Trudeau, el premier de Canadá que sigue los pasos de su padre

El nuevo primer ministro, Justin Trudeau prometió aumentar los impuestos a los ricos en un intento de encaminar a la nación en el rumbo iniciado por su padre, el ex mandatario Pierre Trudeau.
Justin Trudeau, hijo de uno de los políticos más dinámicos de Canadá, se convirtió en el nuevo primer ministro,
Justin Trudeau, hijo de uno de los políticos más dinámicos de Canadá, se convirtió en el nuevo primer ministro, (AFP)

Toronto, Canadá

Justin Trudeau cumplió con las ambiciosas expectativas familiares al ser elegido primer ministro de Canadá siguiendo los pasos de su padre famoso. Ahora tiene la oportunidad de restablecer el legado liberal del ya fallecido Pierre Trudeau, que se ha visto disminuido durante 10 años de gobierno conservador bajo el liderazgo de Stephen Harper.

El Partido Liberal de Justin Trudeau conquistó una victoria resonante en las elecciones del lunes en las que obtuvo una mayoría parlamentaria.

Hace más de 40 años, nada menos que el hombre más poderoso del planeta pronosticó el destino del Trudeau más joven. "Esta noche dejaremos de lado las formalidades. Me gustaría brindar por el futuro primer ministro de Canadá: Justin Pierre Trudeau", proclamó Richard Nixon durante una cena estatal en Ottawa ofrecida por Pierre Trudeau en 1972.

Justin Trudeau tenía cuatro meses de vida en ese entonces, primogénito de un primer ministro que suscitó comparaciones con John Kennedy después de ascender al poder en 1968 en una ola de apoyo apodada "trudeaumanía". Arquitecto de la versión canadiense de la Declaración de Derechos, Pierre Trudeau sigue siendo uno de los pocos políticos canadienses bien conocido por los estadunidenses.

Harper luchó por revertir la imagen de un Canadá liberal reduciendo los impuestos a las corporaciones, a las ventas y retirando a Canadá de un acuerdo para combatir el cambio climático. El nuevo Trudeau desea volver a encaminar a la nación en el rumbo iniciado por su padre: prometió aumentar los impuestos a los ricos y permitir déficits durante tres años para impulsar los gastos del gobierno y apuntalar una economía debilitada.

Pese a sus planes ambiciosos, Justin Trudeau proyecta una imagen más informal que su padre, quien salía con estrellas de cine como Barbra Streisand, se casó, tuvo hijos y se divorció mientras se desempeñó como primer ministro entre 1968 y 1984, con una breve interrupción.

Trudeau, ex maestro de primaria de 43 años que hasta hace poco llevaba el cabello largo, llamó la atención nacional en 2000 con un emotivo discurso en el funeral estatal de su padre. Instó a Canadá a cimentar la visión de Pierre Trudeau de una nación unida y multicultural.

"Depende de todos nosotros, de todos nosotros ahora", dijo en ese entonces.

Pasaron ocho años antes de que Trudeau se presentara a un cargo electivo y ganó una banca en el Parlamento en representación de un distrito de clase trabajadora de Montreal. Para entonces, Harper había estado en el poder dos años intentando imponer una política más conservadora en la nación de 35 millones de habitantes.

Los liberales, perjudicados por años de pujas internas y líderes inefectivos, sufrieron su peor derrota electoral en 2011 cuando quedaron terceros detrás del tradicionalmente más débil Partido Nuevo Democrático de centroizquierda, pero Trudeau aumento su porcentaje de votos en su propio distrito y rápidamente se erigió en la promesa de su partido. En 2013 fue proclamado líder de su partido.

"Tiene un aura. Es muy afable. A la gente le agrada Justin. Proyecta sinceridad, interés y flexibilidad", comentó Stephen Clarkson, profesor de economía política en la Universidad de Toronto.

Casado con una exconductora de televisión de Quebec, Sophie Gregoire, Trudeau tiene tres hijos: Xavier de 8 años, Ella-Grace de 6 y Hadrien de 1.

Los votantes canadienses recuperaron la identidad liberal de su país, al haber elegido a Justin Trudeau —el hijo de uno de los políticos más dinámicos de la nación— como nuevo primer ministro, con lo que pusieron fin a casi una década de liderazgo conservador bajo Stephen Harper.

La victoria del Partido Liberal de Trudeau en las elecciones del lunes fue impresionante. Los liberales estaban en camino de ganar al menos 184 escaños de los 338: una mayoría parlamentaria que permitirá a Trudeau gobernar sin depender de otros partidos.

Los liberales recibieron el 39.5 por ciento de la votación general en comparación con el 32 por ciento de los conservadores y de 19.6 por ciento para los Nuevos Demócratas.

"Vencimos el miedo con esperanza", declaró por la noche Trudeau. "Vencimos el cinismo con trabajo duro. Vencimos las políticas negativas, divisivas con una visión positiva que une a los canadienses. La mayoría de nosotros vencimos la idea de que los canadienses deberían estar satisfechos con menos".

Harper, uno de los líderes occidentales más veteranos, renunciará como líder conservador, anunció el partido luego de que se hizo evidente el alcance de su derrota.