Boko Haram: ¿quiénes son las mujeres kamikazes?

Entre estudiantes, viudas, adolescentes y campesinas, obligadas, por voluntad propia o como un acto de venganza, cada vez hay más nigerianas que realizan ataques suicidas.
Desde 2014, más de 2,000 jóvenes y mujeres han sido capturadas.
Desde 2014, más de 2,000 jóvenes y mujeres han sido capturadas. (Akintunde Akinleye/Reuters)

Abuya

Hace un año, el 14 de abril de 2014, 276 estudiantes de liceo en una escuela en Chibok, en el norte de Nigeria, fueron secuestradas por el grupo yihadista Boko Haram, desatando la indignación de la comunidad internacional.

Un año después, pese a una respuesta interregional lanzada por los vecinos Chad, Níger y Camerún que debilitó a los yihadistas nigerianos, las adolescentes siguen sin ser halladas, salvo las que lograron huir y regresar a sus casas.

Desde el inicio de 2014, más de 2 mil mujeres y jóvenes fueron capturadas por Boko Haram, según el recuento establecido por Amnistía Internacional, que reveló en un informó publicado el pasado 14 de abril que algunas de ellas fueron obligadas a casarse y tomar parte en los ataques armados.

Una información que obliga a preguntarse sobre la identidad de estas mujeres o niñas incluso kamikaze, cuyo primer atentado suicida a nombre del grupo yihadista se remonta al 8 de junio de 2014, en el estado nigeriano de Gombe.

Desde entonces, los ataques se han multiplicado en el norte del país. El 22 de febrero pasado, una niña de siete años mató a siete personas haciéndose explotar en Potiskum. Una semana antes, otra kamikaze utilizó el mismo procedimiento en Damaturu. Balance: siete muertos y 32 heridos.

Desde su creación, Boko Haram —que significa en su definición resumida "La educación occidental es prohibida"—, privilegia como blanco los establecimientos escolares donde se imparte una educación considerada demasiado occidental.

Después de haber atacado diversas escuelas en 2013, los yihadistas comenzaron a secuestrar a centenares de estudiantes.

En abril de 2014 capturaron a 276 alumnas de liceo, coincidiendo con el inicio, en junio siguiente, de los atentados suicidas realizados por las kamikazes en suelo nigeriano.

Sin embargo, para Mohamed Kyari, especialista en el grupo Boko Haram y profesor de historia en la universidad tecnológica Modibbo de Yola, en Nigeria, "no hay forzosamente un vínculo entre las dos acciones. Por el momento, no tenemos ninguna prueba. Hasta donde sé, solamente dos miembros aguerridos de Boko Haram fueron escogidos para cometer esos atentados suicidas".

Son el perfil de las mujeres suicidas, Kyari dice que a menudo son las esposas de los combatientes. "En su mayoría son muy jóvenes, salidas del medio rural y muy poco instruidas", añade.

De acuerdo con el experto, las mujeres kamikazes se dividen en dos categorías: las voluntarias y las que son obligadas a hacerlo.

"Encontramos a nigerianas muy implicadas dentro del grupo yihadista. Ellas mutilan y matan a sus enemigos como sus pares masculinos. Algunas de ellas incluso han servido de cómplices durante las capturas de las alumnas del liceo en Chibok", destaca Mohamed Kyari.

Considera que para la mayoría de las nigerianas, se trata a veces de vengar a un padre, un hermano o un marido.

"Las mujeres, cuyos esposos fueron muertos por las fuerzas de seguridad, se cuentan entre los miembros de Boko Haram capaces de llegar hasta el suicidio", asegura Kyari.

Pero según Fátima Lahnait, directora de programas de la asociación Active Change Foundation, esa afirmación no se puede generalizar a todas las mujeres.

"Más allá de las crisis privadas, las mujeres, al igual que los hombres, desean tomar parte en la lucha armada y acceder al rango de mártires".

Añade Lahnait que la participación de las mujeres en los atentados suicidas también ha sido utilizada como arma de propaganda por las organizaciones y que "las acciones sensacionalistas [como el recurso a una niña menor de diez años] benefician de forma automática al grupo yihadista al concederle una gran exposición mediática".

Lahnait, autora del libro Femmes kamikazes ou le djihad au féminin (Mujeres kamikazes o la yihad femenina, 2014), editado por el Centro francés para la investigación y la enseñanza, agrega que las mujeres representarían también un interés estratégico en la medida en que están menos controladas que los hombres y pasan más fácilmente las barreras de seguridad.