Obama-Clinton, una relación de rivales y aliados

Ocho años después de competir por la candidatura presidencial demócrata, el presidente Barack Obama se convierte en colega de Hillary Clinton para sucederlo en la Casa Blanca.

Charlotte

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acompañó este martes por primera vez a Hillary Clinton en un acto de campaña, a fin de relanzarla en su oposición ante el republicano Donald Trump.

Clinton, quien viajó junto con Obama en el avión presidencial Air Force One, aspira a relanzar su campaña luego de una serie de relativos reveses y revelaciones relacionadas con el uso de su cuenta privada de correo electrónico cuando era secretaria de Estado y de las cuales el presidente y también Premio Nobel de la Paz 2009 no ha hecho comentario alguno.

El dúo demócrata viajó a Charlotte, Carolina del Norte, para intervenir en el primero de una serie de eventos de campaña en estados donde el voto no está definido -swing states- con grupos minoritarios como afroamericanos y latinos que respaldan a Obama y que en su momento votaron por él. Clinton está también apuntándole a los indecisos que aunque no la apoyen totalmente están contra Trump.

La rivalidad

Hillary y Obama fueron rivales en las primarias de 2008, cuando el entonces congresista rompió todos los vaticinios y se quedó con la candidatura demócrata y posteriormente con la silla presidencial.

Cuando ya no tenía posibilidades de obtener la candidatura, Clinton se comprometió a hacer todo lo posible para llevar a Obama a la Casa Blanca.

"Trabajaré con todo mi corazón para asegurar que Barack Obama sea nuestro próximo presidente", prometió ese día Clinton ante unas 2 mil personas en el National Building Museum de Washington.

Atrás quedaba una dura campaña, una feroz competencia entre ambos, con duros ataques de Clinton a la poca experiencia de Obama, sobre todo en política exterior. Obama cuestionaba el apoyo de Hillary a la guerra de Irak.

Fue en la Convención Demócrata de agosto de 2008 en Denver (Colorado) cuando los Clinton (Hillary y el expresidente Bill) enterraron definitivamente el hacha de guerra y tendieron la mano a Obama.

Juntos en la Casa Blanca

En diciembre de 2008, ya como presidente, Obama nominó a Clinton para ser su secretaria de Estado durante el primer mandato y entonces se refirió a ella como una "gran amiga" con la que, según dijo, compartía la opinión de mantener la seguridad nacional mediante una combinación del poderío militar y la capacidad diplomática.

"Será una secretaria de Estado sobresaliente. Si yo no lo creyera, no le habría ofrecido el puesto, y si ella no creyera que tengo las cualidades necesarias para ser presidente no lo habría aceptado", argumentó entonces Obama.

Una de las imágenes más famosas en la que es recordada Clinton, durante su gestión como secretaria de Estado, es aquella célebre fotografía del presidente Obama rodeado de su equipo de seguridad nacional. Clinton se cubre la boca con la mano ante las imágenes de la operación  llamada "Operación Gerónimo" y después "Operación Lanza de Neptuno" que acabaría con el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, la madrugada del 2 de mayo de 2011 en Abbottabad (Pakistán).

El primero de febrero de 2013, Hillary deja el Departamento de Estado de Estados Unidos después de enviar su carta de renuncia como titular de Exteriores a Obama y pronunciar un emocionado discurso ante sus empleados.

"Cuando llegué a este edificio como secretaria de Estado hace cuatro años sabía que tener el honor de dirigir este departamento sería algo único, singular, excitante y desafiante. Ha sido todo eso y más", dijo una emocionada Clinton.

Después de permanecer prácticamente alejada del ámbito político, el 12 de abril de 2015 anuncio su candidatura a las elecciones presidenciales, aunque no fue una sorpresa, el mensaje se esperaba, lo que llamó la atención fue la forma en la que lo hizo: a través de las redes sociales.

Un alto asesor de la ex primera dama y secretaria de Estado oficializó los planes con un correo electrónico el domingo a veteranos de su primera campaña presidencial.

Un día antes de que Clinton lanzara formalmente su segunda campaña hacia la Casa Blanca, Obama dejó clara su opinión.

"Ella fue una candidata formidable en 2008, un gran apoyo para mí en las elecciones, una espectacular secretaria de Estado y es mi amiga. Creo que sería una excelente presidenta", comentó entonces desde Panamá, donde asistió a la VII Cumbre de las Américas.

El 9 ed junio, el presidente Obama anunció su apoyo a la candidatura de Hillary Clinton al asegurar en un video, "estoy con ella".

Tras felicitar a Clinton por "hacer historia", Obama manifestó: "No creo que haya habido nunca alguien tan calificado para ocupar este puesto (el de presidente) como Clinton", afirmó.

De su lado, la campaña de Donald Trump se ha esforzado por pintar a Clinton como una privilegiada del poder a la cual, en razón de sus vínculos en Washington, no se le aplican las reglas que rigen para todos los estadunidenses.

Los sangrientos ataques suicidas del domingo atribuidos al grupo Estado Islámico en Bagdad, que provocaron la muerte de 213 personas, le sirvieron por otro lado a Trump para volver a atacar a Clinton por su "debilidad" en la lucha contra el terrorismo.

"Hillary nunca será capaz de manejar la complejidad y el peligro del EI, afirmó el magnate republicano.

"Con Hillary y Obama los atentados terroristas solo empeorarán. Idiotas políticamente correctos, se niegan a mencionar a las cosas por su nombre: ISLAM RADICAL".

Clinton apuntará a sacar partido de la presencia del presidente en su acto de este martes, así como de la del vicepresidente Joe Biden en otra actividad proselitista el viernes en Pensilvania, para reorientar su campaña hacia temas económicos, sociales y de política exterior.

"Tengo apuro por partir en campaña junto a @POTUS", escribió en Twitter. POTUS es el acrónimo de "President of the United States".

El apoyo de Obama podría ser vital para Clinton. Aunque todos los sondeos coinciden en colocarla como favorita, su ventaja sobre Trump se va acortando.