CIDH pide a EU juzgar a responsables de torturas en la CIA

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano autónomo de la OEA, afirmó que "la ausencia de castigos alienta prácticas que merman el respeto por la integridad y la dignidad humanas".
Un soldado estadunidense y un preso iraquí se observan en la prisión de Abu Ghraib, en Bagdad
Un soldado estadunidense y un preso iraquí se observan en la prisión de Abu Ghraib, en Bagdad (Reuters)

Washington

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a Estados Unidos investigar y juzgar a los responsables de torturas en la agencia de inteligencia CIA, reveladas en un informe del Senado.

La CIDH, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos, llamó a Estados Unidos a que "lleve a cabo una investigación completa orientada a aclarar los hechos, juzgar y sancionar a todas las personas bajo su jurisdicción responsables de actos de tortura".

"La ausencia de castigos alienta prácticas que merman el respeto por la integridad y la dignidad humanas", indicó la Comisión en un comunicado. Para la CIDH, Estados Unidos debe también otorgar "reparaciones integrales" a las víctimas, "que incluyan restitución, compensación, rehabilitación, satisfacción y medidas de no repetición", según las normas internacionales.

El reporte de la Comisión de Inteligencia del Senado estadunidense, publicado el martes, describe la brutalidad e ineficacia de interrogatorios a decenas de detenidos en prisiones secretas de la CIA.

Según el documento de miles de páginas, los detenidos fueron torturados durante días en la oscuridad, colgados de las manos, privados del sueño o alimentados a la fuerza vía rectal.

El informe provocó la indignación en Estados Unidos y el mundo, y se multiplicaron los llamados para exigir juicios. Sin embargo, la administración de Barack Obama dio por cerrado el caso.

El director de la CIA, John Brennan, reconoció el jueves que algunos de sus agentes habían utilizado métodos de interrogatorio "detestables" después de los atentados del 11 de septiembre, pero defendió el trabajo de la agencia en un periodo marcado por el miedo a "otros ataques terroristas".