Califica Rajoy de acto “cruel” asesinato de dirigente del PP

“Una mujer trabajadora, competente, inteligente y tenaz, que dedicó su vida a la política”, dijo el mandatario español a la salida de la iglesia, donde se ofició una misa en honor de Carrasco.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el vicepresidente de la Diputación, Marcos Martínez, y el número dos en la lista del PP a las elecciones europeas, Esteban González Pons momentos antes del solemne minuto de silencio que se ha guardado en recuerdo de la presidenta de la Diputación y del PP provincial, Isabel Carrasco, muerta ayer de varios disparos a los 59 años.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el vicepresidente de la Diputación, Marcos Martínez, y el número dos en la lista del PP a las elecciones europeas, Esteban González Pons momentos antes del solemne minuto de silencio que se ha guardado en recuerdo de la presidenta de la Diputación y del PP provincial, Isabel Carrasco, muerta ayer de varios disparos a los 59 años. (EFE)

Madrid

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, calificó como "cruel, inútil y absurdo" el asesinato de la dirigente del Partido Popular (PP), Isabel Carrasco, en la norteña provincia de León, cuyo funeral se celebró hoy.

El mandatario encabezó la asistencia de representantes políticos a la misa por la que fue también presidenta de la diputación provincial de León, que la víspera fue asesinada por disparos de arma de fuego en un puente peatonal de esa ciudad española que cruza el río Bernesga.

A la salida de la iglesia, Rajoy declaró que no tiene caso buscar explicaciones, y aseguró que conoció a Carrasco como "una mujer trabajadora, competente, inteligente y tenaz, que dedicó su vida a la política".

"Me ayudó en los momentos difíciles, y por eso siempre le estaré enormemente agradecido", manifestó el mandatario.

En la misa estuvo también el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, originario de esa ciudad y quien conocía a la fallecida, así como los presidentes de las comunidades de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; y de Galicia, Alberto Núñez Feijoo.

En su homilía, el obispo de León, Juliá López afirmó que toda la sociedad leonesa expresa de forma unánime su rechazo al asesinato y destacó la dedicación de Carrasco a la vida pública.

El asesinato hizo que el PP y el opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE) suspendieran sus actividades de campaña electoral programadas para este martes, incluyendo un debate de sus principales candidatos al Parlamento Europeo (PE).

En tanto, la policía interrogó a las dos detenidas por su presunta relación con el asesinato, Montserrat González Fernández, de 55 años de edad, y su hija Montserrat Triana Martínez González, de 35 años de edad, y ambas niegan su participación.

La hija trabajó hasta hace unos años en la Diputación y perdió una demanda por despido, por lo que la policía maneja como primera hipótesis la posible "venganza personal", aunque aún no se conocen los resultados de las pruebas de radizonato de sodio.

Además, la policía busca la pistola en el río Bernesga y en las inmediaciones donde se cometió el asesinato, considerada como elemento de prueba importante en la investigación que instruye el Juzgado número 4 de León.