Caimán mata a un niño en Disney

El evento sucedió cuando una familia paseaba cerca de una laguna cuando apareció un caimán, de entre 1.2 y 2.1 metros, que atrapó al menor y lo arrastró al agua. 
Más de medio centenar de agentes participan en la búsqueda.
Más de medio centenar de agentes participan en la búsqueda. (AP)

Orlando

La Policía del condado de Orange, en el centro de Florida, sigue con la búsqueda de un niño de dos años que fue arrastrado al agua por un caimán cerca del complejo Grand Floridian Resort & Spa de Disney, informaron autoridades locales.

Agregaron que por el tiempo transcurrido "no hay duda" que el menor se encuentra muerto. 

La familia de cinco miembros de Nebraska, que estaba de vacaciones, caminaba por la laguna Seven Seas pasadas las 9 de la noche del martes cuando se produjo el ataque en una zona donde había carteles de "prohibido nadar", informó el comisario Jerry Demings en conferencia de prensa. El padre trató de rescatar al niño pero no pudo, añadió.

Se calcula que el caimán medía entre 1.2 y 2.1 metros, pero no se sabía con exactitud, dijo Demings. El padre sufrió cortes y moretones.

La playa es parte del Grand Floridian, al otro lado del lago del parque Magic Kingdom de Disney.

Medio centenar de agentes recorrieron la laguna junto con un rastreador de caimanes durante la noche. Williamson dijo que se sumará más personal en las próximas horas para rescatar el cuerpo del menor.

Nick Wiley, de la agencia de vida silvestre y acuática de Florida, dijo que los ataques de caimanes son inusuales, pero que las criaturas se desplazan mucho. Añadió que se atrapó y sacrificó cuatro caimanes durante la noche, pero se determinó que ninguno era el que se buscaba.

Williamson agregó que el niño se encontraba en el agua a menos de un metro de la orilla cuando lo atacó el caimán.

La vocera de Disney, Jacquee Wahaler, dijo que todos en el centro vacacional estaban afligidos por el suceso y que la empresa estaba ayudando a la familia.

Preguntada si la empresa sabía de la presencia de caimanes en la propiedad, Wahaler respondió que había carteles de "prohibido nadar".

"Por ahora buscamos a un niño para dar algo de consuelo a la familia", dijo Williamson.