Blindan 430 mil efectivos los comicios colombianos

El Ejército y la Policía resguardan las elecciones a la Presidencia que se realizan hoy y donde el mandatario Juan Manuel Santos buscará imponerse al uribista Óscar Iván Zuluaga.

Bogotá

En la víspera de las elecciones en las que Colombia elegirá presidente, la policía reportó tranquilidad en todo el territorio nacional.

Más de 167 mil policías fueron desplegados por todo el país sudamericano para velar por los comicios —donde cinco candidatos buscarán hoy en las urnas gobernar a Colombia durante cuatro años—, dijo en entrevista telefónica con The Associated Press el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional.

Además, más de 263 mil militares también estarán pendientes del desarrollo de los comicios.

Así, serán un total de 430 mil militares y policías asignados para garantizar la seguridad en los 10 mil 425 puestos de votación que se instalarán en el país.

“Podemos garantizar que todo el material electoral ya está en todas las cabeceras municipales”, explicó el funcionario, quien además agregó que desde ayer ya está prohibido portar armas de fuego y la venta de alcohol.

Palomino indicó que desde las 4 de la mañana de ayer fueron cerradas las fronteras de los países con los que Colombia limita (Panamá, Venezuela, Brasil, Perú y Ecuador).

Según dijo, sus efectivos están haciendo “las cosas” como si los grupos rebeldes de las FARC y el ELN (Ejército de Liberación Nacional) no hubieran anunciado el 16 de mayo un cese al fuego unilateral.

Sin embargo, el Ejército informó ayer en un comunicado que las FARC atacaron fallidamente una base militar en el poblado de La Unión Peneya, en el departamento de Caquetá, a unos 385 kilómetros al sudoeste de Bogotá.

Desde fines de 2012, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) realizan en La Habana negociaciones en el marco de un proceso de paz para tratar de poner fin a casi 50 años de conflicto armado.

Según las encuestas, Santos y el opositor derechista Óscar Iván Zuluaga figuran como favoritos.

Esos mismos sondeos apuntan a que el actual mandatario y el ex ministro de Hacienda, candidato del Centro Democrático y del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), podrían enfrentarse en segunda vuelta el 15 de junio.

Los otros candidatos, la conservadora Marta Lucía Ramírez, la izquierdista Clara López y el independiente Enrique Peñalosa, marchaban rezagados en los sondeos de intención de voto.

Unos 33 millones de colombianos están convocados a votar en las 87 mil 499 mesas que se instalarán el todo el territorio colombiano, según datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil, la entidad estatal encargada de organizar las elecciones. Igualmente, unos 500 mil colombianos pueden sufragar en el exterior.

Colombia, no obstante, ha sido un país que en los últimos años ha tenido una tendencia hacia el abstencionismo. En las elecciones presidenciales de 2010 la abstención fue superior a 55 por ciento.

Las urnas se abrirán a las 8 de la mañana de hoy y cerrarán a las 4 de la tarde, hora local.

El registrador nacional Carlos Ariel Sánchez calcula que la oficina a su cargo tendrá para hoy mismo 99 por ciento de los sufragios contabilizados.

Colombia se prepara para unas elecciones presidenciales que se espera que sean las más pacíficas de los últimos años, luego de que hace una semana los grupos rebeldes de las FARC y el ELN decretaran desde Cuba un unilateral cese al fuego entre el 20 y el 28 de mayo.

:CLAVES

QUEJAS DESDE CHILE

El candidato presidencial Óscar Zuluaga denunció ayer en entrevista con un diario chileno que “infiltraron mi campaña con negros propósitos”, con miras a los comicios de este día.

En el diario La Tercera, el abanderado del Centro Democrático dijo que el video divulgado, donde aparece con un hacker, tuvo como objetivo “enlodar un proceso y afectar mi imagen”.

 “Vamos a ir hasta las últimas consecuencias para que la justicia desenmascare a quienes han construido este montaje”, afirmó en torno al video en el que habla con el hacker sobre un presunto sabotaje al diálogo de paz entre la guerrilla y el gobierno.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]