Canciller de Irán apoya a Siria en lucha antiterrorista

La visita del ministro iraní de Asuntos Exteriores, Yavad Zarif, a Damasco, coincidió con una lluvia de cohetes en la capital siria y su extrarradio que dejó 50 muertos, entre bombardeos ...

Damasco

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, manifestó hoy el apoyo de Teherán a Siria en su lucha contra el terrorismo durante una visita a Damasco, durante la cual cayó una lluvia de cohetes que causó medio centenar de muertos.

El jefe de la diplomacia de Irán solicitó, además, a otras partes involucradas en el conflicto sirio, que dura más de cuatro años, que se unan a esa batalla contra los terroristas.

"Ya es hora de que otros actores (en el conflicto) y nuestros vecinos se hagan cargo de los hechos y respondan a las demandas del pueblo sirio. Deberían trabajar para combatir el radicalismo, el terrorismo y el sectarismo", manifestó Zarif.

El titular de Exteriores iraní hizo estas declaraciones a la prensa tras reunirse con el presidente sirio, Bashar al Asad, poco después de su llegada a Damasco. Durante el encuentro, Zarif transmitió a Al Asad el respaldo de Teherán a los sirios "para aligerar su sufrimiento por esta guerra".

Por su parte, Al Asad agradeció este apoyo y el de otros Estados "amigos" para acabar con la contienda, y preservar la soberanía y la unidad territorial de Siria, informó la televisión oficial.

Ambos subrayaron que todos los países de la región y de fuera de ella deberían ser conscientes de que "el destino y el futuro de sus pueblos no son inmunes a la expansión cancerígena del terrorismo, que incumbe a todo el mundo".

Trabajar "seriamente"

Asimismo, hicieron hincapié en la necesidad de trabajar "seriamente" a través de "esfuerzos de coordinación, la construcción de políticas basadas en hechos y horizontes amplios, y la detención del apoyo a los grupos terroristas y su cobertura política". Teherán es uno de los principales aliados del régimen sirio, junto a Moscú.

Esta es la primera visita de Zarif a Siria tras el pacto alcanzando en julio entre Irán y el grupo G5+1 (EU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido, más Alemania) sobre el programa nuclear de la República Islámica. El jefe de la diplomacia iraní llegó a primera hora de la tarde a la capital siria, poco después de que aumentaran los ataques en esta ciudad y su extrarradio.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 50 personas murieron y 180 resultaron heridas por bombardeos de la aviación gubernamental, así como el disparo de cohetes por parte de los rebeldes.

De esas víctimas, al menos 37 perdieron la vida, entre ellas cuatro menores, y 120 sufrieron heridas por ataques aéreos del ejército contra las poblaciones de Duma, Saqba, Hamuriya y Kafr Batna, en la región de Guta Oriental, principal bastión de la oposición en las afueras de Damasco.

Mientras, al menos trece personas fallecieron -de las que diez eran civiles y tres, efectivos del régimen- y sesenta resultaron heridas por el impacto de proyectiles en distintas áreas del centro de la capital.

El Observatorio precisó que los cohetes cayeron en la plaza de los Omeyas, las calles Bagdad y Qazaz, la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, las inmediaciones de la Embajada de Rusia, las zonas de Al Meze, Al Adaui, Abu Rumana, Al Baramaka y partes del casco antiguo de Damasco, entre otros.

La televisión siria confirmó estos ataques en la capital, donde, según su recuento, murieron ocho personas y sesenta resultaron heridas. El viaje de Zarif se produce, además, con la entrada en vigor desde esta mañana de varios alto el fuego de 48 horas en las localidades disputadas de Al Zabadani, Madaya, Bukain, Fua y Kefraya.

Estas treguas se han logrado gracias a negociaciones entre delegaciones iraníes y de miembros del grupo chiíta libanés Hizbulá, y los rebeldes sirios de cada una de esas poblaciones. El objetivo de estos ceses temporales de las hostilidades es facilitar el avance de las conversaciones.

Actualmente, el diálogo entre ambos bandos se centra en dos puntos: garantizar a los combatientes del grupo rebelde Movimiento Islámico de los Libres de Sham varios autobuses para sacarlos fuera de Al Zabadani y la entrada de ayuda humanitaria y comida a Kefraya y Fua.

Al Zabadani, Madaya y Bukain se ubican en la periferia de Damasco. La primera de esas urbes es escenario de una ofensiva de las autoridades desde el 4 de julio; mientras que Fua y Kefraya son dos pueblos de mayoría chiíta de la provincia de Idleb, asediados por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, y otras facciones.