Barack Obama llega hoy a España “casi por los pelos”

El primer presidente de EU que visita el país ibérico en 15 años arriba hoy a Sevilla, tras finalizar la cumbre de la OTAN.
La visita se logró tras reiteradas invitaciones del gobierno de Rajoy.
La visita se logró tras reiteradas invitaciones del gobierno de Rajoy. (Kacper Pempel | Reuters)

España

A España le ha costado 15 años que un presidente de Estados Unidos vuelva a este país europeo y lo hará —como dicen los españoles— "casi por los pelos". Barack Obama ha dejado para el final de su mandato la visita a España, pese al incontable número de invitaciones que se le han girado desde el gobierno del ahora presidente en funciones, Mariano Rajoy, para quien la visita de Obama se convirtió en una obsesión.

Ahora mismo, en España se cierran los últimos detalles de la ansiada visita, que iniciará este sábado y terminará el lunes, del presidente estadunidense y premio Nobel de la Paz, que supondrá la "culminación de la normalización" de las relaciones diplomáticas entre los dos países, según personal de la casa presidencial de La Moncloa.

El viaje de Obama a España, invitado por el Rey, se desarrollará tres semanas después de las elecciones, en plena negociación entre los partidos políticos para formar el próximo gobierno y con Mariano Rajoy en funciones.

Durante años, la administración de Rajoy persiguió la visita de Obama de manera obsesiva, concretamente el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Obama decidió no esperar más y después de la cumbre de la OTAN convocada en Varsovia se desplazará a Sevilla y después a Madrid, en una visita que tiene su último precedente en el viaje que George Bush hizo a España hace 15 años, en 2001, cuando José María Aznar era el presidente del Gobierno.

El gobierno del conservador Partido Popular presume de haber reconstruido durante su mandato esas relaciones, deterioradas en la etapa del primer ministro socialista José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa, que en su momento decidió retirar las tropas que apoyaban a Washington en Irak.

El presidente de Estados Unidos, que ya recibió a los reyes en la Casa Blanca en septiembre pasado, quiere reconocer con su presencia en España "los estrechos lazos que unen a ambas naciones en todos los aspectos, no solo en el económico, sino en los de la defensa y la seguridad", dijeron fuentes de la embajada para desmarcarse de otras interpretaciones políticas de la visita.

Obama será recibido en Madrid por el Rey Felipe VI y por el jefe del Ejecutivo en funciones, pero, además de las entrevistas, cenas y conferencias de prensa de tipo más institucional, también quiere dedicar un tiempo a actos que le permitan el acercamiento a los ciudadanos.

De ahí la idea de visitar Sevilla como centro de interés cultural y turístico para millones de sus compatriotas.

En medios de comunicación españoles afines al Gobierno, consideran que la visita es también un éxito del Ejecutivo de Rajoy y un reconocimiento a su labor en el restablecimiento de las relaciones de plena confianza entre los Estados Unidos y España.

También apuntan que la administración Obama da por hecho, "como todo el mundo", que el presidente del Partido Popular volverá a ganar las elecciones el 26-J y España mantendrá su política exterior y de alianzas en el bloque occidental, la OTAN y el eje atlántico.

En ese sentido, desde el Partido Popular interpretan la visita del mandatario estadunidense como un respaldo al gobierno conservador de Rajoy ante las opciones populistas y de extrema izquierda de Podemos, que cuestionan la permanencia en la Alianza Atlántica y en la Unión Europea.

Bases militares de EU

Además, analistas consideran que la visita de Obama, aunque sea en el tiempo de descuento de su mandato, se puede leer como una forma de compensar los esfuerzos que ha hecho el gobierno de Rajoy por satisfacer las demandas de la administración de Obama a nivel militar, sobre todo en lo que corresponde a las bases militares de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla).

Al gobierno conservador español no se le ha escapado en ningún momento la importancia estratégica que otorga Estados Unidos a las bases españolas.

Muestra de ello es que, mientras en otros países la presencia militar estadunidense ha ido disminuyendo, en España ha ido aumentando.

Por tanto, será la primera vez que Barack Obama viaje a España como presidente de Estados Unidos, aunque ya visitó el país de joven, cuando, 28 años atrás, en 1988, recorrió como un joven "mochilero" varios países europeos e hizo parada en Madrid y Barcelona antes de trasladarse a Kenia, en África.