En Calais, migrantes se cosen la boca en señal de protesta

Los refugiados iraníes protestaron por el desmantelamiento parcial del campo de refugiados erigido en Calais, conocido como "la jungla", iniciado el lunes por las autoridades francesas.
"¿Dónde está su democracia? ¿Donde está nuestra libertad?", dicen las pancartas de este emigrante iraní, con los labios cosidos, en Calais
"¿Dónde está su democracia? ¿Donde está nuestra libertad?", dicen las pancartas de este emigrante iraní, con los labios cosidos, en Calais (AFP)

Calais

Ocho migrantes iraníes se cosieron hoy la boca, con hilo y aguja, para protestar por el desmantelamiento parcial del campamento de refugiados erigido en Calais (norte de Francia), comenzado el lunes por las autoridades francesas.

Estos migrantes desfilaron brevemente por uno de los caminos interiores de la "jungle", como se denomina al lugar, con sus bocas parcialmente cosidas, constataron una camarógrafa y un fotógrafo de la AFP.

"We are humans" (Somos humanos) o "Where is your democracy? Where is our freedom?" (¿Dónde está su democracia? ¿Dónde está nuestra libertad?) podía leerse en algunas de las pancartas que fueron desplegadas.

"Nos pidieron que les cosiéramos la boca, por supuesto que lo rechazamos", informó a la AFP Olivier Marteau, responsable de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) para Calais. "Ellos mismos lo hicieron de manera poco sanitaria, esterilizando las agujas calentándolas" a altas temperaturas, agregó.

Desde el comienzo de esta semana, las autoridades francesas comenzaron a destruir las viviendas de fortuna de los migrantes levantadas en la parte sur del campamento, donde moran miles de personas que aspiran a poder pasar a Inglaterra.

El Estado intenta realojarlos en centros de acogida en Calais y otras partes de Francia. Según el responsable local de MSF, el gesto de estos migrantes "demuestra que las soluciones propuestas no los satisfacen".

"Estos ocho iraníes se cosieron la boca porque su cabaña acababa de ser destruida", añadió por su parte François Guennoc, miembro de la asociación "L'Auberge des migrants" (el albergue de los migrantes). El lunes se registraron choques entre los migrantes junto a militantes asociativos y la policía antidisturbios.

Entre 800 y mil migrantes viven en la parte sur de la "jungla", según el gobierno francés, pero las asociaciones consideran que en realidad son 3,500. En todo el campamento, que ha pasado a ser la mayor villa miseria de Francia, se estima entre 3,700 y siete mil el número de inmigrantes, principalmente sirios, afganos y sudaneses.