Buscan más víctimas de alud en Colombia

Al menos hay 69 muertos y 150 personas desaparecidas tras el deslave causado por intensas lluvias y que arrasó un poblado cercano a Medellín.
Rescatistas cargan un cuerpo para llevarlo al cementerio de Salgar, departamento de Antioquia.
Rescatistas cargan un cuerpo para llevarlo al cementerio de Salgar, departamento de Antioquia. (Fredy Builes/Reuters)

Salgar

La desolación y la angustia embargaban ayer a los vecinos del municipio de Salgar, noroeste de Colombia, donde continuaba la búsqueda de víctimas del deslave ocurrido la madrugada del lunes tras un torrencial aguacero, una catástrofe que ya cobró casi 70 muertos.

Guiados por lugareños, socorristas hacían barridos con perros con la esperanza de hallar sobrevivientes en la ribera de la quebrada La Liboriana, cuyo desborde arrasó con el poblado La Margarita, el más afectado del montañoso municipio de Salgar, a unos 100 km al suroeste de Medellín.

Muchos vecinos, muy golpeados emocionalmente por lo ocurrido, limpiaban sus casas llenas de lodo mientras volquetas removían los restos de escombros del lugar, sin electricidad ni agua potable tras el fatal deslizamiento de tierra.

De acuerdo al director del Socorro Nacional de la Cruz Roja, César Ureña, 69 cadáveres han sido recuperados. A su vez, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), a cargo de las tareas de rescate y auxilio, los damnificados aumentaron ayer en la tarde de 333 a 542.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que el lunes sobrevoló el lugar, volvió a garantizar el apoyo del gobierno a una situación que consideró "dantesca". "No los vamos a olvidar", les dijo ayer a los salgareños desde el programa de televisión Agenda Colombia.

"Toda la noche cayó agua, la corriente del río volvió a crecer y eso nos va a dificultar mucho la recuperación de víctimas", explicó Alfredo Vergara, comandante de bomberos de Salgar.

Las esperanzas de encontrar personas con vida son cada vez más escasas. "Desaparecidos vivos, es difícil, porque el caudal del río fue muy fuerte. Creo que si encontramos serán cadáveres", afirmó Vergara.

"La dificultad es el procedimiento de encontrar a las personas desaparecidas, porque es una quebrada (un arroyo) que va con bastante caudal, por lo que hay alerta en todos los municipios para poder estar atentos si pasa algún cadáver", advirtió por su parte el gobernador del departamento de Antioquia, Sergio Fajardo, a la cadena de radio Caracol.

El presidente Santos ya había dicho el lunes que no hay un reporte exacto sobre la cantidad de personas desaparecidas.

Sin embargo, la Defensoría del Pueblo señaló que "versiones en proceso de verificación dan cuenta de la desaparición de un poco más de 150 habitantes" de esa región.

El río es vigilado desde la parte alta, para supervisar que no haya represas naturales que puedan provocar nuevas avalanchas, y en su parte baja, donde se buscan víctimas en el cauce. En Venecia, localidad río abajo de Salgar, fueron encontrados tres cadáveres.

Los damnificados fueron alojados en tres albergues temporales, así como en fincas cafeteras, principal actividad económica de la zona.

Santos anunció el pago de una indemnización de 16 millones de pesos colombianos (unos siete mil dólares) a cada familia damnificada, que mientras no reciba su vivienda reconstruida podrá contar con un subsidio de arriendo.

Buscan a mineros atrapados

Ayer las autoridades seguían buscando a 10 hombres que se encuentran atrapados en una mina de oro desde hace una semana, en el noroeste colombiano.

"Seguimos trabajando en la mina porque el principal obstáculo ha sido el agua" que hace seis días inundó la mina El Túnel, explicó por teléfono a la agencia The Associated Press (AP), César Urueña, director de socorro de la Cruz Roja colombiana.

El accidente se produjo el miércoles en una mina ubicada en el municipio de Riosucio, en el departamento de Caldas y a 200 kilómetros al noroeste de Bogotá.

Quince hombres quedaron atrapados en la mina, los cadáveres de cinco de ellos ya fueron recuperados. Según Urueña, si bien son mínimas las posibilidades de encontrar con vida a los 10 hombres, los protocolos de socorro dicen que aún son desaparecidos.

Según Jaime Gallego, director de Defensa Civil de Caldas, "cada minuto y cada segundo que pasa disminuye más las probabilidades de encontrarlos con vida". (AP/Bogotá)