Cancelado el rescate en el volcán Ontake por la llegada de un tifón

El número de víctimas mortales debido a la erupción del volcán es ya de 51, mientras trece personas siguen desaparecidas, y la llegada del tifón Phanfone puede interrumpir dos días su búsqueda.
Miembros de los cuerpos de emergencia japoneses, en labores de búsqueda y rescate de posibles víctimas, en Otaki, 230 km al oeste de Tokio
Miembros de los cuerpos de emergencia japoneses, en labores de búsqueda y rescate de posibles víctimas, en Otaki, 230 km al oeste de Tokio (EFE)

Tokio

La llegada a Japón del poderoso tifón Phanfone, que arrastra lluvias torrenciales y vientos de hasta 215 kilómetros por hora, ha obligado a las autoridades a cancelar por el momento las operaciones de búsqueda en el monte Ontake, cuya erupción ha dejado hasta el momento 51 muertos y 13 desaparecidos.

Se cree que las operaciones puedan ser canceladas también mañana, ya que se calcula que el tifón pasará cerca de la región donde se encuentra el volcán a primera hora de la jornada. Por el momento la Agencia Meteorológica de Japón prevé unos 120 milímetros de lluvia acumulada hasta el lunes a primera hora.

Las copiosas precipitaciones junto con la gran cantidad de ceniza escupida por el volcán elevan el riesgo de corrimientos de tierra, por lo que las autoridades también han puesto en alerta a las localidades de Kiso y Otaki, al pie del volcán.

Por su parte, tres de los cuatro cuerpos hallados ayer por los equipos de rescate cerca de la cima han sido identificados y corresponden a tres de los 16 montañeros de los que no se tenían noticias desde la erupción el pasado 27 de septiembre, lo que deja de momento trece personas aún desaparecidas.

Entre los tres identificados (todos varones), se halla Terutoshi Nagayama, un estudiante de primaria de tan solo once años procedente de la cercana prefectura de Aichi.

El Ontake, el segundo mayor volcán de Japón con 3,067 metros de altura y ubicado a unos cien kilómetros de la ciudad de Nagoya, entró en erupción el pasado sábado mientras centenares de montañeros se encontraban en sus faldas y en la cima haciendo senderismo.

Se sabe que unos 250 pudieron abandonar la zona por su propio pie o fueron evacuados, 69 de los cuales sufrieron heridas de diversa gravedad, la mayoría por golpes, fracturas y quemaduras.

Independientemente de que pueda haber más víctimas en la cima del Ontake, su erupción es ya la que más pérdidas humanas ha provocado en Japón desde 1926, cuando hubo 144 muertos y unos 210 heridos por el estallido del monte Tokachi, en la isla de Hokkaido (norte del país).