Bloquean orden de detención de ex ministros franquistas

La Interpol bloqueó a petición de España las órdenes de detención de 20 acusados por crímenes del franquismo emitidas por la juez argentina María Servini de Cubría, aunque un ex ministro se mostró ...
La jueza argentina, María Servini de Cubría, durante una visita a España el pasado mayo, en la ciudad de San Sebastián
La jueza argentina, María Servini de Cubría, durante una visita a España el pasado mayo, en la ciudad de San Sebastián (EFE)

Madrid

La Interpol ha bloqueado a petición de España las ordenes de detención de 20 acusados por la causa de crímenes del franquismo, entre ellos los ex ministros Rodolfo Martín Villa y José Utrera, emitidas por la juez argentina María Servini de Cubría.

La Policía española informó en una comunicación a Fiscalía de la Audiencia Nacional sobre esa decisión de la Interpol, tras recibir la solicitud de España. La sección argentina de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) había pedido la detención preventiva de esos 20 acusados dentro del procedimiento que instruye Servini.

Al no estar por tanto vigentes esas órdenes de localización y detención, ni la Fiscalía ni la Audiencia Nacional españolas actuarán por el momento en este caso mientras no se les dé traslado de una petición formal de extradición por parte de Argentina, según dijeron a Efe fuentes jurídicas.

La opción que le queda por tanto ahora a Servini, según las fuentes consultadas, es cursar la petición de extradición por la vía diplomática, o lo que es lo mismo, enviarla al Ministerio español de Justicia, para que sea éste el que dé traslado a la Audiencia Nacional de España.

No obstante, el ministro español de Justicia, Rafael Catalá, ya adelantó el miércoles que España denegará la entrega a Argentina de los últimos 20 acusados por la justicia del país latinoamericano en la causa por los crímenes del franquismo, amparándose en la Ley de Amnistía de 1977 y la prescripción de los delitos.

El ministro de Justicia explicó a los medios que con los antecedentes que existen en la Audiencia Nacional por hechos similares, "la resolución será muy equivalente", es decir, "denegar la entrega porque son delitos prescritos en España, donde además hay una Ley de Amnistía".

Se refirió así a los casos de los agentes del franquismo, el ex inspector Juan Antonio González Pacheco, conocido como "Billy el Niño", y el ex guardia civil Jesús Muñecas Aguilar, "capitán Muñecas", cuyas extradiciones fueron rechazadas ya por la Audiencia Nacional.

Sin embargo, el ex ministro español Rodolfo Martín Villa aseguró hoy que pedirá declarar ante la jueza argentina y que no piensa "esconderse" tras la petición de detención preventiva con fines de extradición cursada por la Interpol.

En declaraciones a Radio Nacional de España, Martín Villa, de 80 años, señaló que "si hay cauce" para hacerlo pedirá comparecer ante el Congreso español de los Diputados para dar explicaciones sobre este asunto.

La justicia argentina, indicó, le imputa algo que, en su opinión, no hizo y que además no podía hacer, como es su eventual responsabilidad, cuando era ministro de Relaciones Sindicales, en la muerte en Vitoria de cinco trabajadores en una acción policial en marzo de 1976. Martín Villa precisó que él "no tenía mando" sobre la Policía cuando ocurrieron esos hechos.

La jueza argentina María Servini emitió el pasado 30 de octubre un auto en el que ordena la detención de 20 acusados de crímenes cometidos durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) y hasta las primeras elecciones democráticas (1977).

Interpol Argentina pidió ayer a España la detención preventiva con fines de extradición de los 20 acusados, entre los que figuran varios altos cargos franquistas, como los ex ministros Martín Villa y José Utrera Molina. España adelantó ayer que denegará la entrega a Argentina de los acusados.

Hoy, Martín Villa insistió en que no se esconderá "tras la no extradición" porque no ha cometido ningún delito y pedirá declarar. "Que quede claro, voy a solicitar poder declarar ante la juez, procuraré hacerlo de la forma más cómoda y más segura para mí, pero lo voy a hacer, así lo he pensado desde el principio", recalcó.

"Tengo que ser prudente en los calificativos porque quiero declarar ante la jueza" María Servini de Cubría, dijo Martín Villa, en una entrevista con la radio Onda Cero.

Martín Villa figura entre la veintena de imputados cuya detención a efectos de extradición solicitó la magistrada argentina, dentro de la instrucción que lleva a cabo desde 2010 por los crímenes perpetrados en España durante la Guerra Civil (1936-1939), la dictadura de Franco (1939-75) y los primeros años de la transición, alegando el llamado principio de Justicia Universal.

La jueza Servini le reclama por su supuesta implicación en la muerte de cinco personas durante una carga policial contra unos huelguistas reunidos en una parroquia en Vitoria (País Vasco, norte) en marzo de 1976, cuando era ministro de Relaciones Sindicales.

"En los llamados sucesos de Vitoria, las cosas que se cuentan en unos documentos que yo no he recibido, no es que no tuve las responsabilidades que se me imputan, es que no las pude tener y eso tendré que contarlo", aseguró Martín Villa, asegurando que "no tenía mando sobre la policía".

Martín Villa afirmó que podría entender en "una interpretación desmesurada de la llamada justicia universal que se me llamara por cosas que sucedieron por mi etapa de ministro de la Gobernación o del Interior [desde julio de 1976 a abril de 1979], incluso de gobernador civil de Barcelona" en los últimos años del franquismo, pero no por este caso.

El que fuera uno de los artífices de la transición a la democracia, tras quejarse de no haber recibido ninguna notificación oficial de la jueza, aseguró que está de acuerdo con la doctrina judicial seguida hasta ahora de no extraditar.

Aunque, "refugiarme tras en el parapeto de la no extradición es algo que no haré nunca", dijo Martín Villa, antes de añadir que "no haré eso ni tampoco me defenderé porque los delitos hayan prescrito ni admitiré que a mí se me aplique la ley de la amnistía".

Esta ley de amnistía, así como la prescripción de los delitos, fueron las alegaciones presentadas por la justicia española para denegar la extradición a Argentina en marzo pasado de dos ex policías acusados de torturas en el mismo sumario argentino.

"Ni soy un amnistiado ni he cometido ningún delito", aseguró Martín Villa, quien confesó que está recabando el consejo de abogados "porque no tengo más remedio que pedirlos".

El ex ministro español descartó, no obstante, una declaración en Argentina, recordando que hay otros procedimientos como una videoconferencia, una declaración por escrito o ante un juez español por delegación. Aunque "para mí, sería la mejor solución la comisión rogatoria en que la juez vendría a España" a interrogarlo, afirmó.

Además, "como el tema es político con independencia de las consecuencias jurídicas" Martín Villa está pensando en "pedir personalmente una comparecencia ante el Congreso de los Diputados".

Además de Martín Villa, entre los reclamados por la jueza Servini se encuentra el ex ministro franquista José Molina Utrera, suegro de Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia hasta el pasado 23 de septiembre.

Utrera es reclamado por su responsabilidad en la condena a muerte en 1974 de Salvador Puig Antich, tras la muerte de un policía, mientras que otro de los incluidos en la nómina de Servini, el ex ministro Antonio Barrera de Irimo, falleció recientemente.