Euroescépticos llaman a seguir el ejemplo del Reino Unido

Muchos temen que el Reino Unido aliente a otros Estados miembros a abandonar la UE, siguiendo su ejemplo y asestando otro golpe al proyecto europeo.
Tras la salida del Reino Unido de la zona euro, David Cameron dejó su cargo.
Tras los resultados negativos, David Cameron dejó su cargo. (EFE)

La Haya

Los euroescépticos clamaron victoria hoy y llamaron a un referendo en sus países sobre una eventual salida de la Unión Europea (UE), incrementando la inquietud sobre el futuro de la unidad del bloque.

"¡Victoria de la libertad! Tal y como pido desde hace años, hace falta ahora el mismo referendo en Francia y los demás países de la UE", tuiteó la presidenta del partido francés de extrema derecha Frente Nacional (FN), Marine Le Pen.

Según los resultados definitivos publicados el viernes, los partidarios del Brexit ganaron el referendo con 51.9 pro ciento de los votos, frente al 48.1 por ciento para los defensores de la permanencia.

"El jueves 23 de junio de 2016 pasará a la Historia como el día de la independencia del Reino Unido. La élite europeísta ha sido derrotada. Los británicos muestran a Europa el camino hacia el futuro y la liberación", declaró el diputado holandés de extrema derecha Geert Wilders.

Holanda forma parte de los seis países fundadores de la UE. El diputado, conocido por su retórica anti-islam, pidió "un referendo sobre el 'Nexit', una salida holandesa de la UE".

La UE enfrenta profundas divisiones sobre la manera de manejar la crisis migratoria, la más importante en el continente desde la Segunda Guerra Mundial, pero también problemas financieros de varios países miembros, incluyendo Grecia.

Geert Wilders asegura que habrá un referendo en Holanda si llega a ser primer ministro: "Queremos estar a cargo de nuestras propias fronteras, nuestra propia moneda y nuestra propia política migratoria".

Las elecciones en Holanda están previstas para marzo de 2017, pero desde el año pasado las encuestas colocan invariablemente a la cabeza al PVV, cuya popularidad sigue creciendo en medio de la crisis de los refugiados.

Contragolpe y bofetada

En Italia, Matteo Salvini, dirigente del partido Liga Norte, euroescéptico y opuesto a la inmigración, saludó en Twitter el "coraje de los hombres libres": "corazón, espíritu y orgullo derrotaron a amenazas y chantajes. Gracias Reino Unido, ahora nos toca a nosotros".

"Es formidable que los autores de esta campaña de intimidación hayan sufrido un contragolpe", declaró por su parte el Partido Popular danés, de la derecha populista y fuertemente euroescéptica.

Desde hace años, el partido aboga por un referendo. No sobre la adhesión, sino sobre una renegociación para obtener "una colaboración con menos obligaciones con la UE".

"Es obvio que no debemos organizarla pasado mañana", dijo su portavoz de asuntos europeos Kenneth Kristensen Berth. "De momento, hay que mantener la sangre fría y esperar a saber lo que presentarán los británicos al Parlamento Europeo. Pero está claro que es una bofetada para todo el sistema de la UE que no debemos minimizar".

Heinz Christian Strache, presidente del partido de extrema derecha austríaco FPÖ, partidario de una "Europa de Naciones", sin llamar tan claramente a un referéndum como Le Pen o Wilders, reclamó la renuncia de los responsables europeos Jean-Claude Juncker y Martin Schultz "por decencia y también por respeto hacia un mejor futuro de Europa".

Si la UE "se obstina en su negativa a hacer reformas, o en la posibilidad de admitir a Turquía, entonces una votación en Austria sobre su pertenencia a la UE se convertiría en un objetivo", advirtió.

El Partido de izquierda sueco, el opositor más a la izquierda de los siete representados en el Parlamento sueco, también llamó al gobierno de Estocolmo a "renegociar" sus condiciones de adhesión del país al bloque, para "reducir el poder de la UE", indicó su presidente Jonas Sjöstedt.

Favorable al proyecto europeo, el Partido de izquierda denuncia sin embargo regularmente lo que considera como una orientación económica demasiado liberal de la UE.

Para el jefe británico del partido anti-europeo y anti-inmigración UKIP Nigel Farage, el Brexit es "una victoria para la gente auténtica, común y respetable".