Aerolínea rusa descarta falla en caída de avión en Egipto

El director de la aerolínea rusa Metrojet dijo que el avión se encontraba en "excelente estado técnico" y que la caída del avión pudiera explicarse a que sufrió un daño en su estructura.
La aerolínea rusa Metrojet descartó que la caída del avión se debiera a una falla técnica o a un error humano.
La aerolínea rusa Metrojet descartó que la caída del avión se debiera a una falla técnica o a un error humano. (AP)

Moscú Rusia

El Airbus A321 que se estrelló el sábado en Egipto estaba en "excelente estado técnico" y solo una "acción exterior" puede explicar lo ocurrido, aseguró un dirigente de la aerolínea rusa Metrojet, excluyendo un error humano.

"El avión estaba en excelente estado técnico", dijo en rueda de prensa Alexandre Smirnov. "Excluimos todo fallo técnico o error de pilotaje", agregó, subrayando que "la única causa posible es una acción exterior".

El aparato de la compañía Metrojet, que pertenece a la empresa Kogalymavia, se estrelló en el Sinaí egipcio 23 minutos después de despegar de la localidad turística de Sharm el Cheij con destino a San Petersburgo.

El presidente ruso Vladimir Putin, habló por primera vez públicamente sobre la tragedia.

"Sin duda alguna hay que hacer todo para recrear una imagen objetiva de lo ocurrido, para que sepamos lo que sucedió y reaccionemos debidamente a ello", dijo Putin en una reunión con el ministro de Transporte, Maxim Sokolov.

La catástrofe, la peor jamás registrada por Rusia, mató a los 217 pasajeros y a los siete miembros de la tripulación del avión. "Todo indica que desde el principio de la catástrofe la tripulación perdió el control total del avión", dijo Smirnov.

Añadió que los pilotos no intentaron entrar en contacto por radio con los controladores aéreos en tierra.

"El avión era incontrolable, no volaba, sino que caía, y el paso de una situación de vuelo a una de caída se explica al parecer porque el avión sufrió un daño consecuente en su estructura", dijo sin dar más precisiones.

El jefe de los expertos aeronáuticos que participan en la investigación, Viktor Sorotchenko, dijo el domingo que el avión se había "roto en el aire", lo que explica que los restos quedaran esparcidos en una zona de 20 km2.

Las autoridades egipcias y rusas declararon que por ahora no podían determinar las causas de la tragedia. La hipótesis de un atentado sigue sobre la mesa después de que el brazo egipcio del grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicara el sábado haber destruido el avión en represalia a los bombardeos rusos en Siria.

Un grupo extremista egipcio afiliado a Estado Islámico en Egipto dijo en un comunicado que había derribado el avión "en respuesta a los ataques aéreos rusos que mataron a cientos de musulmanes en territorio sirio", pero Sokolov dijo a la agencia Interfax que la atribución "no puede considerarse fiable".

Una fuente de la comisión que analiza las cajas negras recuperadas dijo que la aeronave no recibió impactos desde el exterior y que el piloto no hizo un llamado de auxilio antes de que la nave desapareciera del radar.