Balance de víctimas del sismo en Nepal supera los 7,500 muertos

Las autoridades intensifican esfuerzoas para encontrar posibles supervivientes, mientras un nuevo balance eleva a 7,557 muertos y 14,536 heridos las víctimas del sismo del 25 de abril,  que mató ...
Manmaya Nepali (i) llora la muerte de su hermano Hari, de 25 años, mientras ella y su prima asisten a los rituales para su cremación en Katmandú
Manmaya Nepali (i) llora la muerte de su hermano Hari, de 25 años, mientras ella y su prima asisten a los rituales para su cremación en Katmandú (AFP)

Katmandú

Las autoridades nepalíes intensificaron hoy los esfuerzos para encontrar víctimas del terremoto del 25 de abril que según el último balance oficial ha dejado más de 7,500 muertos y casi quince mil heridos, la mayoría de ellos concentrados en los distritos de Sindhupalchowk, al norte de la capital nepalí, y en la demarcación administrativa de Katmandú.

El gobierno indicó que más de 131,500 militares y policías participan en la operación de salvamento con el apoyo de más de 100 equipos de rescate extranjeros. Sindhupalchowk sufrió el mayor número de bajas, con 2,911 muertes hasta la fecha, aunque sólo 852 personas resultaron heridas en esa región, muy por debajo de las 4,634 de Katmandú, donde perecieron además 1,202 individuos.

Nuevos cuerpos aparecen a medida que los equipos de rescate ganan acceso a las zonas más remotas del país, como el parque nacional de Langtang, popular entre los senderistas y una de las zonas más afectadas, donde en los dos últimos días se hallaron los cadáveres de 99 personas.

De acuerdo con el balance publicado hoy por el Ejecutivo, el distrito en el que se sitúa Langtang, Rasuwa, asume ya 433 de los fallecimientos de Nepal y varias decenas de personas continúan desaparecidas en la zona.

Diez días después del sismo, las posibilidades de encontrar supervivientes se han reducido al mínimo, aunque continúan ocurriendo pequeños milagros como tres mujeres que fueron rescatadas el domingo en Sindhupalchowk.

El ministro de Interior indicó que la situación está empezando a ser controlada, a pesar de las críticas al gobierno por su incapacidad para ayudar a los damnificados en los primeros días después del terremoto.

"La situación en el país está volviendo poco a poco a la normalidad porque los equipos de rescate han alcanzado lugares cruciales, muy afectados por el sismo", dijo a la AFP el portavoz de Interior, Laxmi Prasad Dhakal.

"Todo el mundo está intentado volver a la vida normal y toda la maquinaria del gobierno está trabajando para asegurarse de que la ayuda llegue mientras la gente la necesite. Estamos haciendo todo lo que podemos", añadió.

El ministro de Información y Comunicación de Nepal, Minendra Rijal, afirmó ayer en una entrevista con Efe que el balance final de muertos no aumentará en una "gran cifra", mientras el número de víctimas aumenta cada vez menos a medida que pasan los días.

"Ya se han superado los siete mil (muertos). Estamos preocupados de que pueda subir pero probablemente no subirá en una gran cifra", dijo el ministro, que prefirió "no especular" y no lanzar ningún número.

"Todavía hay un trabajo en marcha, estamos haciendo operaciones de rescate y estaría mal en este momento especular con los números", dijo, sin esconder que se trata de "una catástrofe de enormes proporciones".

El centro nacional de operaciones de emergencia hizo público un nuevo balance de 7,557 muertos y 14,536 heridos tras el sismo de magnitud 7.8, el peor en 80 años, que también mató a unas cien personas en India y China.

El gobierno ya ha advertido que el balance final podría ser mucho más alto porque los equipos de rescate apenas han empezado a llegar a las áreas más remotas. El lunes, varios helicópteros militares estadunidenses empezaron viajes de reconocimiento a zonas de difícil acceso y está previsto que puedan empezar a evacuar víctimas y a llevar suministros en las próximas horas.

Según el portavoz del ministerio, las tareas de rescate podrían durar todavía semanas e incluso meses. "Hay muchísima gente que ha sido desplazada, que ha perdido su casa y que vive con mantas en pequeñas tiendas", afirmó.

El gobierno anunció una reserva de 20 mil millones de rupias (unos 196 millones de dólares) para la reconstrucción mientras en paralelo sigue buscando ayuda internacional.