Corte ratifica absolución de Berlusconi por caso Ruby

El ex primer ministro quedó absuelto de los delitos de prostitución de menor y abuso de poder.
Silvio Berlusconi, en el aeropuerto de Ciampino, en Roma, en una foto de archivo del 25 de marzo de 2014
Silvio Berlusconi tiene pendiente un juicio por corrupción de un senador y una investigación por soborno. | Archivo (AFP)

Roma

La Corte de Casación italiana confirmó la absolución del ex jefe de gobierno Silvio Berlusconi en el llamado caso Ruby, una decisión definitiva que no termina con los procesos judiciales de 'Il Cavaliere'.

El alto tribunal italiano, que comenzó su audiencia a las 11:30, confirmó la sentencia de un tribunal de apelación que en julio de 2014 absolvía al magnate de los medios de comunicación de todos los cargos, en concreto, de prostitución de menor y abuso de poder.

En junio de 2013, un tribunal de primera instancia lo había condenado a siete años de prisión y a una inhabilitación permanente para el ejercicio de un cargo público por el caso Ruby, apodo de la joven Karima el Mahroug de 17 años.

Los magistrados habían considerado entonces que Berlusconi, de 78 años, era culpable de ofrecer dinero a cambio de sexo a 'Ruby robacorazones' cuando aún era menor de edad y de haber presionado a la prefectura de Milán para poner en libertad a la joven de nacionalidad marroquí tras ser detenida por robo.

En base a esta sentencia, el fiscal general de la Corte de Casación reclamó en vano el envío del ex presidente del consejo de ministros de Italia ante otro tribunal de apelación, al acusarlo de tener una "pasión devastadora" por las adolescentes.

El caso Ruby dio la vuelta al mundo después de las revelaciones de las fiestas organizadas por Berlusconi, conocidas mundialmente como "bunga bunga".

'Coma político'

A pesar de esta absolución definitiva, el multimillonario jefe de gobierno todavía tiene varias cuentas pendientes con la justicia.

'Il Cavaliere' acababa de cumplir recientemente una condena de servicios comunitarios a personas mayores por un delito de fraude fiscal. Ahora, también podrá moverse libremente, tras terminar el arresto domiciliario que cumplía cada fin de semana desde mayo.

El aún jefe del partido de derecha Forza Italia nunca ha renunciado a su papel en la vida política italiana, como ha demostrado desde el pasado domingo.

Sin esperar a la decisión de la Corte de Casación, decidió aumentar su presión sobre el gobierno del actual primer ministro, Matteo Renzi.

Berlusconi ordenó a sus parlamentarios en la Cámara de los Diputados que votaran en contra de una reforma constitucional, al subrayar la actitud "arrogante" de Renzi.

El actual jefe de gobierno consiguió recientemente la elección de un presidente de la República, Sergio Mattarella, que no contaba con el visto bueno de 'Il Cavaliere'.

Los diputados aprobaron el martes, no obstante, este proyecto de reforma que ahora seguirá un largo recorrido institucional. Un jarro de agua fría para Berlusconi, que vio también como 17 de sus diputados criticaban en una carta abierta la línea política marcada por su jefe de filas.

La "clarividencia política de Berlusconi desapareció después de su condena definitiva por fraude fiscal en 2013", comentó el politólogo Giovanni Orsina, de la Universitá LUISS de Roma.

"Está en coma políticamente hablando. Los líos judiciales en curso van a acelerar su muerte", agregó Orsina, quien evocó un ambiente de "sálvese quien pueda" en Forza Italia.

El multimillonario tiene pendiente un juicio por corrupción de un senador, al que según la acusación pagó tres millones de euros para cambiar de bando político y hacer caer en 2008 al gobierno de centroizquierda de Romano Prodi.

Otra espada de Damocles que pende sobre 'Il Cavaliere' es el llamado caso "Ruby3", en el que Berlusconi está siendo investigado por la justicia de Milán porque habría sobornado a más de 20 mujeres para que no declaren en su contra en el juicio por abuso de poder y prostitución de menor.