Cámara de Representantes aprueba plan de ayuda a rebeldes sirios

El plan, que debe ser aprobado todavía por el Senado, es el primer paso de la estrategia de Obama contra el Estado Islámico, mientras el mandatario reafirmó hoy que ningún soldado estadunidense ...
Obama se dirige a los medios durante una visita a la sede del Mando Central, hoy en la base aérea de MacDill en Tampa, Florida
Obama se dirige a los medios durante una visita a la sede del Mando Central, hoy en la base aérea de MacDill en Tampa, Florida (EFE)

Washington

La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó hoy a favor de un plan de ayuda para los rebeldes sirios moderados que aún debe ser aprobado por el Senado, primer paso de la estrategia de Barack Obama contra la organización Estado Islámico (EI).

Los legisladores adoptaron la medida incluyendola como una enmienda a una ley de finanzas que obtuvo 273 votos a favor contra 156. Varios parlamentarios de los dos partidos - republicano y demócrata - votaron contra esta iniciativa reflejando la división respecto a la estrategia del presidente Obama en la guerra contra el EI. La ley con su respectiva enmienda pasará ahora al Senado que la votará antes del fin de semana, posiblemente el jueves.

El plan aprobado por la Cámara no le da carta blanca al Pentágono para equipar y entrenar a los rebeldes sirios. Impone a la administración someter al Congreso cada 90 días un informe sobre su ejecución, el número de combatientes formados, la selección de grupos sirios que son beneficiados con la ayuda y la utilización de las armas y equipamientos entregados.

Sin embargo la enmienda aprobada no incluye créditos adicionales para financiar la operación. Y aclara que no es una autorización para desplegar soldados en el conflicto. Obama ha presionado al Congreso con el fin de lograr que le proporcionen cobertura política para iniciar una acción militar en Siria contra el EI, aunque la Casa Blanca y muchos legisladores creen que tiene la autoridad constitucional para lanzar ataques aéreos en Siria, como lo ha hecho en Irak, para proteger los intereses de la seguridad nacional.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, saludó la votación como "un importante paso inicial hacia adelante contra el Estado Islámico de Irak y el Levante".

La medida fue articulada por el presidente del Comité de Servicios Armados Buck McKeon, quien sin embargo es uno de muchos republicanos que sienten que el plan de Obama es insuficiente para alcanzar el objetivo de degradar y destruir al grupo Estado Islámico, que ha invadido grandes zonas de Irak y Siria y ha proclamado la constitución de un califato en esa zona.

También muchos demócratas estaban poco convencidos y le correspondió al número dos del partido en la Cámara, Steny Hoyer, contrarrestar los argumentos de quienes se oponían e impulsar al Congreso a respaldar al comandante en jefe en tiempos de crisis.

"Estamos unidos en nuestra determinación de afrontar esta amenaza. Claramente podemos tener diferencias en este pleno de la Cámara, pero somos todos estadunidenses cuando se trata de defender a nuestro pueblo y a nuestro país", dijo Hoyer. "Sabemos empíricamente que el costo de no hacer nada es demasiado grande", acotó el legislador demócrata.

Al adjuntar la enmienda a un proyecto de gasto temporal, que expira el 11 de diciembre, los legisladores podrían promover un debate más intenso --después de las elecciones de mitad de mandato en el Congreso, el 4 de noviembre-- sobre la aprobación de una nueva autorización para el uso de la fuerza militar para darle más poderes a Obama para lanzar una guerra más amplia contra los yihadistas en Irak y Siria.

Mientras, Obama dejó claro hoy que ningún soldado de su país combatirá en Irak, después de que el general Martin Dempsey sugiriera que algunos asesores podrían sumarse a las fuerzas iraquíes para combatir a la organización Estado Islámico (EI). "Las fuerzas estadunidenses que han sido desplegadas en Irak no tienen ni tendrán que combatir", dijo Obama a soldados estadunidenses en el comando general del ejército estadunidense en Florida (sureste).

"No los involucraré en una nueva guerra en tierra en Irak", insistió un día después de las declaraciones de Dempsey, el militar de mayor rango del país, quien sugirió que podrían ir al frente consejeros militares. "Usaremos nuestra fuerza aérea. Entrenaremos y equiparemos a nuestros aliados", declaró Obama después de haberse reunido con el general Lloyd Austin, jefe del Comando Central.

"Llevaremos adelante una amplia coalición entre países que tienen un interés en este combate, dado que no se trata sólo de Estados Unidos contra el EI. Se trata el mundo que rechaza la brutalidad del EI", las siglas de la organización yihadista Estado Islámico.

Según Obama, Estados Unidos no puede lanzarse solo en esta lucha. "La experiencia nos enseñó que cuando hacemos las cosas solos y los pueblos de estos países no están involucrados, vuelven a surgir los mismos problemas en cuanto nos vamos. Por lo tanto, tendremos que actuar de otra manera".

El presidente iraní, Hasan Rouhani, criticó hoy la negativa de Estados Unidos a enviar tropas de combate al terreno para luchar contra los militantes del grupo EI, a los que acusó de querer "matar a la humanidad". En una entrevista con la cadena NBC en Teherán antes de dirigirse a Nueva York para una reunión de las Naciones Unidas, el mandatario pareció cuestionar la posibilidad de que EU derrote al EI sin enviar tropas de combate terrestres.

"¿Tienen miedo los norteamericanos de tener bajas en Irak? ¿Tienen miedo de que mueran sus soldados en una lucha que alegan que es contra el terrorismo?", declaró Rouhani, según extractos de la entrevista con la NBC. "Si quieren usar aviones (...) y drones de modo que ningún estadunidense resulte herido, ¿será posible combatir al terrorismo (...) sin ningún sacrificio?", se preguntó.