Bengasi, de nuevo en medio de la violencia

La segunda ciudad de Libia es escenario de nuevos combates entre las fuerzas del general Haftar, apoyado en su ofensiva por el ejército, y las milicias islamistas que controlan el puerto del este.
Miembros de la Media Luna Roja retiran un cadáver de una calle durante los choques entre soldados e islamistas en Bengasi
Miembros de la Media Luna Roja retiran un cadáver de una calle durante los choques entre soldados e islamistas en Bengasi (AFP)

Bengasi

La ciudad de Bengasi, en el este libio, es nuevamente escenario de enfrentamientos sangrientos tras la ofensiva lanzada por las fuerzas del general Haftar, apoyada por el ejército, contra las milicias islamistas que controlan la segunda ciudad del país.

Por lo menos 17 personas murieron en 24 horas desde el inicio el miércoles por la mañana de esta nueva intervención de las fuerzas del general Haftar. Sus soldados habían anunciado el miércoles la toma del control del cuartel general de la milicia islamista Brigada del 17 de Febrero, situada en los suburbios del este de la ciudad.

Pero una fuente militar indicó hoy a la AFP que las fuerzas progubernamentales debieron retirarse de la ex base militar tomada como objetivo por los combatientes islamistas. Varias explosiones y disparos se escucharon en la noche en diferentes barrios de Bengasi, según corresponsales de la AFP.

Los combates bajaron hoy sin embargo de intensidad, mientras que un helicóptero y un avión militares sobrevolaban la ciudad. Bengasi es una de las zonas más conflictivas de Libia, un país sumido en el caos y a merced de las milicias después del derrocamiento de Muamar Gadafi tras ocho meses de conflicto en 2011.

Frente a la debilidad del gobierno de transición, el general Haftar, que participó en la revuelta contra Gadafi, lanzó en mayo una operación contra las milicias, a las que calificó de "terroristas".

El controvertido general había sido acusado por las autoridades de transición de perpetrar un "golpe de Estado". Pero su posición cambió después luego de que el general jubilado obtuvo el apoyo de varias unidades del ejército. El miércoles, el ejército regular libio mostró claramente su apoyo a la operación del general Haftar y su nueva ofensiva sobre Bengasi.

¿Diálogo en riesgo?

El gobierno reconocido por la comunidad internacional, dirigido por Abdallah al-Theni, "no tiene más opción que acercarse a Haftar, que se presenta como el salvador de Libia", subrayó el analista libio Fradj Najm. "Contrariamente a sus rivales (islamistas), las autoridades de transición no tienen milicias para imponerse", precisó.

Ese acercamiento entre Haftar y las autoridades de transición fue denunciado por la coalición de milicias armadas, principalmente islamistas y originarias de la ciudad de Misrata (este de Trípoli), que controla la capital desde agosto.

Esta coalición Fajr Libya (Alba de Libia), que formó un gobierno paralelo, amplió recientemente su ofensiva al oeste de Trípoli. Desde hace unos días se registran combates entre Fajr Libia y fuerzas de Zenten (oeste) y de sus aliados, en particular alrededor de la ciudad de Kekla, a unos cien kilómetros al suroeste de Trípoli.

"El conflicto en el oeste es el resultado de una lucha por el poder y el dinero, después de la derrota de los islamistas en las elecciones legislativas de junio", dijo el profesor Najm. "Al este, se trata de un combate con grupos (radicales) que están en contra del proceso democrático y el establecimiento de un Estado", añadió.

Según el experto, la nueva ola de violencia puede comprometer el diálogo político lanzado por la ONU a fines de septiembre con el objetivo de poner fin a la anarquía institucional en el país.

En una visita a Trípoli, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon llamó el sábado al fin de las hostilidades, reclamando en especial un cese de los combates entre las fuerzas de Haftar y los islamistas.