Cámara adopta presupuesto 2016 y lanza batalla contra Obama

El presupuesto, de unos 3.8 billones de dólares para el año próximo y que rechaza la Casa Blanca, prevé una fuerte reducción de programas sociales y de salud, acorde con la intención de los ...
Obama (en la imagen, en una reunión hoy con exportadores en la Casa Blanca) ha expresado ya su oposición al presupuesto republicano
Obama (en la imagen, en una reunión hoy con exportadores en la Casa Blanca) ha expresado ya su oposición al presupuesto republicano (AFP)

Washington

La Cámara de Representantes estadunidense, dominada por los republicanos, aprobó el presupuesto para el año fiscal 2016, que prevé una fuerte reducción de programas sociales y de salud, una propuesta sobre la que la Casa Blanca ya ha expresado su rechazo.

El presupuesto, de unos 3.8 billones de dólares para 2016 y que aún debe ser aprobado por el senado, conduciría según los jefes republicanos a eliminar totalmente en 2024 del déficit público estadunidense, que el año pasado representó 2.8% del PIB.

El texto definitivo es una modificación del elaborado por el presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Tom Price, y prosperó por 219-208 votos en una particular operación parlamentaria en la que se votaban seis presupuestos. La propuesta, bautizada como "Price 2", obtuvo una confirmación final de 228-199, tras descartarse los otros planes presupuestarios.

Los demócratas votaron todos en contra. El presupuesto elaborado por los republicanos prevé anular la reforma del sistema de salud de Barack Obama, conocido como Obamacare y reducir los programas públicos de seguros de salud para los más modestos y los mayores de 65 años.

El presupuesto de operaciones militares exteriores para 2016 se aumentará con respecto a lo que pedía Barack Obama (96 mil millones, contra 58 mil). En total, el crecimiento de los gastos federales totales será fuertemente contenido con respecto a la trayectoria actual.

Asimismo, el plan original de Price contemplaba que 20 mil millones de dólares de esa partida se obtuvieran a partir de recortes en otros gastos federales, una disposición que no incluye el nuevo texto.

La aprobación de este plan presupuestario constituye una victoria para el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, cuyo liderazgo se cuestiona en las filas de su partido. El Senado prepara su propio plan presupuestario, que podría votarse al final de esta semana.

La Casa Blanca expresó inmediatamente su rechazo al texto por considerar que la oposición centra los recortes en inversiones beneficiosas para la clase media, como la educación y la formación laboral.

"El presidente ha dejado claro que no aceptará un presupuesto que incrementa los fondos para nuestra seguridad nacional sin proporcionar incrementos similares en los fondos de nuestra seguridad económica", dijo en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

La propuesta presupuestaria es un nuevo desafío de la oposición al presidente Barack Obama, al intentar derogar con él su reforma sanitaria y reducir drásticamente los servicios de salud.

Así, junto con fuertes recortes en materia social, los republicanos reivindican que su plan presupuestario conseguirá equilibrar las arcas estadunidenses en diez años, reduciendo los gastos en 5.5 billones de dólares en comparación con las proyecciones actuales.

Obama presentó a principios de febrero su proyecto presupuestario para el año fiscal 2016, en el que propuso elevar el gasto público y una reforma tributaria para que los más ricos paguen más impuestos, dos propuestas rechazadas tajantemente por los republicanos.

Desde hace años, el proyecto presupuestario anual del presidente se queda en una mera declaración de intenciones y todo apunta a que esta vez ocurrirá lo mismo, dado que los republicanos controlan desde comienzos de año y por primera vez en casi una década las dos cámaras del Congreso y ya han expresado su oposición al plan del mandatario.