Brasil acogerá reunión internacional sobre gobernanza de internet tras espionaje

El periodista Glenn Greenwald, uno de los contactos del ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, admitió hoy ante el Senado brasileño que desconoce el real alcance del ...
Glenn Greenwald (d), periodista de The Guardian en Brasil, con su compañero, David Miranda, en su comparecencia hoy ante el Senado brasileño
Glenn Greenwald (d), periodista de The Guardian en Brasil, con su compañero, David Miranda, en su comparecencia hoy ante el Senado brasileño (AFP)

Brasilia

Brasil, cuyo gobierno ha denunciado ampliamente el espionaje cibernético, acogerá una reunión internacional sobre la gobernanza mundial de internet el próximo año, anunció hoy la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, tras reunirse con el jefe de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), Fadi Chehadé.

"Acordamos que Brasil será la sede en abril de 2014 de un encuentro internacional con gobiernos, empresarios, ONGs, sociedad civil y académicos" sobre la gobernanza internacional de la internet, informó la presidenta brasileña en su twitter.

"La presidenta Rousseff ha aceptado nuestra invitación para que realicemos el año que viene un encuentro, con líderes del mundo, de gobierno, de la industria, la sociedad civil, académicos, que vengan a Brasil" para debatir la gobernanza de internet, dijo Chehadé a los periodistas.

"La confianza del mundo en la internet global fue dañada. Es hora de recuperar esa confianza a través del liderazgo y las instituciones que lo pueden hacer realidad", añadió el jefe de la agencia independiente con sede en Estados Unidos que es responsable de regular los nombres de dominio de la web.

Chehadé elogió el discurso de Rousseff en septiembre ante la Asamblea de las Naciones Unidas cuando denunció el espionaje estadunidense y propuso un control multilateral del uso de internet, ante la fuerte dependencia de empresas ubicadas en Estados Unidos.

"Ella fue líder del mundo aquel día y he venido para agredecerle su liderazgo y discutir como partiremos de su visión para conseguir soluciones prácticas", concluyó el representante de la ICANN en un mensaje a los medios divulgado por la presidencia brasileña.

Rousseff canceló recientemente una visita de Estado a EU después de que la prensa divulgara que la seguridad estadounidense habría espiado comunicaciones de la propia presidenta y sus asesores, y de la gigante petrolera Petrobras. El domingo, Rousseff anunció que Brasil llevará a la ONU una propuesta para establecer un "marco civil internacional" destinado a proteger la privacidad de los usuarios de internet.

Rousseff informó hoy que la propuesta brasileña para la gestión de internet defiende "los principios de libertad de expresión, privacidad, gobernanza democrática, multilateral, ejercida con transparencia, universal, diversa, y neutra".

De otra parte, el periodista Glenn Greenwald, uno de los contactos del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, compareció hoy ante el Senado de Brasil y admitió que desconoce el real alcance del espionaje de EU en el país suramericano.

Según Greenwald, columnista del diario británico [i]The Guardian[/i], si el Congreso o el Gobierno brasileños quieren conocer la verdadera profundidad del espionaje estadunidense en el país, "deberían darle asilo a Snowden", quien está refugiado temporalmente en Rusia y tiene "la mayor información" sobre el asunto.

"Estoy haciendo periodismo con mucho riesgo. He recibido amenazas y no estoy escondiendo información", declaró Greenwald ante miembros de una comisión del Senado que investiga las denuncias de espionaje estadunidense, del que, según los documentos filtrados por Snowden, fue víctima directa la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

La difusión de esos documentos causó un enorme malestar en Brasil y llevó a que Rousseff denunciara el asunto en la reciente Asamblea General de la ONU y postergase la visita de Estado que tenía previsto hacer a Washington el próximo 23 de octubre.

Greenwald explicó que toda la información que ha podido recabar sobre el espionaje en Brasil ya la ha publicado, aunque también dijo que aún tiene en proceso de análisis muchos documentos referidos a este y a otros países, entre los que citó Francia y España, sobre los que se negó a adelantar detalles.

También insistió en la veracidad de los documentos, que, así como revelan el espionaje sufrido por Rousseff, sugieren que la petrolera estatal Petrobras y varios ministerios fueron objeto del espionaje, del que incluso se habrían valido Canadá y otros aliados de Estados Unidos.

El periodista subrayó que "no hay ninguna duda de que el interés principal de esas actividades no es la seguridad nacional", como argumenta el Gobierno de EU. "El primer interés es político, es aumentar el poder de EU en el mundo y saber lo que otros gobiernos están planeando. Y el segundo interés es puramente económico", declaró.

El senador Pedro Taques, uno de los miembros de la comisión, le sugirió a Greenwald que entregase al Senado, bajo custodia, todos los documentos que posee en relación a Brasil, a fin de que los parlamentarios puedan tener acceso directo a su contenido. "De ese modo, no tendríamos que esperar a que aparezcan nuevas revelaciones en un diario o en un programa de televisión", justificó el parlamentario.

Sin embargo, Greenwald se negó, calificó el pedido de "inviable" y explicó que los documentos que tiene en sus manos se refieren a las actividades de las agencias de EU en Brasil, pero también en "muchos otros países". Según el periodista, de nacionalidad estadunidense, sería una "traición a la patria" entregar esos documentos a las autoridades brasileñas.