Bombardeo de aviación siria contra Alepo deja al menos 56 muertos

Seis niños se encuentran entre las víctimas, la segunda ciudad siria ha sufrido esta semana durísimos ataques con cientos de personas, que según una ONG tienen como finalidad poner a la población ...
Un hombre busca a posibles supervivientes bajo los escombros de un edificio destruido en una incursión aérea siria en Marea, al norte de Alepo
Un hombre busca a posibles supervivientes bajo los escombros de un edificio destruido en una incursión aérea siria en Marea, al norte de Alepo (AFP)

Damasco, Londres

Al menos 56 personas, entre ellas seis niños, murieron hoy en los bombardeos de la aviación siria contra Alepo (norte), la segunda ciudad del país en la que esta semana cientos de personas perdieron la vida en este tipo de ataques. El opositor Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH) destacó como especialmente mortíferos los bombardeos con barriles de explosivos en los barrios opositores de Hanano, Ahmadiyeh y Haydariyeh, que dejaron hoy al menos 56 muertos.

Entre las víctimas figuran siete combatientes rebeldes, indicó el OSDH, que advirtió de que este número podría aumentar ya que decenas de víctimas están gravemente heridas o desaparecidas. Según Rami Abdel Rahmane, el director de la OSDH, el régimen sirio "está tratando de que la población de las zonas controladas por los rebeldes se ponga en su contra". Y para eso, "mata, y obliga a la gente a huir", subrayó.

Según informes de activistas, médicos y otros testigos, los bombardeos lanzados esta semana por la aviación siria contra la ciudad rebelde de Alepo -antiguo pulmón económico del país, ahora reducido a escombros - han dejado, además de centenares de muertos, innumerables heridos. La organización de derechos humanos Human Rights Watch proporcionó el sábado un balance de más de 200 muertos en Alepo entre el 15 y el 18 de diciembre, mientras que el OSDH dio cuenta de 161 fallecidos y Médicos Sin Fronteras cifra las víctimas mortales en 189.

Human Rights Watch también condenó el supuesto uso de barriles de explosivos y añadió que "el mando militar no debería (...) ordenar el uso de armas explosivas con un amplio rango de acción en zonas muy pobladas". El Media Centre de Alepo, una red de periodistas ciudadanos, señaló que el bombardeo sobre Hanano fue especialmente mortífero ya que los barriles explosivos alcanzaron un autobús, "sin dejar supervivientes".

Otros bombardeos aéreos golpearon dos pueblos cercanos a la ciudad de Alepo, que los rebeldes y el ejército se disputan desde el verano de 2012, indicó el OSDH. La Comisión General de la Revolución Siria, una red de activistas, describió "pánico y huidas masivas hacia el campo, a pesar del intenso frío" y señaló que dos trabajadores del sistema de ambulancias murieron cuando intentaban ayudar a la gente herida.

El Consejo Provincial de Alepo (oposición) anunció que los colegios cerrarán durante una semana en las zonas controladas por los rebeldes "debido a los bombardeos sistemáticos" después de que dos escuelas fueran alcanzadas por los ataques aéreos del domingo. En la provincia de Homs, un coche bomba explotó cerca de un colegio en Omm al-Amd matando a seis alumnos y dos empleados, según la agencia oficial de noticias SANA.

Por su parte, el OSDH, que se apoya en una amplia red de militantes, fuentes médicas y militares, informó de este mismo atentado, pero su balance ascendió a doce muertos, entre ellos cinco niños. El Observatorio indicó que Omm al-Amd alberga una comunidad chiita que apoya a al Asad, a diferencia de la mayoría de rebeldes, musulmanes suníes, que luchan para derrocarlo. Según el OSDH, unas 126 mil personas han muerto desde que se inició el conflicto en marzo de 2011, cuando el régimen lanzó una sangrienta represión contra las manifestaciones de protesta en su contra.

De otra parte, el primer ministro David Cameron declaró que Damasco debía "responder" por la muerte "vil y aterradora" de un médico británico en una prisión siria, en una carta enviada a la familia, indicó hoy una fuente gubernamental. "La muerte de Abbas (Khan) es una tragedia vil y aterradora y el régimen sirio deberá responder por ello", escribió Cameron a la familia del cirujano británico, cuyo cuerpo fue repatriado el domingo al Reino Unido y será sometido a autopsia.

Según Damasco, el médico, detenido por "actividades no autorizadas", se "ahorcó" en su celda. La madre del difunto, Fátima Khan, así como el gobierno británico y ONGs acusan a las autoridades sirias de la muerte del cirujano. El abogado de la familia, Nabeel Sheikh, dijo hoy que la familia está "aliviada que su cuerpo haya sido repatriado". El cadáver del médico fue transferido a un médico forense en el este de Londres, que procederá a la autopsia, indicó.

Abas Khan había trabajado para la ONG Human Aid UK formando a personal médico sirio en Turquía, antes de cruzar la frontera y llegar a Alepo, donde fue detenido. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) señaló por su parte que la tesis oficial del suicidio ya ha sido utilizada para justificar varios muertos bajo la tortura.