Búsqueda del vuelo MH370 podría durar "una eternidad"

Según el jefe de la policía de Malasia, la investigación se sigue centrando en posibles aspectos del accidente, como teorías de secuestro, sabotage, así como en problemas personales y ...
El contramaestre Rory Dow, del buque australiano HMAS Success, participa en la búsqueda del avión malayo en el Océano Índico
El contramaestre Rory Dow, del buque australiano HMAS Success, participa en la búsqueda del avión malayo en el Océano Índico (EFE)

Perth

El misterio del vuelo MH370 podría no llegar a esclarecerse jamás, según dijo hoy en Kuala Lumpur el jefe de la policía malasia. "La búsqueda puede durar una eternidad", dijo. "Y al final de la investigación no sabremos la verdadera razón", agregó. El Boeing 777 de Malaysia Airlines desapareció el 8 de marzo con 239 personas a bordo. Desde entonces se ha emprendido una búsqueda sin precedentes. Pero probablemente no se llegue a resolver el misterio del desaparecido aparato, dijo el jefe de la policía Jalid Abu Bakar.

Jalid dijo que se han llevado a cabo conversaciones intensas con los familiares de los doce miembros de la tripulación. La investigación se sigue centrando en posibles aspectos del accidente, como teorías de secuestro, sabotage, así como en problemas personales y psicológicos. La policía no considera responsables de esas cuatro causas a los 227 pasajeros que viajaban en el avión, informan hoy los medios malasios. Jalid señaló que la investigación sobre la tripulación, formada por 12 malasios, aún sigue abierta en las citadas cuatro causas, según la agencia local de noticias Bernama.

Cuando las autoridades confirmaron que el Boeing 777-200ER cambió de rumbo de forma deliberada se sospechó de la implicación del piloto, el capitán Zaharie Ahmad Shah, de 53 años, y el copiloto, Fariq Abdul Hamid, de 27 años. La hipótesis del secuestro perdió consistencia cuando los expertos analizaron los datos tomados por satélites de Inmarsat y concluyeron que el avión cayó en el sur del océano Índico, en una zona alejada de tierra. El avión despegó de Kuala Lumpur con 239 personas a bordo rumbo a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después de despegar.

Embarcaron 153 chinos, 50 malasios (12 formaban la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadunidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que utilizaron los pasaportes robados a un italiano y un austríaco.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, viajó hoy a Australia para ver de primera mano las operaciones de búsqueda del avión, en medio de las fuertes críticas internacionales a la forma en que su gobierno gestiona la crisis. Con esta visita se quiere además enviar una señal a las familias de las víctimas de que el gobierno sigue involucrado en la búsqueda, dijo el politólogo James Chin de la universidad Monash, en la localidad malasia de Bandar Sunway.

En la búsqueda participan más de un millar de personas, tanto desde barcos en el Índico como en aviones. Ahora se suman también el submarino británico HMS Tireless y el otro barco de medición, el HMS Echo, que ayudarán a los submarinos y barcos en la zona que rastrean el área en busca de fuselaje o restos del MH370. El submarino se centrará en la captura de señales de la caja negra.

Según los expertos, la batería de la caja negra podría agotarse a comienzos de la próxima semana. Una caja negra emite señales durante unos 30 días y ello podría ayudar a encontrar los restos del avión. Los dos barcos enviados a la zona disponen de la tecnología para rastrear ese tipo de señales. El viernes se sumará a esta acción un barco australiano.