Boko Haram secuestra a decenas de hombres y niños en norte de Nigeria

El ataque, en el que murieron varias personas, tuvo lugar en una comunidad pesquera en una zona remota del país africano, cerca de la frontera con Chad y Camerún.
Activistas de Boko Haram, desafiantes ante el gobierno de Nigeria, en un video
Activistas de Boko Haram, desafiantes ante el gobierno de Nigeria, en un video difundido esta semana (AFP)

Maiduguri

Supuestos combatientes de Boko Haram han secuestrado a alrededor de un centenar de niños y hombres en una incursión en un remoto poblado pesquero en el estado de Borno, en el norte de Nigeria, el pasado domingo. Según testigos, se los llevaron a bordo de camiones después de incendiar varias casas, así como en barcos que atravesaron el lago Chad.

Varias personas murieron durante los ataques, perpetrados por los insurgentes en la zona de Kukawa, en el estado de Borno, uno de los bastiones de Boko Haram, cercano a la frontera de Chad y de Camerún. Desde esta región remota de Nigeria, donde la cobertura de la red telefónica es débil, algunos supervivientes huyeron hasta Maiduguri, la capital del estado de Borno, donde informaron a la prensa de estos ataques perpetrados por los islamistas de Boko Haram.

Los secuestros llegan cuatro después de que el grupo islamista capturase a más de 200 niñas en el pueblo de Chibok, en la misma zona del país. Testigos que lograron huir de la violencia cuentan que los militantes quemaron varias casas y hay más de 90 personas desaparecidas. "No dejaron ningún hombre o niño en el lugar, sólo a los más pequeños, las niñas y las mujeres", cuenta uno de ellos.

"Iban gritando 'Alá Akbar' (Dios es grande) y lanzando disparos. Comenzaron a subir a nuestros hombres y niños en sus vehículos, amenazando con disparar a quien desobedeciese Todo el mundo estaba asustado", añade. Al menos diez personas habrían fallecido en el ataque. No obstante, el secuestro no ha sido confirmado por las autoridades nigerianas, que todavía desconocen el paradero de las más de 200 niñas capturadas en abril.

Los insurgentes podrían haber captado a los varones para reclutarlos como fuerza de combate en la lucha armada que lleva a cabo en el país. Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder y fundador de la milicia, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que se ha intensificado en los últimos meses.

"Al principio, pensamos que (los asaltantes) eran militares. Pero cuando empezaron a disparar contra la gente y a incendiar las casas entendimos que se trataba de Boko Haram", explicó un testigo del ataque, Halima Alhaji Adam. Según esta vecina del pueblo de Doron Baga, los insurgentes habrían secuestrado a un centenar de jóvenes hombres entre 15 y 30 años. Los rehenes han sido llevado "por la fuerza en barcos con motores hasta Chad", añadió.

En lo que llevamos de año, el grupo islamista ha asesinado a cerca de tres mil personas, y a más de doce mil desde 2009, según los cálculos del Gobierno nigeriano. Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.