Bélgica reporta un aumento de la cifra de víctimas de los atentados

El centro nacional de crisis informó que en los ataques del martes en Bruselas murieron 31 personas, además de los tres suicidas, mientras se confirma la muerte de dos estadunidenses más.
Una mujer discute con un hombre tras estallar la tensión con la presencia de un grupo de ultraderechistas, ante la Bolsa de Bruselas
Una mujer discute con un hombre tras estallar la tensión con la presencia de un grupo de ultraderechistas, ante la Bolsa de Bruselas (AFP)

Bruselas

El centro nacional de crisis de Bélgica informó hoy que en los atentados perpetrados el martes en la capital del país murieron 31 personas y 340 resultaron heridas. A ese número se le suma la muerte de los tres atacantes suicidas. Las autoridades informaron además que la cifra aumentará, ya que, según se indicó inesperadamente, también murieron personas que habían sido trasladadas a instalaciones hospitalarias.

Al ser consultado por dpa, el portavoz del organismo no pudo precisar esa cifra e indicó que aún no se ha podido identificar a todas las víctimas. "El flujo de información requiere tiempo", señaló.

El sábado las autoridades habían informado que los tres atacantes estaban incluidos en la cifra de 31 muertos reportada, con lo que la cantidad de víctimas inocentes era de 28. Hoy, en cambio, ese número fue corregido y situado en 31 personas, cuyos cuerpos según las autoridades fueron desenterrados de los escombros.

Informaciones oficiales previas indicaban que los muertos y heridos de los ataques perpetrados en el aeropuerto y en una estación del metro de Bruselas eran de aproximadamente 40 nacionalidades. Entre las víctimas mortales hay belgas, franceses, holandeses, estadunidenses, suecos, alemanes, chinos, italianos, peruanos y británicos.

Dos estadunidenses más

En Washington, el Departamento de Estado de EU confirmó hoy otras dos muertes de estadunidenses en los atentados de Bruselas, lo que eleva a cuatro el total de fallecidos de esa nacionalidad.

"Podemos confirmar la muerte de otros dos ciudadanos estadunidenses en Bruselas, y expresamos nuestras más profundas condolencias a sus seres queridos", dijo un alto funcionario del Departamento de Estado a la AFP. La diplomacia estadunidense había reportado el viernes que dos de sus conciudadanos se encontraban entre los 31 muertos en los atentados de la capital belga.

"No tenemos información adicional que compartir por respeto para las familias en estos momentos difíciles", dijo hoy el funcionario. El empleador de una pareja de estadunidenses reportada como desaparecida, Justin y Stephanie Shults, y su familia habían anunciado su muerte el sábado. No estaba claro si los Shults formaban parte de los cuatro muertos informados por el departamento de Estado.

Cuatro arrestos en redadas

De otra parte, la policía belga detuvo hoy a cuatro personas en una docena de redadas tras los atentados del martes, mientras grupos antimotines recurrieron a camiones lanza agua contra ultraderechistas que irrumpieron en la plaza donde se homenajea a las víctimas de los ataques.

Trece nuevos allanamientos fueron realizados hoy en Bruselas y en el norte de Bélgica, y cuatro personas quedaron detenidas provisionalmente, según la fiscalía, que no precisó si esas operaciones estaban relacionadas con los atentados más sangrientos desde 1945.

Los cuatro detenidos deben ser presentados hoy ante el juez de instrucción. Entretanto en la Plaza de la Bourse, donde se concentran los belgas que rinden homenaje a los muertos y heridos, irrumpieron unos 300 manifestantes de ultraderecha vestidos de negro.

Vigilados al principio de lejos por las fuerzas antidisturbios, los manifestantes repitieron varios eslóganes contra el grupo yihadista Estado Islámico, que reivindicó los atentados.

La manifestación perturbó el recogimiento de decenas de personas que, desde el martes, rinden homenaje, en silencio o con canciones, a las 28 personas muertas en los ataques yihadistas. La tensión era palpable entre los dos grupos.

Tensión en la plaza

"Cómplices terroristas, cómplices terroristas", les gritaron a los manifestantes pacíficos instalados en las escaleras de la plaza de la Bolsa. "El fascismo no pasará", respondían éstos. La policía utilizó sus camiones lanza agua contra los manifestantes y luego detuvo a una decena de ellos, según un periodista de la AFP.

"Somos hinchas del fútbol, no tenemos nada que ver con la política. Estamos aquí por las víctimas, para rendirles homenaje", aseguró Andrés, un seguidor del FC Brujas. Más tarde, los manifestantes se dispersaron y se dirigieron en pequeños grupos a la estación del Norte. "Estado, cómplice de Dáesh (acrónimo árabe del EI)", gritaron algunos a la policía y a los militares.

Este mismo domingo, la fiscalía anunció el encausamiento por pertenencia a un grupo terrorista de un segundo individuo, sospechoso de estar vinculado con un atentado frustrado esta semana en Francia.

El encausado es, según la justicia belga, Abderamane A. Otro hombre, Rabah N., ya fue imputado el sábado por su relación con Reda Kriket, detenido por el mismo proyecto de atentado en Francia y en cuya casa cerca de París la policía halló explosivos y armas.

Por otra parte, la policía holandesa detuvo el domingo a un francés de 32 años sospechoso de estar vinculado con Kriket. "Las autoridades francesas pidieron el viernes que se arrestara a este francés", sospechoso de "preparar un atentado terrorista", indicó la fiscalía holandesa.

Con estos arrestos, la policía intenta ajustar otras piezas más en el rompecabezas de las imbricadas redes yihadistas que atentaron en París (130 muertos) y Bruselas.

Por otro lado, los investigadores siguen tratando de confirmar si el único sospechoso imputado en relación directa con los ataques yihadistas del martes, Faysal Cheffou, es --como se cree-- el hombre que dejó una bomba en el aeropuerto junto a los dos kamikazes, Ibrahim El Bakraoui y Najim Laachraoui.

Estos dos suicidas, igual que el kamikaze del metro, Khalid El Bakraoui, están estrechamente vinculados a los atentados parisinos de noviembre. Además, un ciudadano argelino, Djamal Eddine Ouali, fue detenido el sábado en la región de Salerno, en el sur de Italia, a pedido de la justicia belga, en el marco de una investigación sobre documentos falsos utilizados por los kamikazes en los ataques de París y Bruselas.