Piden esclarecimiento de caso de albañil desaparecido en Brasil

Alrededor de 70 personas recorrieron varias calles de la Rocinha para exigir a las autoridades información sobre Amarildo de Souza, quien desapareció el 14 de julio pasado tras haber sido ...
Activistas recorrieron varias calles de la Rocinha para exigir a las autoridades información sobre el albañil desaparecido en Brasil
Activistas recorrieron varias calles de la Rocinha para exigir a las autoridades información sobre el albañil desaparecido en Brasil (AFP)

Río de Janeiro

Unas 70 personas participaron hoy en una protesta para exigir de las autoridades informaciones sobre la ubicación del cuerpo de Amarildo de Souza, un albañil al parecer torturado y asesinado por la Policía en Río de Janeiro y cuya desaparición se ha convertido en un caso emblemático en el país.

Los manifestantes recorrieron varias calles de la Rocinha, la mayor favela de la ciudad brasileña de Río de Janeiro y en donde el albañil desapareció el 14 de julio pasado tras haber sido arrestado por la policía.

Los fiscales responsables por la investigación sobre la desaparición han solicitado hasta ahora el arresto de 25 policías acusados de haber torturado al obrero hasta su muerte en una dependencia policial y de haber ocultado su cadáver.

Las manifestaciones por la desaparición de Amarildo coincidieron con las protestas por mejores servicios públicos que sacuden a Brasil desde junio pasado y en algunas de las marchas este caso pasó a ser otra de las reivindicaciones de los manifestantes.

El caso de Amarildo, que ha movilizado miles de personas especialmente en Río de Janeiro, también ha sido utilizado para llamar la atención sobre las casi 35.000 personas que han desaparecido desde 2007 en el estado brasileño de Río de Janeiro.

La desaparición es considerada emblemática especialmente porque es atribuida a agentes de una de las nuevas unidades de policía instaladas en barriadas populares para "pacificar" las favelas de Río de Janeiro que eran controladas por bandas de narcotraficantes.

La política de "pacificación" de las favelas beneficia actualmente a cerca de treinta barriadas en que las organizaciones criminales actuaban impunemente y que fueron ocupadas con la ayuda del Ejército y de blindados militares.

La marcha de protesta de este sábado comenzó frente a un puesto policial en la base del cerro sobre el que se expande la Rocinha y terminó frente a la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) en la cima del morro y en donde, según las investigaciones de la Procuraduría, Amarildo fue torturado y muerto.

Los manifestantes exhibieron pancartas con críticas a la supuesta violencia policial en las favelas y exigiendo la entrega del cuerpo de Amarildo.

Varios usaban máscaras con el rostro del albañil distribuidas por la organización no gubernamental Río de Paz, uno de los organizadores de la protesta.

Los participantes en la protesta utilizaron un muñeco envuelto en plástico para realizar un velorio simbólico del desaparecido en un área boscosa ubicada detrás de la UPP y en donde al parecer fue ocultado el cuerpo del albañil.

Según las investigaciones de la Procuraduría, tras morir dentro de la UPP, los policías responsables del asesinato envolvieron su cuerpo en un plástico y lo retiraron de la dependencia policial por un bosque aledaño.

"La familia tiene derecho a enterrar el cuerpo", afirmó el presidente de la organización Río de Paz, Antonio Carlos Costa, al resumir las reivindicaciones de los manifestantes.

Según Costa, el bajo número de participantes en la protesta muestra el "miedo" que aún tienen los habitantes de la Rocinha de criticar a la policía.