Biden, convencido de que el Congreso aprobará la reforma migratoria

"Vamos a aprobar el proyecto (que respaldaron los miembros) del Senado. Eso va a suceder", aseguró el vicepresidente de EU durante una charla con ciudadanos a través de Twitter y Skype.
Biden habla durante un servicio religioso en memoria de Nelson Mandela en la Catedral Nacional de Washington
Biden habla durante un servicio religioso en memoria de Nelson Mandela en la Catedral Nacional de Washington (AFP )

Washington

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró hoy convencido de que el Congreso aprobará la reforma migratoria e insistió en que sólo falta que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, convoque a una votación sobre el proyecto validado ya por el Senado. "Vamos a aprobar el proyecto (que respaldaron los miembros) del Senado. Eso va a suceder", aseguró Biden durante una charla con ciudadanos a través de Twitter y Skype, en la que también participó la directora del Consejo de Política Interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz.

Según Biden, una "vasta mayoría" de republicanos y demócratas en el Congreso "creen que es el momento" de arreglar un sistema migratorio que está "roto". El único problema, a su juicio, es que Boehner no quiere convocar a una votación sobre el proyecto de ley para una reforma migratoria aprobada en junio pasado por el Senado, porque "está muy preocupado" por la reacción de la base más conservadora de su partido y, en particular, del movimiento derechista Tea Party. "Los votos están ahí, John Boehner solamente tiene que llamar a una votación", afirmó el vicepresidente.

Asimismo, recordó que todas las estadísticas coinciden en que la reforma beneficiará "económicamente" a EU y puso de ejemplo que reducirá el déficit en 850 mil millones de dólares en las próximas dos décadas. "Mis bisabuelos llegaron aquí (a EU) para escapar del hambre y no todos vinieron legalmente", explicó Biden a uno de los ciudadanos que participó en la charla. El vicepresidente también enfatizó que el proyecto de ley de reforma "no es una amnistía" y que los más de once millones de indocumentados que hoy residen en EU tendrán que "ganarse" la ciudadanía, con requisitos como aprender inglés y pagar impuestos.

Una de las participantes expresó a Biden su miedo a que sus padres, indocumentados, puedan ser deportados. "Tus padres no van a tener que preocuparse de ser deportados (...) Tendrán que ponerse en la fila y cumplir con la ley para ser capaces de ganarse la ciudadanía en un lapso de tiempo que es racional", respondió el vicepresidente. El proyecto de ley bipartidista para una reforma aprobado por el Senado incluye una vía para obtener la ciudadanía en trece años con requisitos como el pago de impuestos atrasados y exámenes de inglés y de antecedentes penales.

El presidente de EU, Barack Obama, dijo recientemente que aceptaría que la reforma migratoria se apruebe por partes, "con tal de que todas ellas sean ratificadas", y no de un modo integral como el proyecto del Senado. Con esa decisión Obama, quien hasta ahora se había opuesto tajantemente a esa opción, busca forzar al Partido Republicano a avanzar, ya que Boehner se ha mostrado partidario de aprobar la reforma por partes.