Cancelan mil 750 vuelos por incendio en centro de control aéreo de Chicago

Los vuelos se reanudaron en el Aeropuerto Internacional de O'Hare, uno de los más concurridos en el mundo, después de un retraso de alrededor de cuatro horas.
Los vuelos se reanudaron en el Aeropuerto Internacional de O'Hare después de un retraso de alrededor de cuatro horas.
Los vuelos se reanudaron en el Aeropuerto Internacional de O'Hare después de un retraso de alrededor de cuatro horas. (Reuters)

Washington

Un incendio aparentemente provocado por un empleado en un centro de control de tráfico de la zona de Chicago llevó a la cancelación de más de mil 700 vuelos en los dos mayores aeropuertos de la ciudad, complicando el tráfico aéreo en todo Estados Unidos, dijeron funcionarios.

Los vuelos se reanudaron en el Aeropuerto Internacional de O'Hare, uno de los más concurridos en el mundo, después de un retraso de alrededor de cuatro horas, pero existían cuellos de botella en el sistema aéreo completo que las empresas creían durarían todo el fin de semana.

El fuego en las instalaciones en Aurora, cerca de Chicago, parecía haber sido provocado por un hombre que se autoinflingió heridas con un cuchillo, según la policía de Aurora. No había indicaciones de que fuera un acto terrorista y las llamas fueron rápidamente extinguidas, agregó.

El fuego lo produjo un antiguo empleado de la compañía de telecomunicaciones Harris Corp que provee equipamiento y soporte técnico a la instalación de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) en Chicago y varias otras, dijeron funcionarios del Gobierno. El nombre del empleado se mantuvo en reserva.

La FAA aún evalúa los daños, que podría ser significativos, pero la agencia espera restablecer el tráfico aéreo a niveles relativamente normales en los próximos días, agregaron los funcionarios.

El control aéreo ha sido manejado desde otros centros de control en la región, incluyendo Minneapolis, Indianapolis y Cleveland, según los funcionarios.

El incidente causó importantes retrasos en el aeropuerto O'Hare y en el local Midway International Airport, afectando vuelos desde casi todos los estados y rutas con Europa, Asia y América Latina.

La televisora WGN citó a un funcionario de seguridad federal diciendo que el sospechoso era un empleado descontento que intentó sabotear el centro, crucial para el tráfico aéreo.

Había mil 754 vuelos cancelados en los dos aeropuertos a las 2200 GMT, según el sitio de seguimiento de internet flightaware.com, lo que dejó a miles de personas varados.