Biden y Hillary serían "presidentes excepcionales": Obama

El presidente de Estados Unidos no quiso expresar sus preferencias sobre quien podría ser su sucesor en el bando demócrata, mientras un nuevo sondeo revela la caída de su popularidad sobre todo ...
Hillary Clinton goza del apoyo de la mayoría de los demócratas para ser candidata en 2016
Hillary Clinton goza del apoyo de la mayoría de los demócratas para ser candidata en 2016 (AFP )

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se negó hoy a decantarse por un sucesor favorito entre su vicepresidente, Joe Biden, y su ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, si bien aseguró que ambos serían "presidentes excepcionales" si fueran elegidos en los comicios de 2016. "De ninguna manera voy a entrar en ello", dijo Obama durante una entrevista con la cadena de televisión MSNBC, preguntado por quién sería mejor presidente, Biden o Clinton. Pero si alguno de los dos decide competir por la candidatura demócrata en 2016, agregó, "tanto Hillary como Joe serían presidentes excepcionales, y poseen las cualidades que se necesitan para serlo".

"Creo que Joe Biden entrará en la historia como uno de los mejores vicepresidentes que ha habido, y ha estado conmigo, a mi lado, en todas las decisiones difíciles que he hecho", indicó Oabma. "En cuanto a Hillary, creo que entrará en la historia como una de las más destacadas secretarias de Estado que hemos tenido, y que nos ayudó a salir del profundo agujero en el que se encontraba nuestra imagen en el mundo cuando llegué al poder, y reconstruir la confianza y la fe en Estados Unidos", agregó el mandatario.

Aunque ni Clinton ni Biden han declarado oficialmente sus intenciones de competir por la presidencia en 2016, ambos aparecen al frente de todas las encuestas sobre posibles sucesores de Obama. Según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac publicada a finales de noviembre, Clinton es la favorita en el campo demócrata con un 70 % de los apoyos, seguida de lejos por Biden, con un 9 %. Obama, cuyo índice de aprobación se encuentra entre los más bajos de su presidencia según las últimas encuestas, echó la vista atrás a su tiempo en la Casa Blanca en la entrevista de hoy.

"Lo interesante de haber sido presidente durante ya cinco años es que te hace más humilde, en lugar de más prepotente, sobre lo que tú puedes hacer como individuo", aseguró. "Reconoces que sólo eres parte de la historia, y que tu trabajo realmente es empujar la roca un poco más hacia arriba de la montaña, hasta que alguien la empuje un poco más lejos, en una tarea de perfeccionar nuestro país que nunca acaba", agregó. Ante una audiencia de jóvenes estudiantes de la American University, que estuvieron presentes durante la entrevista, Obama recomendó seguir adelante a quienes estén considerando un futuro en política.

"Sigue siendo una forma de servir que creo que puede ser noble", afirmó el mandatario.

AFP

El nivel de aprobación del presidente estadounidense, Barack Obama, se precipitó especialmente entre los hispanos en los últimos 12 meses, según un sondeo de Gallup divulgado este jueves.

El visto bueno entre los hispanos de la presidencia de Obama cayó 23 puntos, de 75% en diciembre de 2012 a 52% en noviembre de este año, más que entre cualquier otro grupo y casi el doble del promedio nacional.

En comparación, el apoyo de los blancos no hispanos bajó 11% y entre los negros 9%.

"La caída más sustancial en la aprobación de los hispanos del presidente puede reflejar, en parte, la naturaleza más volátil de sus calificaciones", señaló Gallup en un comunicado.

"Pero es también un signo preocupante para el Partido Demócrata (de Obama), dado que los hispanos representan un creciente segmento importante de su electorado", añadió.

Los hispanos o latinos, un grupo que abarca ciudadanos estadounidenses oriundos de América Latina o descendientes de latinoamericanos, suman más de 52 millones de personas en Estados Unidos.

Tras haber sido reelecto en noviembre de 2012, la aprobación de Obama subió a 53% un mes después, a nivel nacional. Pero ha tenido un inicio tormentoso de su segundo mandato, tras enfrentar un cierre parcial del gobierno en octubre y fallas en la implementación de su programa de salud.

En consecuencia, su popularidad cayó en noviembre a 41%, igualando el peor nivel de su presidencia.

Pero además, la reforma migratoria, una promesa de campaña que contribuyó fuertemente a atraer el voto latino, sigue estancada en el Congreso y su futuro es incierto.

Y mientras, el Ejecutivo ha continuado las deportaciones, que en los cinco años del gobierno de Obama han afectado a más de dos millones de personas, según activistas.

Los resultados se basaron en entrevistas telefónicas realizadas a unos 15.000 adultos entre el 1 y el 30 de noviembre, con un margen de error de 1 punto porcentual.