California evalúa daños tras el sismo

La célebre región vinícola de Napa fue sorprendida de madrugada por un movimiento de 6 grados Richter que dejó 172 heridos y destrozos.
Viviendas, carreteras y comercios, como el que se oserva en la foto, resintieron el terremoto.
Viviendas, carreteras y comercios, como el que se oserva en la foto, resintieron el terremoto. (Josh Edelson/AFP)

California

La región vinícola de Napa, en el norte de California, evaluaba ayer los daños por el sismo de magnitud 6 que sacudió el área la madrugada del domingo, dejando 172 heridos, de ellos tres graves, y decenas de edificios afectados.

El gobernador Edmund Brown declaró el estado de emergencia en la región, una de las más turísticas del país por sus extensos viñedos, ante “los daños en infraestructura, viviendas y carreteras cortadas”.

El terremoto ocurrió a las 03H20 locales (10H20 GMT) cerca de la ciudad de American Canyon, 64 km al noreste de San Francisco (oeste) y no muy lejos de la falla de San Andrés, a una profundidad de 10.7 km, informó el Servicio Geológico estadunidense USGS.

Se trata del sismo más fuerte que vive la zona en los últimos 25 años, tras el de 6.9 que sacudió Loma Prieta en 1989.

También un sismo de magnitud 7 sacudió ayer Perú a las 23H21 GMT, con epicentro a 40 km al norte de Cora Cora, en la provincia de Puquio, Ayacucho (sureste), a 100 km de profundidad. Y el sábado un terremoto de 6.4 grados Richter remeció el centro de Chile.

El sismo en Perú, ubicado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, una de las zonas de mayor sismicidad en el mundo, se sumó a otros dos registrados en las últimas seis semanas.

Uno fue de 5.8 grados el 4 de agosto en Piura (norte, cerca de la frontera de Ecuador) y otro de 4.6 grados en Arequipa, segunda ciudad de Perú, el 3 de julio.

En California, el director de emergencias de la oficina del gobernador, Mark Ghilarducci, dijo a la prensa que “la situación empieza a normalizarse” y que en los próximos días evaluarán “pedir ayuda al fondo federal para desastres” según el alcance de las pérdidas.

La portavoz del USGS, Susan García, dijo que “cada vez que hay un sismo, ya sea de magnitud 6 o menos, es un buen recordatorio de que vivimos en un país sísmico y que necesitamos estar preparados”.

En las siguientes 12 horas al terremoto se registraron de 50 a 60 réplicas, la más fuerte de magnitud 3.6.

La ciudad de Napa, corazón de esta región, se llevó la peor parte, en especial el casco histórico, donde se rompieron ventanas y cornisas, y las calles quedaron inundadas de ladrillos troceados.

No se precisó cuántos de los 80 mil vecinos de la ciudad debieron dejar su hogar y cuántos necesitarán ser alojados temporalmente en un albergue.

El sismo también rompió cañerías de agua y tuberías de gas, lo que desencadenó incendios aislados y se quemaron cuatro casas rodantes, mientras 28 mil viviendas quedaron sin luz.

El responsable de obras públicas de Napa, Jack LaRochelle, dijo que se necesitará al menos una semana para resolver los problemas de suministro de agua, gas y electricidad, e inspeccionar los edificios afectados.

Los vecinos de la ciudad intentaban recuperar la normalidad, limpiando los destrozos de la sacudida.

En San Francisco también se sintió el terremoto, se reportó.

El encargado de la tienda de aceite de oliva Lucero, David Gadlin, encontró su local devastado, con pedazos de cristales, aceite y vinagre por todos lados pero dijo que “hubiese podido ser peor si ocurría de día. Al menos nadie resultó herido”, compartió con la prensa.

Las bodegas de varios vinicultores también sufrieron daños. “Es como si alguien hubiese entrado con un bate de béisbol y hubiese destruido todo”, dijo otro afectado.

David Duncan, propietario de unas tierras en Silver Oak, a 20 minutos de Napa, colgó en Twitter fotos de su bodega repleta de botellas rotas.

No hay mexicanos heridos

El gobierno de México envió su solidaridad y apoyo al pueblo de California tras el sismo ocurrido ayer cerca de la Bahía de San Francisco, un día antes de que el presidente Enrique Peña Nieto visite la demarcación para reunirse con migrantes.

La cancillería informó ayer que contactó a autoridades y líderes comunitarios para identificar si existen connacionales afectados, pero  hasta anoche no tenía registro de mexicanos lesionados. Añadió que están listos para asistir a la comunidad mexicana.

Peña Nieto visitará hoy y mañana ese estado para profundizar lazos con la pionera comunidad migrante de Los Ángeles, y también sostendrá un encuentro con el gobernador Jerry Brown.

California, donde viven más de 11 millones de personas de origen mexicano, mantiene un comercio de 60 mil millones de dólares anuales con México.

(Redacción/México)