Boko Haram exige 800 vacas para liberar a 20 mujeres secuestradas

Familiares de las mujeres retenidas calificaron la demanda del grupo islamista de "insostenible" ya que el ganado es su principal medio de vida, mientras 6,227 personas han abandonado sus ...
El canciller británico, William Hague, saluda a un dirigente africano durante la reunión de hoy en Londres
El canciller británico, William Hague, saluda a un dirigente africano durante la reunión de hoy en Londres (AFP)

Lagos, Londres

La milicia radical islámica Boko Haram exigió 800 vacas a cambio de liberar a las veinte mujeres que secuestró hace una semana en un asentamiento nómada de la etnia fulani en el norte de Nigeria, informaron hoy los medios locales. Los padres y maridos de las mujeres retenidas consideraron esta demanda "insostenible", ya que el ganado es su principal medio de supervivencia, aseguraron fuentes de la Policía al diario nigeriano Leadership.

El rapto de las veinte mujeres se produjo el pasado jueves en un asentamiento del Estado de Borno -feudo político y operativo de Boko Haram- muy cercano a Chibok, donde el 14 de abril fueron secuestradas más de 200 niñas por el grupo terrorista, que todavía las mantiene retenidas. Los fulani informaron a la Policía de la petición de los secuestradores, que exigen 40 vacas por cada mujer secuestrada, pero "todos dijeron que esa demanda es insostenible", señaló un policía de Maiduguri al periódico.

"Los rebaños son el bien más preciado por los fulani, porque sin ellos no tendrían medios de subsistencia", explicó el oficial. Otra de las preocupaciones de los familiares es que los secuestradores no liberen a las mujeres tras entregar al ganado, por lo que "rezaremos para que nuestras esposas regresen sanas y salvas a casa", dijo un hombre fulani, citado por el "Leadership".

Tras asaltar el asentamiento nómada, el grupo de hombres armados obligó a las mujeres -a punta de pistola- a meterse en varias camionetas y según señalaron a Efe fuentes del gobierno del Estado de Borno, "fueron llevadas por la misma ruta por la que se llevaron a las niñas secuestradas". Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Aunque Borno es uno de los tres estados en los que el Gobierno ha decretado una situación de emergencia, esta medida no ha conseguido frenar los ataques de la milicia radical. Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, el grupo terrorista ha asesinado a doce mil personas y ha herido a otras ocho mil en los últimos cinco años, según señaló el presidente nigeriano.

Asimismo, la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA) informó hoy que 6,227 personas se han visto obligadas a abandonar sus comunidades en el estado de Borno, en el norte de Nigeria, durante la última semana para huir de los ataques de Boko Haram. El portavoz de la NEMA, Ibrahim Abdulkarim, aseguró hoy a los periodistas que el número de desplazados internos aumentará mientras continúan llegando personas a Maiduguri, la capital de este estado nigeriano, considerada relativamente segura.

La mayor parte de los desplazados internos han venido de partes remotas de Borno, cercanas a la frontera con Camerún, donde el grupo terrorista ha desatado el caos en las comunidades locales durante los últimos días. Otros desplazados se dirigen a otros estados cercanos, como Adamawa y Gombe, para escapar de los ataques de la secta islamista.

NEMA ha proporcionado asistencia a los desplazados internos, que se están refugiando en campamentos provisionales en la ciudad. La comida y la ropa, ropa de cama, así como instalaciones sanitarias móviles son algunas de las principales necesidades de los desplazados internos. Boko Haram ha intensificado sus ataques en el interior de Borno y otros lugares desde enero.

Desde entonces, se estima que la secta islámica ha matado a más de dos mil personas, a pesar de que Borno y otros dos estados, Adamawa y Yobe, están bajo un estado de emergencia desde el pasado mayo. Mientras, en Londres, el ministro británico de Exteriores, William Hague, indicó hoy que
el Reino Unido incrementará su asistencia militar y en educación a Nigeria para ayudarle a combatir a Boko Haram. 

Hague auspició en la capital británica un encuentro ministerial sobre seguridad en el norte del país africano, durante el que afirmó que el Ejército nigeriano recibirá de su país un entrenamiento militar extra con el objetivo de contraatacar a los rebeldes. El Reino Unido hará todo lo posible para asegurarse de que Boko Haram no triunfa en su "retorcida misión" de negar la educación a las niñas nigerianas, según el ministro.

En la cumbre "hemos reafirmado nuestro compromiso sólido y unido para derrocar a Boko Haram, con el fin de acabar con la ola de terrorismo en Nigeria y garantizar un retorno seguro de las escolares desaparecidas", afirmó. Según recordó Hague, el Reino Unido "ha continuado su respaldo en la búsqueda (de las niñas) con los aviones enviados en las pasadas semanas".

El Ejecutivo del Reino Unido, junto con EU, "impulsará los programas educativos para atraer a un millón más de niños y niñas a la educación en el norte de Nigeria", añadió. 
Nigeria y sus vecinos --Chad, Benín, Níger y Camerún-- decidieron reforzar su cooperación para rescatar a las estudiantes secuestradas por Boko Haram y derrotar a esta organización islamista.

Tras adoptar "un plan de guerra" durante una cumbre celebrada en París el 17 de mayo, las diferentes partes "reiteraron su unidad" y confirmaron su voluntad de acabar con esta "secta terrorista", según palabras de Hague, que organizó el encuentro. Los cinco países "confirmaron hoy que compartirán su información y sus recursos para estrechar el cerco en torno a Boko Haram", dijo Hague al salir del encuentro, organizado aprovechando la conferencia internacional sobre violencia sexual en los conflictos.

"Los Estados regionales se pusieron igualmente de acuerdo para organizar patrullas multinacionales" en las fronteras para "cortar las vías de repliegue de los terroristas". También asistieron a la reunión representantes de Estados Unidos, Francia, Canadá y la Unión Europea, dos meses después del secuestro de más de 200 escolares adolescentes en Chibok, en el noreste de Nigeria.

La suerte de las muchachas dio lugar a un movimiento de solidaridad mundial y de críticas a Nigeria, por la aparente falta de progresos para rescatarlas. Hague no quiso entrar en este debate "para no perjudicar las tareas de búsqueda en curso". "No interesa a las muchachas", argumentó. Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña brindan apoyo a Nigeria para la búsqueda de las muchachas y Hague anunció hoy que se implicarán en el entrenamiento a los militares nigerianos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.