Empresa china construirá Canal de Nicaragua

El próximo lunes se inaugurara la obra del canal con el que Nicaragua busca ser el país más rico de Centroamérica. Los estudios de impacto ambiental se mantienen en secreto.
Un grupo de personas protesta contra la construcción del Canal de Nicaragua.
Un grupo de personas protesta contra la construcción del Canal de Nicaragua. (AP)

Managua, Nicaragua

El Gobierno de Nicaragua y la firma china HKND inaugurarán el lunes la construcción de un polémico canal interoceánico cuyos estudios de impacto ambiental se mantienen en secreto, y que busca competir con el de Panamá en 2020, en medio de dudas sobre su viabilidad y protestas de campesinos que se verán desplazados de sus tierras.

"El 22 de diciembre comienza a ser realidad lo que ha sido un sueño para muchas generaciones desde hace un siglo en Nicaragua", declaró el portavoz de la Comisión del Canal y de HKND, Telémaco Talavera.

El proyecto, con el cual Nicaragua anhela convertirse en el país más rico de Centroamérica, será inaugurado por el presidente Daniel Ortega y el dueño de la concesionaria HK Nicaragua Development Invesment (HKND), el magnate chino Wang Jing, con una ceremonia en Managua.

La vía arrancará en la desembocadura del río Brito, en el Pacífico sur, con la construcción de los primeros caminos de acceso al canal y un puerto que requerirán la contratación de los primeros 300 de 50 mil obreros que HKND prevé emplear en cinco años de obras, afirmó el asesor principal del proyecto, el australiano Bill Wild.

El canal cruzará por el Lago Cocibolca, la mayor reserva de agua dulce de Centroamérica y segunda más grande de América Latina después del lago Titicaca, arrasará selvas tropicales y al menos 40 poblados y terminará en la desembocadura del río Punta Gorda en el Caribe sur.

El proyecto prevé la construcción de dos puertos que podrán recibir barcos de última generación, con capacidad para transportar hasta 25 mil contenedores; un aeropuerto internacional y una zona de libre de comercio con complejos habitacionales y turísticos que operarán con amplios beneficios fiscales.

Canal levanta protestas

El megaproyecto, cuyos estudios de viabilidad técnica, ambiental y financiera se mantienen en secreto, amenaza con desplazar a 30 mil campesinos e indígenas ramas y nahuas que viven sobre la ruta definida por HKND.

El temor a perder sus propiedades llevó a miles de campesinos a protestar en los últimos tres meses contra el proyecto canalero, a pesar de "las 10 gallinas y un gallo" que les ofreció el gobierno para desistir de las marchas, dijo el dirigente comunal Octavio Ortega.

Esta semana cientos de campesinos del sur volvieron a protestar contra la presencia de militares escoltando vehículos con trabajadores chinos en la zona.

El canal tendrá 278 km de largo, de 230 a 520 metros de ancho y 30 metros de profundidad para asegurar el paso de buques de hasta 400 mil toneladas.

Los trabajos implicarán la excavación de 3 mil millones de metros cúbicos de tierra que destruirán el hábitat de especies como las tortugas marinas.

Enturbiará además las aguas del lago Cocibolca, que según el asesor ambiental del gobierno, el geógrafo Jaime Incer, se formó hace un millón de años sobre "una depresión tectónica" vulnerable a sismos.

"Tendrían que hacer esclusas muy especiales" para mantener el equilibrio del agua en caso de que ocurriera un terremoto en la zona, advirtió Incer.

¿Quién es Wang?

En 2013, Ortega otorgó a Wang derechos exclusivos para construir y operar el canal por un plazo de hasta 100 años, con una inversión de 50 mil millones de dólares, cinco veces el PIB de Nicaragua, el segundo país más pobre del continente.

La concesión -avalada por el congreso de mayoría oficialista con una ley especial- permite a Wang expropiar tierras, contratar y crear empresas que podrán operar "sin ninguna obligación de inscribirse con fines comerciales o fiscales".

También obliga a Nicaragua a responder con sus reservas internacionales y a renunciar a la inmunidad soberana en caso de conflicto, lo que generó fuertes cuestionamientos en sectores de oposición.

Según el sitio web de HKND, Wang es un empresario de 42 años que preside más de 20 empresas en 35 países, entre ellas la Xinwei Telecom Enterprise Group, que controla la empresa estatal china Datang Telecom Technology & Industry Group.

También planea dotarse de una red de satélites, según Beijing News.

El empresario chino se abrió paso en Nicaragua en 2012 con un contrato para instalar una red celular de Xinwei, proyecto estimado en 2 mil millones de dólares que sigue pendiente de ejecución.

En noviembre de ese mismo año, Wang creó en Hong Kong la empresa HKND y en junio del 2013 obtuvo sin competencia la licencia para hacer un canal en Nicaragua tres veces más largo que el de Panamá.

"Un empresario que crea una empresa seis meses antes de obtener una concesión no es confiable", declaró la exguerrillera y disidente sandinista Dora Téllez.