Aventaja la derecha en elecciones de Bulgaria

El partido de centro derecha GERB habría captado 33.2 por ciento de los votos.

Sofía

El partido de centro derecha GERB de Bulgaria obtendrá el número más alto de votos en los comicios parlamentarios del domingo sin que logre la mayoría, según dos encuestas de salida.

El partido del ex primer ministro Boyko Borisov habría captado 33.2 por ciento de los votos, en tanto que los socialistas quedaron en un distante segundo lugar con 16.5 por ciento, de acuerdo con la encuesta de salida de la firma Alpha Research.

En otra encuesta, de la compañía Gallup International, el partido de Borisov habría obtenido 33.9 por ciento de los votos, y los socialistas 16.1 por ciento.

Se prevé para el lunes la difusión de los resultados oficiales.

Los partidos necesitan lograr cuando menos 4 por ciento de la votación para acceder al Parlamento de 240 bancas. Según las previsiones, seis partidos, además del GERB y los socialistas, obtendrán escaños.

Esta cantidad de fuerzas políticas con representación parlamentaria dificultaría la integración de un gobierno de coalición.

Los búlgaros acudieron a las urnas con la expectativa de que el nuevo gobierno ponga fin al estancamiento político del país, reactive la débil economía, resuelva la severa crisis bancaria local y encuentre alternativas para reducir el control que Moscú tiene en el suministro de energía.

El país, de 7.3 millones de habitantes —el más pobre de la Unión Europea— tiene dificultades a causa de problemas de corrupción y el desencanto general hacia la clase gobernante.

La débil recuperación económica también está ahora amenazada por la prohibición rusa a ciertas importaciones de alimentos del bloque y la gran crisis que afronta el cuarto banco más grande del país.

Por motivos antimonopolio, la UE ha exigido a Bulgaria que se retire del proyecto del gasoducto Corriente del Sur en tanto que se han paralizado las obras.

La tubería tiene como propósito el transporte de gas desde Rusia por el mar Negro hasta Bulgaria y otros países europeos sin conectarse con tuberías en Ucrania.

Borisov dijo que él continuaría la construcción del gasoducto sólo con el visto bueno de la UE, en contraste con los socialistas que pretenden concretar el proyecto a toda costa.

Muchos búlgaros apoyan la construcción de la tubería porque redundaría en la creación de numerosos puestos de trabajo.