Betancourt, liberales y M19 piden voto por Santos, Pastrana por Zuluaga

La ex rehén de las FARC, ex candidata presidencial también, se sumó a la campaña reeleccionista del actual presidente con un video en el que, ante el balotaje del domingo, apoya los diálogos de ...
Una mujer mira desde las oficinas centrales del candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, en Bogotá
Una mujer mira desde las oficinas centrales del candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, en Bogotá (AFP)

Bogotá

La ex rehén de las FARC Ingrid Betancourt se sumó a la campaña reeleccionista del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, de la coalición Unidad Nacional, en la recta final para el balotaje del domingo, con un video en el que reitera su apoyo a los diálogos de paz con la guerrilla.

"Estoy convencida de que tenemos que abrir el país y el futuro de nuestros hijos a la esperanza (...). Por eso, apoyo el proceso de paz que está liderando el presidente Santos: por encima de todo la paz", dijo Betancourt en un video difundido por la campaña reeleccionista a tres días de la votación.

Santos se enfrentará el domingo en las urnas al candidato derechista Óscar Iván Zuluaga, delfín del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010) y quien obtuvo el mayor porcentaje de votos en la primera vuelta presidencial, en unos comicios que las encuestas presentan como muy reñidos.

"Los que hemos sufrido la guerra tenemos muchos motivos para defender el acuerdo de paz, lo más importante es detener el sufrimiento de otros colombianos", añadió Betancourt, mientras escribía en su mano la palabra "paz".

Betancourt, de nacionalidad colombiana y francesa, fue candidata a la presidencia en 2002 por el partido ecologista Oxígeno. Pero la guerrilla FARC la secuestró mientras se encontraba en campaña y la mantuvo cautiva hasta que fue rescatada en 2008, en un operativo liderado por Santos, entonces ministro de Defensa de Uribe.

El video de la ex rehén respaldando la campaña reeleccionista se dio a conocer casi en paralelo a unas declaraciones de Uribe en las que acusó a Santos de querer suspender la operación que permitió la liberación de Betancourt.

"Cuando analizamos qué pasaría en el evento de que las FARC descubrieran el operativo e impidieran el abordaje al helicóptero de Ingrid Betancourt y de los otros secuestrados, el ministro Santos recomienda, con sus vacilaciones de siempre, que hay que dejar que los regresen a la selva", contó Uribe, destacando que, como presidente, debió imponerse para que eso no ocurriera.

La célebre ex rehén de las FARC, que vive fuera de Colombia desde su liberación, ya había apoyado antes el proceso de paz que adelanta desde noviembre de 2012 el gobierno de Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) en Cuba.

El tema de los diálogos de paz, que Zuluaga critica duramente por considerar que traerán "impunidad" a los guerrilleros, ha sido clave en la campaña presidencial y más aún luego de que Santos anunciara esta semana el inicio de conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), segundo grupo rebelde de Colombia después de las FARC.

Asimismo, un grupo de diez padres de la Constitución de 1991 por el Partido Liberal y la extinta Alianza Democrática M-19 pidieron hoy el voto por la reelección de Santos, para que concluya la negociación con las guerrillas.

A través de una carta, los diez constituyentes, entre ellos senadores electos como el ex guerrillero Antonio Navarro Wolf y Horacio Serpa Uribe, manifestaron que "quienes reconozcan su derecho, el de sus familias y sus compatriotas, a vivir en paz, tienen el deber moral de votar".

"Les invitamos a que lo hagan, como nosotros, por la reelección del presidente Santos, con el mandato de que concluya con éxito el proceso de paz iniciado con las FARC y empiecen cuanto antes las negociaciones con el ELN", enfatizó el comunicado.

Los firmantes del comunicado consideraron que en las elecciones del domingo se decidirá "si el futuro de la nación será en democracia, o si permitirán que se prolongue el enfrentamiento armado con sus miserias y sufrimientos para las actuales y futuras generaciones".

Durante la campaña Santos ha enarbolado la bandera de la paz con el aval de las negociaciones que comenzó con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en noviembre de 2012 y ha anunciado en los últimos días las conversaciones exploratorias con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Zuluaga ha anunciado que mantendrá el proceso de paz con las FARC pero con condiciones como la obligación de la guerrilla de declarar un cese el fuego unilateral, lo que no ha sucedido en el actual proceso salvo en contadas excepciones y por periodos cortos como las elecciones.

La mayor parte de la izquierda colombiana, así como el Partido Liberal, ha instado a votar por Santos, mientras que su rival ha llegado a una alianza con una parte del Partido Conservador que responde a Martha Lucía Ramírez, que quedó tercera en la primera vuelta.

Hoy, el ex presidente conservador Andrés Pastrana (1998-2002), expresó también su apoyo a Óscar Iván Zuluaga, del movimiento opositor Centro Democrático, a quien definió como un "hombre de palabra". Zuluaga se reunió con Pastrana en Bogotá y se mostró confiado en la victoria en los comicios del próximo domingo.

Una declaración del Centro Democrático leída al final de la reunión señala que "el expresidente Pastrana declaró que la paz está en buenas manos con Óscar Iván Zuluaga, un hombre de palabra, exento de odios y de claro origen conservador, quien desde el comienzo de la campaña demostró su carácter dentro de su partido".

Después de la primera vuelta del pasado 25 de mayo, la ex candidata conservadora Marta Lucía Ramírez, que fue la tercera más votada en esa ocasión, anunció su apoyo a Zuluaga para la segunda vuelta presidencial y asumió como su jefa de debate.

Zuluaga también es respaldado por el ex presidente colombiano y senador electo Álvaro Uribe (2002-2010), líder del Centro Democrático y quien encabeza la oposición al Gobierno de Santos.

Según el texto leído hoy, Zuluaga agradeció a Pastrana su apoyo y, "tras revisar temas nacionales", el candidato del uribismo "se mostró confiado en la victoria y expresó que su gobierno será un generoso frente amplio, sin vencedores ni vencidos, por una paz duradera con justicia y sin corrupción".

La segunda vuelta de la elección presidencial en Colombia pone en juego el proceso de paz con la guerrilla, al enfrentar a su principal impulsor, el mandatario Juan Manuel Santos, y a su crítico más encarnizado, Óscar Iván Zuluaga.

Santos, un liberal de centroderecha de 62 años, busca la reelección decidido a acabar con un conflicto de cinco décadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), principal grupo rebelde del país, con el que adelanta negociaciones desde noviembre de 2012 en La Habana.

"Con paz haremos más", asegura el mandatario, que esta semana anunció el inicio de conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, extrema izquierda), segunda guerrilla del país, con miras a alcanzar "una paz integral".

Para Santos, el fin de la insurgencia permitirá "liberar el potencial" de Colombia y aumentar la inversión en salud y educación, pero, en especial, mejorará la vida de los más desfavorecidos, "los que están poniendo los muertos en esta guerra", en un país donde un tercio de los 47 millones de habitantes son pobres a pesar de un crecimiento superior al 4% anual.

Zuluaga, un derechista de 55 años, delfín del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), ha sido un feroz opositor a las pláticas con las FARC, aunque matizó su postura tras ganar la primera vuelta el 25 de mayo, cuando obtuvo 29.3% de los votos frente a 25.7% de Santos.

El domingo los colombianos deberán decidir entre "una paz negociada sin condiciones, como la ha planteado el actual gobierno, o una paz con condiciones", repite Zuluaga, quien catalogó de "electorero" el anuncio de los acercamientos al ELN.

"Yo quiero paz", dijo este ex ministro de Hacienda de Uribe en un debate televisado esta semana, "pero no quiero ver a Timochenko (alias del jefe máximo de las FARC) en el Congreso".

La "impunidad" es un tema sensible en Colombia, donde el conflicto armado, que involucra a las guerrillas, los paramilitares y las bandas de delincuentes, ha dejado más de 220 mil muertos y cinco millones de desplazados. El candidato opositor denunció hoy además que hubo un uso indebido de la propaganda pública durante la campaña, pero dijo que aceptará los resultados.

"Acataré los resultados, las denuncias que se han hecho hoy espero que manden una actuación de los organismos de control y están referidas al manejo de muchos recursos de forma indebida para la campaña", afirmó Zuluaga en una rueda de prensa. Para el politólogo Fernando Giraldo, profesor en la Universidad Javeriana, "si Santos gana se termina refrendando el proceso de paz".

"Pero si gana Zuluaga, el sentimiento general es que se romperá, o al menos se le pondrán condiciones inaceptables para las FARC que terminarán rompiéndolo", dijo a la AFP. Giraldo consideró un logro de Santos el haber colocado el debate entre "paz o guerra", con lo cual muchos colombianos se sentirán llamados a votar para "no desaprovechar la oportunidad" de terminar el largo conflicto, que ha lastrado el desarrollo del país.

Con Zuluaga, que explicitó su intención de "revisar" los avances con las FARC en temas como la reforma rural, la participación política de los guerrilleros, la lucha contra el narcotráfico y el reconocimiento a las víctimas, esta oportunidad para la paz podría estar en entredicho.

Para muchos, además, incidirá en esto el peso político de Uribe, quien por ley no puede optar a un tercer mandato pero ha sido electo senador. Padrino de Zuluaga, el ex presidente lideró una lucha sin cuartel contra las FARC y ha sido un duro opositor a las negociaciones en Cuba impulsadas por Santos, su otrora ministro de Defensa y a quien tilda de "traidor".

Para triunfar, ambos candidatos buscaron distintas alianzas. Mientras Zuluaga se unió a la conservadora Marta Lucía Ramírez, tercera en la primera vuelta con 15.5% de los votos, Santos sumó el apoyo de la izquierdista Clara López (15.2%) y el candidato del Partido Verde Enrique Peñalosa (8.9%).

Estos dos últimos, sin embargo, dejaron en libertad de acción a los votantes para los comicios del domingo, que según las últimas encuestas serán muy reñidos.

Para superar el altísimo abstencionismo de 60% del 25 mayo y convocar a las urnas a los indecisos, los analistas consideran clave el aporte de las maquinarias electorales, a las que apelarán tanto Santos, que ganó en la costa del Pacífico y el Caribe y en el sur del país, como Zuluaga, que venció en el centro y ciudades clave como Bogotá y Medellín.

En Colombia, donde el voto no es obligatorio, para que un candidato gane en un balotaje basta que obtenga la mayoría de los sufragios.