Bloquean medios que difunden las cuentas de élite china en paraísos fiscales

"No se puede mostrar la página web" es el mensaje que aparece al tratar de entrar en direcciones como las del diario español "El País", el francés "Le Monde" o el británico "The Guardian", que han ...

Pekín

China ha bloqueado en su territorio el acceso a las páginas de internet de los medios internacionales que han publicado las denuncias de que familiares de algunos de los más altos líderes chinos tienen cuentas en paraísos fiscales del Caribe.

"No se puede mostrar la página web" es el mensaje que aparece al tratar de entrar en direcciones como las del diario español "El País", el francés "Le Monde" o el británico "The Guardian", que han publicado el informe del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) sobre China.

Por su parte, la imagen de la cadena BBC, que hizo igualmente referencia del informe, se va a negro en el país asiático cuando aborda esta información.

Acerca del bloqueo de las páginas, algo habitual en China tras la publicación de reportajes comprometedores para el régimen comunista, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Qin Gang, se limitó a señalar que "los departamentos relevantes gestionan internet de acuerdo con las leyes y regulaciones pertinentes".

Los datos revelan que al menos trece familiares de los principales líderes, entre ellos el presidente Xi Jinping o el ex primer ministro Wen Jiabao, hacen uso de estos paraísos fiscales.

A ellos se les suman quince grandes empresarios y compañías estatales chinas.

En total, los datos del ICIJ, recogidos en 2,5 millones de documentos filtrados de dos compañías de servicios financieros en las islas Vírgenes británicas, apunta que más de 21.000 clientes de China y Hong Kong han utilizado estos paraísos fiscales.

Las pesquisas apuntan también al papel de grandes bancos y empresas financieras occidentales como mediadores en el establecimiento de empresas en estos paraísos.

Según apunta "The Guardian", algunos cálculos señalan que desde el año 2000 han salido de China activos no detectados por valor de uno a cuatro billones de dólares.