Calma e incertidumbre marcan clima de referendo en Grecia

Un total de diez millones 837 mil 118 griegos fueron llamados a votar en la consulta popular convocada hace una semana por sorpresa por el gobierno radical de izquierdas que dirige el país.
Un manifestante se arrodilla frente a la bandera de Grecia, durante una protesta en Atenas.
Un manifestante se arrodilla frente a la bandera de Grecia, durante una protesta en Atenas. (Reuters)

Atenas

La votación del referendo considerado “trascendental” para el futuro de Grecia transcurre bajo un clima de calma e incertidumbre sobre el resultado final.

Las casillas electorales abrieron a las 7:00 horas locales, 4:00 GMT, y permanecerán abiertas durante doce horas, hasta las 19:00 horas locales, 16:00 GMT, informó el ministerio del Interior (Gobernación).

El gobierno se ha comprometido a que los resultados sean conocidos al final de la jornada en Grecia. Los primeros datos provisionales comenzarán a publicarse en torno a las 21:00 horas locales, 18:00 GMT.

Un total de diez millones 837 mil 118 griegos fueron llamados a votar en la consulta popular convocada hace una semana por sorpresa por el gobierno radical de izquierdas que dirige el país, que tiene una deuda “inviable” de acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los votantes tienen que responder a una pregunta de dos párrafos sobre si aceptan o rechazan el último plan de ayuda propuesto a Atenas por los acreedores internacionales que ofrece financiamiento a cambio de reformas.

Los griegos responderán a la cuestión tachando con una cruz la casilla del "nai" (sí) o del "oxi" (no) en las papeletas.

La pregunta de la consulta es “¿Debe ser aceptado el borrador de acuerdo que presentaron la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI el 25 de junio 2015 y que consta de dos partes, que conforman su propuesta unitaria?”.

Uno de los primeros líderes en votar fue el ex jefe de gobierno Antonis Samaras.

A las 10:30 horas locales, 7:30 GMT, votó el primer ministro griego, Alexis Tsipras, quien convocó el referendo, por sorpresa, el sábado pasado.

Según fuentes oficiales, en las primeras horas de apertura de los colegios electorales la consulta se celebraba con normalidad en el país, al que han viajado numerosos griegos residentes en el extranjero para votar en una consulta considerada “crucial” para Grecia.

El gobierno griego del primer ministro Alexis Tsipras ha pedido a los griegos que voten “No” a la propuesta europea de financiamiento a cambio de reformas y recortes para que Grecia pueda ejercer más presión.

Según sondeos no hay una opción clara para ganar la consulta.

La última encuesta publicada la víspera indicó que 11 por ciento de griegos no habían decidido todavía su voto.

El referendo se celebra luego de siete días de restricciones financieras, un “corralito” que ha provocado el cierre de los bancos desde el lunes pasado y de la Bolsa.

Desde el lunes pasado, los ciudadanos sólo pueden retirar dinero de los cajeros automáticos y una cantidad máxima de 60 euros, 66 dólares, por día.

El ministro de finanzas griego y principal negociador del país con sus acreedores internacionales, Yanis Varufakis, declaró que independientemente del resultado Grecia alcanzará un acuerdo a partir del lunes con sus socios europeos sobre su financiamiento.

De acuerdo a las encuestas, ocho de cada diez griegos no quieren abandonar el euro como divisa y volver a su antigua moneda, el dracma.