Canadá teme ataques islamistas luego de muerte de soldado

Dos soldados fueron atropellados el lunes en un supermercado de Quebec, acción fomentada por propaganda del Estado Islámico, grupo al que aviones de guerra canadiense van a bombardear.

Montreal

Canadá enfrentaba hoy el espectro de la violencia islamista luego de que un presunto yihadista matara el lunes a un soldado, un día antes de que Ottawa desplegara aviones de guerra para bombardear a militantes del grupo Estado Islámico.

En conferencia de prensa, el ministro de Seguridad Pública canadiense, Steven Blaney, sostuvo que el ataque estaba "claramente vinculado a la ideología terrorista".

"Estoy horrorizado por lo que ocurrió aquí", dijo Blaney. "Este es un terrible acto de violencia contra nuestro país, contra nuestras fuerzas armadas, contra nuestros valores", acotó. El sospechoso fue descrito por las autoridades canadienses como alguien que se había convertido en un "radicalizado".

El agresor fue ultimado por la policía el lunes después de que atropellara a dos soldados en un supermercado en Quebec - una acción que había sido alentada en una propaganda del grupo Estado Islámico (EI) difundida el mes pasado.

El individuo lanzó su auto contra los soldados, uno de los cuales se encuentra en estado crítico, en el estacionamiento de un supermercado de la ciudad de Saint-Jean sur Richilieu de Québec (a 40 km de Montreal) y emprendió luego la huida.

Unos pocos kilómetros adelante, el conductor perdió el control de su coche y cayó a una cuneta. Un testigo dijo que el conductor llevaba un cuchillo y lo blandió hacia los policías después de salir de su vehículo dañado. Los uniformados dispararon varias veces contra el sospechoso, que acabó siendo abatido.

Uno de los soldados atropellados estaba en estado crítico en un hospital mientras el otro tenía heridas que no ponían en riesgo su vida. La Policía señaló que el sospechoso, de 25 años, había sido blanco de las pesquisas de "autoridades federales, incluyendo nuestro equipo de Investigaciones de Seguridad Nacional Integrada en Montreal", el cual "se mostró preocupado de que se hubiese radicalizado".

El motivo del ataque está siendo investigado. La policía dijo que el sospechoso pudo haber acechado a sus víctimas, al señalar que estuvo sentado en su coche en el estacionamiento por más de dos horas antes de realizar el ataque.

La policía de Quebec dijo que la "tesis del terrorismo (fue) está siendo considerada por los investigadores", pero no especificó ningún vínculo entre el presunto agresor y grupos ilegales. La Real Policía Montada de Canadá, por su parte, afirmó que el sospechoso "era conocido" por la fuerza de tareas anti-terrorista del Estado.

El mes pasado, el portavoz del EI Abu Mohamed al-Adnani exhortó a sus partidarios que viven en países miembro de la coalición internacional en su contra, lo cual incluye a Canadá, a lanzar ataques espontáneos contra sus compatriotas no musulmanes.

"Si se puede matar a un estadunidense o europeo infiel -especialmente a los rencorosos y viles franceses- o un australiano o un canadiense o cualquier otro no creyente... incluidos los ciudadanos de los países que entraron en una coalición contra el Estado islámico, entonces confía en Alá y mátalo", dijo.

"Aplasta su cabeza con una piedra, o sacrifícalo con un cuchillo, o atropéllalo con tu coche ...", indicó. El hecho se produjo en momentos en que seis aviones de combate canadienses despegaron hoy de su base en Cold Lake, Alberta en dirección a Kuwait, donde se unirán a la coalición liderada por Estados Unidos para enfrentar al grupo EI en Irak y Siria.

El EI ganó la atención internacional en agosto, cuando sus combatientes y grupos de militantes aliados tomaron la ciudad iraquí de Mosul e invadieron territorio al norte y oeste de Bagdad.

Las potencias occidentales temen que el EI pueda llevar sus acciones más allá, aunque su principal preocupación es por los combatientes extranjeros que se sumaron a sus filas en Irak y Siria y que pueden volver a casa, llevando consigo el radicalismo del grupo.