Ban pide que se reanude la entrega de combustible en Yemen

El secretario general de la ONU pidió a las partes beligerantes cesar los ataques a hospitales y no agravar la crisis humanitaria, mientras un informe de Naciones Unidas revela que Irán apoya con ...
Un niño yemení come un yogurt en un túnel para el agua hecho por el hombre donde su familia busca refugio tras perder su casa en Saná
Un niño yemení come un yogurt en un túnel para el agua hecho por el hombre donde su familia busca refugio tras perder su casa en Saná (AFP)

Nueva York

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a los beligerantes en Yemen que cesen los ataques contra los hospitales y reanuden la entrega de combustibles para no agravar la crisis humanitaria. Ban pidió en un comunicado "a todas las partes que actúen de modo que las organizaciones humanitarias tengan un acceso confiable y garantizado".

Reiteró su llamado a "un cese el fuego inmediato" y mientras no se consigue, al menos a decretar "pausas humanitarias". Pidió además la "reanudación inmediata de las importaciones de combustible para no agravar una situación humanitaria ya catastrófica".

"El sistema de salud de Yemen y los servicios de telecomunicaciones están a punto de colapsar", advirtió Ban. "Las operaciones humanitarias se detendrán en los próximos días si no se reanuda la distribución de combustibles". El Programa Mundial de Alimentos (PAM) anunció la progresiva detención de la distribución de alimentos por falta de combustible.

Desde el 26 de marzo Arabia Saudita, gran rival del Irán chiíta en la región, dirige una coalición de nueve países árabes que bombardean posiciones de rebeldes chiítas hutíes para impedirles que tomen el poder en todo Yemen.

Irán arma a rebeldes

De otra parte, Irán ha estado enviando armas a los rebeldes hutíes de Yemen desde al menos 2009, según un informe confidencial de la ONU, que señala que el apoyo de Teherán data desde los primeros años de la insurgencia chiíta.

El informe, elaborado por una comisión de expertos, fue presentado la semana pasada al Comité de Sanciones contra Irán del Consejo de Seguridad, en momentos en que la ONU busca negociar el fin de la campaña de bombardeos aéreos de la coalición encabezada por Arabia Saudita contra los hutíes en Yemen y el regreso a una mesa de diálogo.

Arabia Saudita apoya al presidente yemenita Abd Rabbo Mansur Hadi. E Irán apoya a las milicias rebeldes pero siempre ha negado que le suministre armas. El informe se presenta tras una investigación de expertos sobre la inspección en 2013 por parte de las autoridades yemenitas de un barco iraní, el "Jihan", que llevaba armas a bordo.

Las informaciones recogidas "sugieren que el caso del 'Jihan' fue precedido por otras entregas por mar en Yemen, que se remontan como mínimo a 2009", indica el informe que la AFP pudo consultar. "El análisis sugiere también que Irán era el origen de esas entregas y que los destinatarios era los hutíes en Yemen, y tal vez en otros casos destinatarios en otros países vecinos", agregan los expertos.

"El apoyo militar actual de Irán a los hutíes fue corroborado por transferencias de armas que tuvieron lugar durante al menos cinco años", señala el documento. Además del 'Jihan', los investigadores registraron otros cinco casos de barcos iraníes que cargaban armas destinadas a Irán.

"Decenas de muertos"

Mientras, Arabia Saudita afirmó hoy que mató a decenas de rebeldes chiitas provenientes de Yemen al rechazar el primer ataque de envergadura lanzado contra el reino por los rebeldes desde que son el objetivo de una campaña aérea llevada a cabo por las fuerzas saudíes.

"Las tropas en tierra rechazaron hoy (jueves) un ataque de las milicias hutíes en la frontera sur de Najran", anunció el ministerio de la Defensa en un comunicado publicado por la agencia oficial SPA. Los rebeldes hutíes son ayudados por tropas que siguen leales al ex presidente de Yemen, Ali Abdala Saleh, quien dejó el poder en 2012 en medio de las primaveras árabes, según la Defensa saudí.

Por lo menos tres soldados saudíes murieron en este incidente "inhabitual", según el comunicado, y las tropas en tierra fueron apoyadas por ataques aéreos. Arabia Saudita encabeza desde el 26 de marzo una coalición de países árabes que bombardea las posiciones rebeldes en Yemen para impedir a los hutíes, quienes se apoderaron de la capital y obligaron al exilio al presidente Abd Rabbo Mansour Hadi, que se apoderen más territorio.

Hoy, la coalición liderada por Arabia Saudí bombardeó zonas rebeldes chiitas en el sur de Yemen, donde también se registraron combates entre insurgentes y combatientes progubernamentales, indicaron varias fuentes.

Aviones de combate bombardearon posiciones de los rebeldes chiitas hutíes en Jor Maksar y Dar Saad, dos barrios de la ciudad portuaria de Adén (sur) para ayudar a los partidarios del presidente en el exilio Abd Rabbo Mansur Hadi a retomar algunos sectores, indicaron fuentes partidarias de Hadi.

En Adén ocho personas murieron en combates callejeros (cinco partidarios de Hadi y tres civiles), indicó a la AFP el responsable del departamento de Sanidad, Al Jader Lasuar.

Los rebeldes hutíes, con el apoyo de las unidades del ejército que siguen siendo fieles al ex presidente Alí Abdalá Saleh, lograron en los últimos días ganar posiciones en Adén, una ciudad en manos de un colectivo llamado "resistencia popular" hostil a la rebelión chiita.

Por la noche, la aviación atacó posiciones rebeldes en Lahej y Abyane, dos provincias al sur de Yemen, según fuentes de la "resistencia popular". La coalición liderada por Arabia Saudí sigue adelante con la operación militar que empezó el 26 de marzo, a pesar del anuncio del gobierno de Riad el 21 de abril de que iba a poner fin a la campaña de ataques intensivos.

La operación tiene el objetivo de impedir que los rebeldes chiitas, vinculados a Irán, tomen el control de Yemen, donde ya han conquistado la capital, Saná y otras regiones con el apoyo de las fuerzas fieles a Saleh. El conflicto en Yemen ha dejado más de mil muertos, según un balance provisional de la ONU.