Protestan por nueva alza a transporte en Brasil

Más de mil personas rescharon el nuevo aumento de 9 por cienro en la tarifa de autobús en Río de Janeiro, que entrerá en vigor el sábado.
Con bombas de gas lacrimógeno, La policía evacuó a los manifestantes de la Estación Central de trenes, autobuses y metro de Río de Janeiro.
Con bombas de gas lacrimógeno, la policía evacuó a los manifestantes de la Estación Central de trenes, autobuses y metro de Río de Janeiro. (EFE)

Río de Janeiro

La policía se enfrentó el jueves con al menos 1.000 manifestantes que invadieron la Estación Central de trenes, metro y autobuses, la mayor de Rio de Janeiro (sudeste de Brasil), para protestar por el alza del precio del boleto de autobús, constató un periodista de la AFP.

La policía evacuó rápidamente a los manifestantes de la Estación Central con bombas de gas lacrimógeno. Varios manifestantes, muchos enmascarados y vestidos de negro, destruyeron cajeros automáticos.

Un periodista de la AFP vio cómo un policía herido era evacuado por sus colegas, pero también vio a policías golpear a manifestantes pacíficos.

Una gran confusión reinaba en el entorno de la estación, con manifestantes lanzando piedras contra los policías antichoque, que avanzaban en pequeños grupos, protegidos por sus escudos.

Una calle había sido bloqueada por una barricada en llamas.

"No habrá Copa ni aumento" del boleto, gritaban los manifestantes, que denuncian asimismo el elevado gasto público en la organización del Mundial de fútbol 2014 en perjuicio de la salud, la educación y el transporte públicos, de pésima calidad y que precisan de inversiones para mejorar.

"¡Queremos trenes con el patrón FIFA!", "Fuera Sergio Cabral (el gobernador de Rio, ndlr)", "Go home Neymar (astro de la selección y el FC Barcelona)", "Tres reales (por boleto) no pago", leían algunas de las pancartas.

La manifestación, que comenzó pacíficamente, fue convocada por el Movimiento Pase Libre (MPL) para protestar por el alza de 9% en la tarifa de autobús en Rio, de 2,75 (USD 1,15) a tres reales (USD 1,25) a regir desde el sábado.

En junio pasado, el aumento de las tarifas de autobús fue lo que desató masivas manifestaciones de junio, durante la Copa Confederaciones de fútbol, cuyas reivindicaciones incluyeron luego la lucha contra la corrupción de la clase política y mejores servicios públicos.

Finalmente, tras decenas de protestas que en su clímax sacaron a más de un millón de brasileños a las calles, y muchas de las cuales terminaron con enfrentamientos violentos con la policía, las autoridades dieron marcha atrás y regresaron a los antiguos precios para calmar a los manifestantes.

Rio de Janeiro será además la sede de los Juegos Olímpicos de 2016.