Boko Haram causa 15 muertos en Camerún y Nigeria

El grupo islamista nigeriano lanzó un cohete a una zona comercial de una ciudad del país vecino causando ocho muertos mientras en Nigeria decapitó brutalmente a siete personas.
Un grupo de milicianos de Boko Haram, con su líder, Abubakar Shekau, en el centro
Un grupo de milicianos de Boko Haram, con su líder, Abubakar Shekau, en el centro (AFP)

Yaundé

Al menos quince personas murieron hoy en Camerún y Nigeria en acciones del grupo terrorista islámico nigeriano Boko Haram. En el primero, el grupo lanzó un cohete a una ciudad del norte de Camerún, mientras en el segundo, siete personas fueron halladas degolladas al despertar sus vecinos en un pueblo esta mañana.

"Boko Haram lanzó un cohete esta tarde desde Banki", una ciudad nigeriana bajo control de los islamistas y situada al otro lado de la frontera con Camerún, informó un oficial de policía camerunés, quien informó de la muerte de ocho civiles y de varios heridos en la ciudad camerunesa de Amchidé, donde cayó el artefacto.

"Tememos un mayor número de muertos", añadió este responsable policial, que pidió el anonimato. Por su parte, un agente de seguridad de Amchidé indicó que el cohete, que cayó en una zona comercial abarrotada de gente, dejó "nueve muertos" y "ocho heridos".

Mientras, en Nigeria, combatientes de Boko Haram decapitaron hoy a siete personas en Ngambu, en el estado nigeriano de Borno (noreste), informaron testigos y un responsable local.

Cuando los habitantes se despertaron esta mañana, descubrieron a "siete personas brutalmente asesinadas", declaró uno de ellos, Musa Abor. Los miembros de Boko Haram "los degollaron de la misma forma en que se mata a un cordero", añadió.

Abor y un responsable local del estado de Borno, una de las regiones más atacadas por estos combatientes, precisaron que las víctimas fueron decapitadas, práctica habitual de Boko Haram.

En los últimos meses, combatientes de este grupo islamista atacaron en varios ocasiones a aldeanos en represalia por combatir en milicias de voluntarios al lado de los militares.

Un oficial del ejército precisó que quince miembros de Boko Haram murieron hace dos semanas en enfrentamientos en Ngambu. La organización islamista prometió vengarse.

Tras ser dado por muerto por el ejército nigeriano, el jefe de Boko Haram, Abubakar Shekau, reapareció en un vídeo el jueves pasado, en el que aseguraba haber establecido un califato en las ciudades bajo su control en el noreste de Nigeria, donde aplica una visión rigorista de la sharia (ley islámica).

La insurrección de Boko Haram y su represión por parte de las fuerzas de seguridad nigerianas desde hace cinco años dejaron más de diez mil muertos y 700 mil desplazados en cinco años, principalmente en el noreste del país. La rebelión avanzó de manera fulgurante estas últimas semanas en el noreste del país, donde se apoderó de ciudades y localidades en los estados de Borno, Yobe y Adamawa.