Camerún cierra su frontera con Nigeria a causa del ébola

Los 17 enfermos del virus que escaparon de un centro de aislamiento asaltado en Monrovia seguían siendo buscados este lunes, lo que aumenta la preocupación en Liberia.
La ministra nigeriana de Recursos del Agua, Sarah Ochee (i), se lava las manos en una campaña nacional contra el ébola en Abuja
La ministra nigeriana de Recursos del Agua, Sarah Ochee (i), se lava las manos en una campaña nacional contra el ébola en Abuja (EFE)

Yaundé

Camerún cerró todas sus fronteras con Nigeria para prevenir la propagación de la fiebre Ébola, informó esta noche una fuente oficial. "Todas las fronteras (aéreas, marítimas y terrestres) de Camerún con Nigeria están cerradas. Nuestra lógica es que es preferible prevenir antes que curar", anunció a la AFP el ministro camerunés de la Comunicación y portavoz del gobierno, Issa Chiroma Bakary.

"El gobierno tomó esta decisión con total conocimiento de causa para proteger a las poblaciones" del riesgo de contagio, explicó Bakary. "La medida se mantendrá durante el periodo de incubación" de la enfermedad, es decir, una cuarentena de días, precisó.

"Si no se registra ningún caso nuevo en Nigeria, reabriremos las fronteras. El gobierno decidió también restringir la circulación con los (otros) países infectados", añadió el portavoz. Por el momento no se ha registrado ningún caso de ébola en Camerún, que comparte más de dos mil km de frontera con Nigeria, donde según las autoridades locales murieron cuatro personas y una docena estaban infectadas.

La medida ya era efectiva este lunes en la provincia de Extremo Norte. "Nadie cruza ya la frontera a este nivel porque está cerrada (...) debido al ébola", confirmó un policía en posición en Fotokol, localidad fronteriza con Nigeria.

El aumento de la violencia vinculada al grupo islamista nigeriano Boko Haram ha llevado a miles de nigerianos desde hace un año a refugiarse en esta región del norte del país. Estos flujos son difíciles de controlar, y hacen temer un riesgo sanitario con la expansión del virus del Ébola.

En la región Noroeste, también fronteriza, ya está "prohibido" atravesar las frontera desde ambos lados, confirmó la radio estatal.

La actual epidemia de la muy contagiosa fiebre hemorrágica del ébola, la más grave desde su aparición en 1976, ha dejado en cinco meses 1,145 muertos, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 413 de ellos en Liberia, 380 en Guinea, 348 en Sierra Leona y cuatro en Nigeria.

De otra parte, los 17 enfermos de ébola que escaparon de un centro de aislamiento asaltado en Monrovia seguían siendo buscados este lunes, lo que aumenta la preocupación en Liberia, el país más afectado por esta epidemia.

Con 413 víctimas de un total de 1,145 muertos, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Liberia es el país con más fallecidos por esta fiebre hemorrágica altamente contagiosa, por delante de Guinea, con 380; Sierra Leona, con 348; y Nigeria, con cuatro.

Camerún anunció que cerraba todas sus fronteras con Nigeria a causa de la crisis sanitaria. "Todas las fronteras (aéreas, marítimas y terrestres) de Camerún con Nigeria están cerradas. Nuestra lógica es que es preferible prevenir antes que curar", anunció a la AFP el ministro camerunés de la Comunicación y portavoz del gobierno, Issa Chiroma Bakary.

Ataque con cuchillos y porras

Las autoridades sanitarias en Monrovia dijeron que 17 pacientes que habían dado positivo en ébola huyeron de un centro de aislamiento instalado en un centro escolar de West Point, en la periferia de la capital, Monrovia, tras ser atacado en la madrugada del domingo por hombres armados con cuchillos y porras.

"Hasta esta mañana seguíamos buscando a estos 17 enfermos que huyeron del campo, pero aún no los hemos encontrado", dijo a la AFP el ministro de Información, Lewis Brown.

"Lo peor es que quienes saquearon el centro tomaron colchones y toallas manchadas de fluidos de los cuerpos de los enfermos", subrayó Brown, que sugirió la posibilidad de poner en cuarentena West Point, de unos 75 mil habitantes, como ya se ha hecho en tres provincias del norte del país.

"Probablemente todos estos gamberros que saquearon el centro portan ahora el virus del Ébola. Una solución podría ser poner el barrio en cuarentena", dijo.

El padre de Michel Boima, uno de los enfermos del centro de aislamiento, dijo que no había tenido noticias de él desde el ataque. "Me da miedo que se muera en cualquier parte sin que yo me entere", dijo Fallah Boima a la AFP por teléfono.

El presidente de los jóvenes de West Point, Wilmont Johnson, dijo este lunes a los periodistas que había establecido un equipo de búsqueda en el barrio, que no ha encontrado ningún rastro de los 17 desaparecidos.

"Hemos registrado el barrio por todas partes, pero ha sido en vano. Quienes los han visto pasar dicen que se han ido a otros barrios", afirmó Johnson.

"No creemos en esto del ébola"

Según varios testigos, los asaltantes gritaban eslóganes hostiles a la presidenta liberiana, Ellen Johnson Sirleaf, y aseguraban que "no hay ébola" en el país. "Les dijimos que no (instalaran) su campamento aquí. No nos escucharon. (...) No creemos en esto del ébola", dijo a la AFP un joven de la zona.

En Caldwell, en la provincia de Monrovia, los habitantes atribuyen la propagación del virus a la dejadez del gobierno y denuncian su lentitud en la evacuación de los cadáveres.

"Le hemos dicho varias veces al gobierno que se enfrentaba a este problema de forma totalmente equivocada", dijo Sheikh Idrissa Swaray, padre de un presunto enfermo cuyo cuerpo no fue retirado hasta tres días después de su muerte, lo que provocó que su esposa huyera a un lugar desconocido.

Debido a estos retrasos, "los allegados, que viven en esta casa, estén contaminados o no, huyen y van a otros barrios a contaminar a otras personas", explicó.

En Guinea, donde se originó la epidemia a principios de año, el doctor Sakoba Kéita, jefe de la lucha contra la enfermedad en el Ministerio de Sanidad, dio cuenta de una "gran preocupación por parte de la prefectura de Macenta (sur) debido a la llegada de una ola de enfermos procedentes de la vecina Liberia".

Burkina Faso, donde no se ha registrado ningún caso de ébola, anunció hoy el aplazamiento de una cumbre extraordinaria de la Unión Africana prevista entre el 2 y el 7 de septiembre debido al "desafío sanitario" que representa este virus, según las palabras de su ministro de Relaciones Exteriores, Djibril Bassolé.

Y desde Europa, la agencia de la UE para la gestión de las fronteras, Frontex, anunció este lunes la suspensión de los vuelos de repatriación de inmigrantes irregulares a Nigeria.