Batalla entre fuerzas ucranianas y prorrusas deja 40 muertos

El ejército de Ucrania afirma haber salido vencedor en la lucha por el control del estratégico aeropuerto de Donetsk , en una operación militar en la que la mayoría de las víctimas son ...
Activistas prorrusos colocan sacos de arena en una barricada cercana al aeropuerto de Donetsk
Activistas prorrusos colocan sacos de arena en una barricada cercana al aeropuerto de Donetsk (AFP)

Donetsk

El ejército ucraniano afirmó hoy haber retomado el control del estratégico aeropuerto de Donetsk (este), en una operación en la que murieron 40 personas, en su mayoría separatistas prorrusos. Por su parte, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) anunció haber perdido el contacto con cuatro de sus observadores desplegados en Donetsk.

La batalla por el control del aeropuerto había comenzado el lunes, un día después de la elección del futuro presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, a quien el mandatario estadunidense Barack Obama ofreció hoy "el apoyo total de Estados Unidos en sus esfuerzos por unificar (...) a su país".

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon urgió a Kiev a usar "exclusivamente medios pacíficos, incluyendo un amplio diálogo político", para recuperar el control del este del país.

"El Secretario general está alarmado por la continua violencia que vimos durante el fin de semana en el este" del país, dijo el portavoz de Ban, Stephane Dujarric. "Urgimos a la restauración del control estatal de los edificios gubernamentales exclusivamente a través de medios pacíficos, incluyendo un amplio diálogo político", señaló.

En este contexto, el ministerio de Exteriores de Ucrania convocó hoy al encargado de negocios ruso para protestar contra "una nueva incursión de terroristas armados". "Retomamos el control total del aeropuerto. El adversario sufrió bajas, pero nosotros no", afirmó en un comunicado el ministro ucraniano del Interior, Arsen Avakov.

Sin embargo, Avakov señaló que los militares continuarían su operación en el aeropuerto, donde periodistas de la AFP constataron explosiones y disparos. El alcalde de Donetsk, Olexandre Lukianchenko, informó de la muerte de dos civiles y de 38 combatientes, mientras que los rebeldes prorrusos sugirieron que el balance de fallecidos entre sus filas podría aumentar.

Moscú redobló hoy sus declaraciones para instar al cese de la violencia. El presidente Vladimir Putin, instó a Kiev al "cese inmediato de la operación de castigo del ejército" y a "instaurar un diálogo pacífico entre Kiev y los representantes de las regiones" separatistas del este.

Rusia, amenazada con más sanciones internacionales por su implicación en la crisis ucraniana, dijo que llevaría un "diálogo pragmático" con el nuevo jefe de estado ucraniano "en particular en el ámbito comercial, económico y gasístico" y señaló que respetaba el resultado de las elecciones.

Sin embargo, el primer ministro ucraniano rechazó hoy entablar negociaciones directas con Rusia si no hay mediadores occidentales, pese a que Poroshenko afirmó el lunes que esperaba poder entrevistarse con Putin y que el encuentro podría organizarse el próximo mes. Lavrov indicó hoy, no obstante, que la visita de Poroshenko a Moscú no se contemplaba por el momento.

El ejército ucraniano desplegó el lunes helicópteros, aviones de combate y paracaidistas para retomar el control del estratégico aeropuerto, que los separatistas prorrusos tomaron sin violencia el domingo por la noche.

La mayor acción militar de Kiev desde el lanzamiento de una operación militar contra los rebeldes prorrusos a mediados de abril tuvo lugar el mismo día en que se confirmaba la victoria del oligarca ruso Poroshenko en la elección presidencial del domingo con el 54% de los sufragios.

El quinto presidente electo desde la independencia de esta ex república soviética en 1991 indicó que sus prioridades serían devolver la seguridad a Ucrania. En este contexto, "la misión de observación especial de la OSCE perdió el lunes (...) el contacto con uno de sus equipos desplegado en Donetsk", indicó hoy la organización en un comunicado.

La OSCE señala que se trata de cuatro miembros extranjeros de su misión especial de observación, sin dar detalles sobre sus nacionalidades. Una fuente cercana a la organización indicó el martes que 40 minutos antes que la OSCE perdiera el contacto con ellos, los observadores habían sido detenidos en un puesto de control. No obstante, la fuente no pudo precisar cuál de las partes en conflicto controlaba dicho retén.

Más de mil observadores de la OSCE y de otros organismos internacionales habían viajado a Ucrania para controlar la celebración de las elecciones presidenciales del domingo.