Berlín decidirá sobre zonas de refugiados en sus fronteras

El ministro señaló que su intención es "trasladar a las fronteras terrestres el denominado procedimiento aeroportuario".

Berlín

El responsable de la comisión coordinadora de la política de refugiados en Alemania, Peter Altmaier, anunció una pronta decisión sobre el establecimiento de centros de tránsito en sus fronteras, donde los refugiados permanecerían mientras se estudia en un proceso de urgencia su derecho de ingreso al país.

"Las zonas de tránsito pueden ser un elemento razonable, pero por si solas no son la solución al problema", matizó el también ministro de la Cancillería en unas declaraciones al dominical "Bild am Sonntag".

Agregó que esta cuestión está siendo debatida ahora mismo en la coalición de gobierno entre cristianodemócratas, socialcristianos bávaros y socialdemócratas y que espera una decisión "en los próximos días".

Por su parte, el titular del Interior, Thomas de Maizière, explicó en unas declaraciones a los diarios del grupo mediático Funke que para ello no son necesarias "grandes zonas de tránsito", pues los peticionarios de asilo permanecerían sólo unas pocas horas o días en estos centros hasta conocer la decisión sobre su solicitud.

El ministro señaló que su intención es "trasladar a las fronteras terrestres el denominado procedimiento aeroportuario", según el cual un solicitante de asilo que llega en avión sin papeles, con documentación falsa o procedente de un país de origen seguro puede ser retenido en el aeropuerto mientras se estudia su petición.

Durante esos pocos días, el solicitante permanece en la zona de tránsito del aeropuerto.

Por otra parte, Altmaier rechazó dar una cifra máxima en lo que respecta a la capacidad del país de acoger solicitantes de asilo por "no poderse determinar de forma seria" y porque "sólo aumentaría el flujo, pues muchos refugiados emprenderían enseguida la marcha" hacia Alemania.

"Tenemos que entender que el flujo de refugiados no se puede abrir y cerrar como un grifo", dijo el ministro, quien recordó que "nos encontramos ante la mayor dimensión de huida y desplazamiento desde el final de la II Guerra Mundial".

En todo caso, Altmaier se mostró convencido, al igual que la canciller, Angela Merkel, de que Alemania es capaz de afrontar con éxito la crisis, de la que el país saldrá "más fortalecido que nunca antes".

Subrayó que la economía alemana es notablemente más fuerte que en los 90, cuando el país acogió en pocos años a varios millones de personas entre centenares de miles de solicitantes de asilo, refugiados de la guerra civil en Bosnia, expatriados de la antigua Unión Soviética y también millones de alemanes que emigraron del este al oeste.