Ronnie Biggs, el ladrón del siglo que lo pasó en grande en Brasil

Durante 36 años el ladrón británico famoso por el "robo del siglo XX" al tren de Glasgow jugó al gato y al ratón con las autoridades de su país, convirtiéndose su casa en Río de Janeiro en una ...
Ronnie Biggs, el pasado 20 de marzo durante el funeral en Londres de Bruce Reynolds, el cerebro del robo al tren de Glasgow
Ronnie Biggs, el pasado 20 de marzo durante el funeral en Londres de Bruce Reynolds, el cerebro del robo al tren de Glasgow (AFP)

Londres

El británico Ronnie Biggs, fallecido en Londres con 84 años, se hizo famoso gracias al "robo del siglo XX", aunque también por los 36 años que pasó fugitivo, buena parte de ellos en Brasil, jugando al gato y al ratón con las autoridades de su país. La leyenda de Biggs, nacido en Londres en 1929, comenzó la madrugada del 8 de agosto de 1963. Aquel día, en el que cumplía 34 años, protagonizó con otros catorce cómplices el audaz asalto al tren postal Glasgow-Londres, que pasó a la historia como el "robo del siglo XX".

Los atracadores se apoderaron de 120 bolsas de billetes de banco y se repartieron un botín sin precedentes de 2,6 millones de libras, que hoy equivaldría a 75 millones de dólares. Detenido un mes más tarde y condenado a 30 años de cárcel, Biggs se fugó 15 meses después descolgándose por una cuerda y saltando sobre un camión que le abrió las puertas a su nueva vida. Tras una primera etapa en Francia, donde se sometió a una operación de cirugía estética, estuvo una temporada en España y otra en Australia, antes de llegar a Brasil en 1970, pasando por Panamá, Argentina y Bolivia.

Como Brasil no tenía tratado de extradición con Gran Bretaña, Biggs se instaló con su primera esposa y sus dos hijos en Rio de Janeiro, donde vivió con lo que le quedaba del botín y lo que ganó gracias a su notoriedad. A juzgar por su autobiografía, The Odd Man Out, publicada en 1994, sus declaraciones y las fotos en las que aparecía a menudo acompañado de bellas mujeres, se lo pasó en grande. Aunque también vivió sobresaltos. Cuatro años después de su llegada a Rio, en 1974, un policía halló su rastro y amenazó con poner fin a su exilio dorado.

La operación, sin embargo, se frustró al descubrirse que su novia, una reina del striptease llamada Raimunda con la que años después -en una cárcel británica en 2002- se casaría en segundas nupcias, estaba embarazada de su tercer hijo, Michael. Este feliz acontecimiento le garantizó a Biggs la inmunidad y le evitó ser extraditado al Reino Unido. "Si pensaba que iba a tener una vida tranquila en Rio, estaba muy engañado", declaró por aquel entonces en Brasil, donde su casa en el céntrico barrio de Santa Teresa se convirtió rápidamente en una atracción turística.

En 1981, Biggs fue secuestrado por un grupo de mercenarios y apareció en un yate en Barbados, pero sus abogados consiguieron que la Justicia de la isla caribeña lo devolviera a Brasil alegando un fallo en el proceso. Cuando los británicos volvieron a la carga en 1997, tras la firma de un tratado entre ambos países, la Suprema Corte Brasileña decidió entonces que para ellos el caso había prescrito. Durante sus años en Rio, Biggs fue muy activo: montó un restaurante y una página de internet, en la cual vendía fotos, camisetas y otros recuerdos.

También escribió su autobiografía y una novela, participó en anuncios publicitarios -uno de ellos de ropa interior femenina en el que aparecía envuelto en una bandera británica rodeado de bellas jóvenes- y hasta cantó con los Sex Pistols el tema "Nadie es inocente". Pero en 2001, arruinado, cansado y enfermo, solicitó voluntariamente regresar a Gran Bretaña para purgar su pena, e ingresó en prisión. En 2009, aquejado de una grave neumonía, recuperó la libertad.