidad Nacional, los apoyos no representan un endose automático y la verdadera clave está en quién atraiga a quienes se abstengan. "La abstención fue muy grande, del 60%. Si vota un 5% más del padrón esto son un millón de votos, lo que crearía un espacio de disputa", señaló.

Tanto Zuluaga, que fue el más votado, con 3'759,971 papeletas, como Santos, segundo con 3'301,815, están tras los cerca de cinco millones de votos que consiguieron sus rivales en las elecciones del pasado domingo y que pueden desequilibrar la balanza en las urnas a mitad de mes.

Ramírez y la izquierdista Clara López quedaron al borde de los dos millones de votos cada una y el verde Enrique Peñalosa sumó poco más de un millón. Sumado a esto, la elevada abstención en la primera vuelta, que fue del 59.98 %, la más alta de los últimos 20 años, es un asunto que, según la prensa, debe llamar la atención de los candidatos.


Mientras tanto, el partido de Clara López, el Polo Democrático Alternativo (PDA), definirá este jueves en una reunión si el sufragio es por la paz de Santos o si se decantan por el voto en blanco, que en segunda vuelta ya no tendrá validez jurídica alguna.

De otra parte, el ex presidente Andrés Pastrana (1998-2002), anunció hoy que se aparta de la campaña electoral e instó a los miembros del Partido Conservador a que trabajen para alcanzar la paz, de la que dijo pertenece a todos los ciudadanos y no a una persona en particular, en referencia a Juan Manuel Santos.

"La paz es una y única, no hay paz propia de Gobierno, partido, grupo o persona. Porque el requisito fundamental, 'sine qua non', de la paz es el consenso amplio y generoso de la sociedad", manifestó Pastrana, al criticar sin citarlo, que Santos alce la bandera de la paz con las FARC como eje para la reelección.

Además, Pastrana, quien protagonizó unas negociaciones fallidas con esta guerrilla durante su mandato, opinó que la fórmula excluyente y secreta" del actual proceso de paz, "debe replantearse ya mismo, puesto que ha desbordado la paciencia y perdido la credibilidad de los colombianos". El ex presidente expresó además que los discursos de Santos y del uribista Óscar Iván Zuluaga, que concurrirán en una segunda vuelta el próximo 15 de junio, "han hundido al país en el escepticismo y la frustración", por los escándalos en que se han visto involucrados.

"Se ha dejado de lado el diálogo civilizado entre compatriotas para darle prioridad a la confrontación y el sectarismo", señaló Pastrana, quien invitó a los dos candidatos presidenciales a dejar de lado "la discordia y la violencia verbal". En su carta, el ex mandatario, quien durante la primera vuelta apoyó a la candidata conservadora Marta Lucía Ramírez, anunció que se aparta del debate electoral para la contienda del 15 de junio.

"Considero que le sirvo mejor a la paz, a mi país y a mi partido al darle paso a las nuevas generaciones, sin que mi vida interfiera el avance arrollador de un discurso renovado, fresco y optimista", afirmó. "La presencia de un ex presidente en esta recta final sirve mejor desde las graderías", dijo Pastrana en una apelación al ex presidente Álvaro Uribe, quien auspicia a Zuluaga.

Finalmente impulsó a la ex candidata presidencial Marta Lucía Ramírez a que se postule para dirigir el partido: "En estos momentos decisivos, el Partido Conservador, el partido de la paz, no puede estar hoy en mejores manos. Marta Lucía Ramírez es una conductora sabia y serena para estos tiempos turbulentos".